Una pequeña victoria contra la burocracia

Un decreto ley y tres resoluciones emitidas por el Ministerio de Justicia (Minjus) pondrán fin a los engorrosos trámites para obtener certificaciones legales. A partir del próximo año los cubanos verán reducidos los vericuetos burocráticos en los trámites del Registro del estado civil, unas oficinas que amanecen cada día repletas de personas a la espera de solicitar documentos.

El Decreto Ley 335, publicado este lunes en la Gaceta Oficial Extraordinaria n. 40, crea el Sistema de Registros Públicos de la República de Cuba. Con esta nueva entidad, las autoridades buscan integrar de forma coherente varios trámites, eliminar normas obsoletas y decisiones administrativas sin amparo legal.

Las resoluciones 249, 250 y 251, que ya habían sido publicadas en la Gaceta Oficial del pasado 3 de diciembre, establecen nuevas formas de publicidad de los Registros del estado civil y favorecen el procedimiento de subsanación de errores, al tiempo que reducen los términos para la prestación de los servicios que a partir de ahora oscilará entre diez y 20 días, según el tipo de solicitud.

La noticia ha sido recibida con escepticismo por usuarios y empleados del sector. Esta mañana, a las afueras del Registro Civil del municipio Guanabacoa, varias personas aguardaban en fila para solicitar sus documentos. Una empleada del lugar comentó a 14ymedio que "la medida sólo beneficiará a corto plazo a las oficinas conectadas al sistema informatizado".

A partir del próximo 4 de enero, cuando entren en vigor estas normativas, el carné de identidad, la identificación como miembro de las Fuerzas Armadas y la tarjeta del menor serán los documentos que servirán para mostrar la fecha de nacimiento, de manera que las instituciones no tengan que solicitar a los ciudadanos certificados de nacimiento de los que expiden las oficinas del Registro del estado civil.

“La medida sólo beneficiará a corto plazo a las oficinas conectadas al sistema informatizado”, dice una empleada

Según han informado los funcionarios del Minjus, el promedio actual de estas solicitudes llegaba a más de dos millones cada año. Además, se le atribuían plazos de vigencia "sin fundamento legal", apuntan.

En virtud de las nuevas resoluciones, los organismos y entidades estatales necesitarán una aprobación del Minjus para solicitar certificaciones a la población a fin de acreditar su estado civil.

Para reducir la presencia física de personas en las unidades registrales, se prevé establecer un sistema automatizado para la solicitud y expedición de certificaciones y eliminar la transmisión de datos vía telefónica, que trae como consecuencia numerosas imprecisiones. En la actualidad, hay 47 oficinas del Registro del estado civil que carecen de conexión con los servidores de datos, lo que deberá resolverse antes de concluir el próximo año.

Una de las medidas que más beneficiará a los usuarios de estos servicios será la que amplía las facultades del registrador para enmendar faltas en la escritura de los documentos, siempre que estas no alteren de forma sustancial el hecho registrado, y se perfecciona el procedimiento para subsanar errores de oficio que se cometen al practicar las inscripciones.

La puesta en vigor de las nuevas medidas podría eliminar las colas en las oficinas del Registro y también los sobornos a los funcionarios para agilizar los trámites, además de liberar el espacio que ocupan hoy miles de toneladas de archivos inservibles.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5