A falta de ventiladores, la penca de toda la vida

Clientes de una tienda de productos electrónicos en La Habana, en cola para comprar ventiladores. (14ymedio)
Clientes de una tienda de productos electrónicos en La Habana, en cola para comprar ventiladores. (14ymedio)

El electrodoméstico estrella en las casas cubanas no es el televisor, ni siquiera el poderoso refrigerador. En verano, el protagonismo se lo lleva un objeto menos solemne pero muy importante para aliviar la canícula: el ventilador. Pero, ¿qué ocurre cuando comprar uno de estos equipos se vuelve una verdadera batalla contra el desabastecimiento, las colas y la burocracia?

Desde hace semanas, las temperaturas superan los 30 grados en todo el país y, como cada año, la demanda de ventiladores se dispara. Sin embargo, en la cadena de Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) el suministro de estos aparatos vuelve a fallar, especialmente en los municipios más poblados de La Habana, entre los que se encuentran Centro Habana, Cerro y 10 de Octubre.

El pasado fin de semana las largas colas en la céntrica Plaza Comercial Carlos III advertían a los compradores sobre el arribo de un nuevo lote de ventiladores. "¡Llegaron", gritaba un empleado a los que esperaban la descarga de la ansiada mercancía. Dos horas después, más de un centenar de personas esperaba para llevarse a casa su "amigo" de aspas y motor.

"Hacía más de un mes que no entraban", explica una empleada a 14ymedio, mientras ayudaba a probar uno de los equipos ante una familia que llegó con dos niños pequeños. Los consumidores provenían de varias zonas de la ciudad, ya que se trata del "único local que han abastecido", comentaba una trabajadora del cercano policlínico Nguyen Van Troi.

La alta afluencia de clientes y el mal funcionamiento del aire acondicionado en el conocido mercado hacía que los compradores de ventiladores echaban mano de periódicos o alguna carátula de revista para abanicarse en medio del intenso calor de las instalaciones.

Los precios de los equipos rondan los 34,45 CUC, el salario mensual de un profesional de la Salud Pública, a pesar de que esos electrodomésticos son de mala calidad

"No salgo de mi casa sin la penca", explica Eneida, una maestra que se dedica a repasar a estudiantes para los exámenes de ingreso de la universidad. "Este es mi ventilador particular, nunca falla, no tengo que esperar durante horas para comprarme uno y no necesita electricidad", ironizaba la señora sobre su popular abanico, hecho con una delgada tablilla de madera y cartón coloreado.

Uno de los salones en los que se comercializan equipos en merma también se habilitó durante el sábado y el domingo para aliviar las largas filas en el departamento de Electrónica de la Plaza Carlos III. Los precios de los equipos rondan los 34,45 CUC, el salario mensual de un profesional de la Salud Pública, a pesar de que esos electrodomésticos son de mala calidad y tienen una alta incidencias de devoluciones por defectos técnicos.

Un recorrido realizado por este diario en otros centros comerciales de la ciudad arrojó similares resultados. En la mayoría de ellos no está a la venta ningún modelo de ventilador, ni siquiera los más caros que comúnmente tienen "menos salida", según una trabajadora del Centro Comercial Puentes Grandes.

El local, en la zona oeste de la capital, no recibe equipos de ese tipo desde hace más de cuatro semanas y "todos los que llegaron el mes pasado fueron devueltos por los clientes porque presentaban problemas ", agregó la empleada.

Otras provincias también sufren el desabastecimiento de ventiladores, entre ellas Santiago de Cuba, conocida por sus elevadas temperaturas en verano. En la tienda de las calles Trocha y Cristina, un revendedor susurraba la reventa de un turno para acceder al comercio y alcanzar uno de los pocos ventiladores en exhibición. A un precio de 39,45 CUC, los equipos se agotaron antes del mediodía entre la molestia de los compradores y la mirada atenta de varios policías que custodiaban el lugar para evitar acaparadores y peleas.

El mercado informal está de plácemes con la situación del desabastecimiento del demandado electrodoméstico

El mercado informal está de plácemes con la situación del desabastecimiento del demandado electrodoméstico. En las redes ilegales de distribución los precios se han disparado y los anuncios en sitios digitales de clasificados ofertan los productos que escasean en el sector estatal.

"Tengo ventiladores de pedestal, de esos que le dicen Ciclón y que echan un mundo de aire", aseguraba un joven a las afueras de la Plaza Carlos III entre los ansiosos compradores que esperaban entrar al departamento de electrónica. "Son made in Usa y con mando a distancia", pregonaba el vendedor que, por 90 CUC, anunciaba "una ganga y sin hacer cola".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 35