El hermetismo rodea la nueva ronda de negociaciones entre Cuba y EE UU

(EFE) Cuba y Estados Unidos retomaron hoy en La Habana el diálogo para restablecer relaciones diplomáticas y abrir embajadas, en la reunión oficial más hermética que ambas partes han mantenido desde el histórico anuncio del deshielo entre ambos países.

Nada ha trascendido hasta el momento sobre el nuevo encuentro entre las delegaciones, más reducidas en esta ocasión, encabezadas por la secretaria de Estado adjunta de Estados Unidos para Latinoamérica, Roberta Jacobson, quien llegó el domingo a La Habana, y la directora para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Josefina Vidal.

Tampoco habrá contactos con los medios de comunicación durante estas conversaciones, según fuentes estadounidenses en La Habana.

El nuevo encuentro que se desarrolla en la capital cubana se considera una continuación de la segunda ronda de contactos mantenida en Washington el pasado 27 de febrero, donde las partes se centraron en las cuestiones técnicas para la reapertura de las respectivas legaciones, cerradas en 1961 cuando ambos países rompieron sus lazos diplomáticos.

Así, la reunión de este lunes tiene lugar "en correspondencia con la comunicación que ambas partes acordaron mantener tras la celebración de la segunda ronda", explicó en una breve declaración la cancillería cubana el pasado viernes, cuando se anunció la cita.

Los equipos negociadores trabajan para reabrir las embajadas lo antes posible, que ambas consideran un primer paso para el restablecimiento de sus relaciones y que Estados Unidos quiere se produzca antes de la Cumbre de las Américas, los días 10 y 11 de abril en Panamá.

"Para la política exterior norteamericana es vital llegar a Panamá con algo más que anuncios sobre su relación con Cuba y hará todo lo posible por ir con el tema de las embajadas solucionado", indicó a Efe Jorge de Armas, analista y director de la organización CAFE (Cuban Americans for Engagement) que aboga desde hace años por la normalización de la relación Cuba-EEUU.

Lectura similar hace el director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad de Florida, Jorge Duany, quien cree que "todo parece indicar" que las embajadas se abrirán antes de la Cumbre, foro al que la isla asiste por primera vez y que promete ser el escenario de la reconciliación Cuba-EEUU con el encuentro de sus dos mandatarios, Raúl Castro y Barack Obama.

Las partes tratan ahora de pulir sus diferencias sobre cuestiones técnicas para la apertura de las embajadas, como las cuotas del cuerpo diplomático, el tipo de acreditación del resto de personal, la libertad de movimiento de éstos o las restricciones en la valija diplomática.

"Estas son cuestiones absolutamente solucionables que dependen únicamente del principio de reciprocidad y respeto a la soberanía", opinó De Armas.

Cuba también exige que se elimine a la isla de la lista de países patrocinadores del terrorismo, en la que figura desde 1982, aunque desde la última ronda en Washington ya no lo imponen como requisito para avanzar en el restablecimiento de relaciones; mientras que el Departamento de Estado espera tomar pronto una decisión al respecto.

La isla también reclama que se solucionen los problemas bancarios de su sección de intereses en Washington, que dificultan las labores consulares de expedición de visados o cubrir los gastos de la oficina y que son consecuencia del embargo sobre la isla y de su consideración como país promotor del terrorismo.

En paralelo a las negociaciones diplomáticas, grupos de expertos de ambos países ya mantuvieron este mes en Washington contactos sobre aviación civil y libre circulación de personas, y se espera en la última semana de marzo un encuentro semejante en La Habana para discutir sobre derechos humanos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4