Varias zonas de La Habana están sin agua por fallos eléctricos

Agua, Habana, rotura, La Habana, Pipa, Pipas
Solo el 5,7% de la población cubana contó con servicio de agua corriente las 24 horas. (14ymedio)

Las tormentas de verano han provocado en los últimos días problemas en el servicio eléctrico que han afectado al abastecimiento de agua en numerosos municipios de la capital, entre ellos Cerro y Plaza de la Revolución.

Las fallas afectaron a las fuentes que abastecen a La Habana, principalmente El Gato, Cuenca Sur y Ariguanabo. Los problemas han desestabilizado "el programa de entregas" de agua, según declaró a la prensa oficial el ingeniero Javier Toledo Tápanes, director de Recursos Hidráulicos en La Habana.

El funcionario aclaró que las incidencias en el suministro, tanto en los horarios como en presión, no están relacionadas con la rotura en un conducto de la Cuenca sur que dejó a unas 852.000 personas sin suministro durante casi una semana el pasado mayo.

Leonel Díaz Hernández, director general de Aguas de La Habana, explicó que la actual situación se complica debido a la escasez de precipitaciones que ha impedido la recuperación de las fuentes de abasto, especialmente las subterráneas.

Cuba vive la peor sequía en un siglo y en abril pasado los embalses del país se encontraban a un 38% de su capacidad. Más de la mitad del agua que se bombea se pierde antes de llegar a las viviendas o dentro de las propias casas por el mal estado de las redes.

Los hoteles y centros hospitalarios de la zona se vieron obligados a recurrir a camiones cisternas, lo que contribuyó a un aumento sustancial del precio del agua en el mercado informal

En la capital, los niveles en el Canal de Vento no son los que se esperaban para una temporada de lluvias, debido a que las precipitaciones no han sido suficientes para mejorar los manantiales que nutren la zona.

La pasada semana una rotura en una de las conductoras del sistema de Palatino dejó sin agua al municipio de la Plaza de la Revolución, especialmente la zona de los Hospitales y los sectores aledaños a la Loma del Príncipe, la Universidad de La Habana y parte del reparto Nuevo Vedado.

Los hoteles y centros hospitalarios de la zona se vieron obligados a recurrir a camiones cisternas, lo que contribuyó a un aumento sustancial del precio del agua en el mercado informal.

El municipio de Cerro también fue afectado, especialmente la zona del reparto El Canal y los residentes en la senda derecha de la Calzada del Cerro hasta la calle Santovenia.

El Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos reveló recientemente que en 2016 solo el 5,7% de la población cubana -unas 654.001 personas- contó con servicio de agua corriente las 24 horas. La cifra significa un retroceso con relación a 2015 cuando 1.036.686 consumidores disfrutaban de ese derecho.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 24