El papa llama a los religiosos cubanos a ser pobres y tener misericordia

El Papa Francisco saluda a una religiosa en la Catedral de La Habana. (Youtube)
El Papa Francisco saluda a una religiosa en la Catedral de La Habana. (Youtube)

(EFE).- El papa Francisco hizo hoy un llamamiento a los religiosos y religiosas cubanos para que sean pobres y misericordiosos y dediquen sus vidas a los que denominó los "más pequeños", los "descartes" de la humanidad.

Francisco eligió improvisar una homilía en la Catedral de la capital cubana después de escuchar, consecutivamente, los testimonios del cardenal Jaime Ortega y de la hermana Yaileny Ponce Torres, hija de la Caridad.

"Voy a darle la homilía al cardenal para que la lean y la mediten", dijo el papa sobre el texto que tenía preparado de antemano y que decidió no leer en la ceremonia.

El pontífice optó por comentar los testimonios de pobreza y de misericordia que ambos expusieron en el oficio de vísperas celebrado en el templo y utilizó un lenguaje llano con ejemplos tomados del Evangelio o de la vida religiosa cotidiana.

Después de que Ortega declarara que la Iglesia cubana es "una Iglesia pobre" y que por eso es solidaria y fraternal, el pontífice aprovechó para comentar que lo mejor que le puede pasar a una institución religiosa que tenga el propósito de prosperar mediante sus finanzas es acabar con un administrador con poca destreza.

"Dio es tan bueno que les manda un ecónomo desastroso que les lleva a la quiebra", bromeó el papa para a continuación recordar: "nuestra santa madre Iglesia es pobre, Dios la quiere pobre como quiso pobre a nuestra santa madre María".

Y añadió que "la pobreza era el muro y la madre de la vida consagrada, madre porque engendraba más confianza en Dios y muro porque la protegía de toda mundanidad".

"El hijo de Dios se hizo pobre, se hizo nada, se humilló para ser uno de nosotros", insistió el jesuita Francisco quien recomendó con un guiño a los sacerdotes, consagrados y consagradas: "creo que les puede servir lo de san Ignacio, y no es propaganda de familia", en alusión al santo español fundador de la orden del pontífice argentino.

Bergoglio comentó el testimonio de la Hija de la Caridad, una joven que explicó a los asistentes cómo lloró cuando supo que la destinaban a una institución de enfermos con patologías relacionadas con encefalopatía crónicas.

"A vos te mandaron donde no querías ir y lloraste (...) y no quiere decir que seas llorona, ¡Dios nos libre de la monjas lloronas que siempre se están lamentando!" bromeó el papa, que arrancó así las risas de los participantes en un inusual oficio de vísperas.

"No es mío, es de Santa Teresa", advirtió a continuación, y le dijo a la monja: "lloraste porque pensaste que en un colegio podías hacer mas cosas (...) y te mandaron ahí, a la casa de misericordia, donde la ternura y la misericordia del Padre se hacen más patentes".

Esos son los lugares, dijo el papa, "donde la ternura y la misericordia de Dios se hacen caricia".

"Hermano sacerdote, obispo, no le tengás miedo a la misericordia, deja que fluya por tus manos (...) ese o esa que estan allí son el más pequeño y por lo tanto es Jesús, esto es lo que se me ocurre decir tras haber escuchado a estos dos profetas", como calificó al cardenal y a la monja.

"Que el señor nos conceda esta gracia: pobreza y misericordia, porque ahí está Jesús", terminó el papa antes de continuar con el oficio vespertino, el penúltimo acto de su segunda jornada en La Habana, previo a un encuentro con jóvenes en el Centro Padre Félix Varela. 

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7