El mercado mayorista El Trigal cierra sus puertas

Algunos tienen los camiones con productos escondidos entre los matorrales por temor a la confiscación de la mercancía, pero con la esperanza de que abran el lugar debido a las presiones.
Naves vacías en el mercado El Trigal. (14ymedio)

A menos de tres años de su inauguración, el mercado mayorista agropecuario El Trigal cierra sus puertas a partir de este viernes según anunció anoche en el noticiero estelar el vicepresidente del Gobierno provincial, Luis Carlos Góngora Domínguez.

Ubicado en el municipio habanero de Boyeros, el centro había sido duramente criticado desde la propia prensa oficial en los últimos meses por altos precios y sus posibles causas. Un artículo publicado hoy en el sitio oficial Cubadebate enumera las irregularidades ocurridas en el mercado, como "violaciones, malos manejos, corrupción, falta de control".

Góngora Domínguez precisó que se cesaba "temporalmente" la venta de productos agrícolas y se procedía también a disolver la cooperativa agropecuaria que gestiona el local, a causa de "un grupo de irregularidades" que se venían presentando.

El vicepresidente del Gobierno provincial no detalló las causas que han llevado al cierre de El Trigal y la información televisiva solo adelantó que en los próximos días se explicará a la población lo sucedido a través del espacio Cuba Dice, un segmento informativo que aborda problemas como el desabastecimiento, el desvío de recursos y los excesos burocráticos, desde una óptica oficial.

Con el cierre de El Trigal pierden su fuente de suministro muchos de los mercados agrícolas de distribución minorista con que cuenta la capital cubana, los puntos de venta y los carretilleros.

El local, de 16.000 metros cuadrados y 292 espacios, fue inaugurado a bombo y platillo en diciembre de 2013 y se creó con el propósito, entre otros, de "eliminar trabas en la comercialización de productos agrícolas". La cooperativa que gestionaba El Trigal se constituyó con 10 socios y el local fue concebido fundamentalmente para concentrar las producciones provenientes de las provincias de Artemisa y Mayabeque que se distribuyen en La Habana.

Sin embargo, los elevados precios y el desabastecimiento de ese mercado han sido la realidad en los poco más de dos años de vida de El Trigal.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 21