Los sanitarios emigrados podrán volver a Cuba con un puesto similar al que tenían

Un grupo de médicos con un paciente.
Un grupo de médicos con un paciente.

El médico cubano Jeovany Jiménez ya tiene motivos para el alivio. El pasado martes, el doctor, que trabaja en Ecuador con un contrato laboral gestionado por su cuenta, se hacía eco a través de su blog, Ciudadano Cero, de un rumor que circulaba entre los profesionales sobre una nueva política más beneficiosa para los sanitarios emigrados. El Ministerio de Salud Pública, a través de una nota publicada este viernes en la prensa oficial, ha confirmado las sospechas al anunciar que los trabajadores del sector que "han salido del país, ya sea por un interés económico, familiar o de índole profesional" podrán reincorporarse al Sistema de Salud Nacional, estando garantizada "su ubicación laboral en similares condiciones a las que tenían".

Las autoridades sitúan esta información al final del extenso texto dedicado a desgranar los logros y la calidad de la medicina cubana así como la formación ética de su capital humano que culmina con el anuncio en virtud de una "actualización de la política migratoria". El ministerio considera que desde los inicios de la Revolución ha habido un robo de cerebros desde Estados Unidos, lo que obligó al Gobierno a "adoptar controles y regulaciones migratorias para contrarrestar esta situación". También menciona la Ley de Ajuste y el Pro­grama Parole para Profesionales Mé­dicos Cubanos que arrancó en 2006, bajo el mandato del entonces presidente George W. Bush, y que a juicio del organismo "presiona" a los profesionales con ofertas y promesas con el fin de lograr su deserción.

Jeovany Jiménez, sin embargo, atribuía la flexibilización a una necesidad, pues prohibir a los profesionales ejercer sería "un desatino total, sobre todo en momentos en que el Gobierno cubano presume de aperturas".

El médico considera que el Gobierno se beneficiará incluso económicamente de la nueva política. "En términos prácticos, ¿dónde gastaría su dinero ese médico retornado si no es en Cuba?". Agrega que "a pesar de lo positivo de las (...) medidas, pareciera que fueron tomadas a destiempo o dicho en buen cubano... se les fue el tren".

Para el galeno contratado en Quito, la actual directriz obedece a "una estrategia de contención ante el éxodo masivo de los profesionales del sector debido a su falta de expectativas". A pesar del aumento salarial hecho al sector en junio de 2014 ‒de hasta el 255% en algunos casos‒ y anunciado a bombo y platillo en la prensa oficial, todavía un médico general recibe un salario mensual que no supera el equivalente a 60 dólares.

Con un contrato individual en el extranjero, ese mismo galeno podría recibir en un mes el sueldo que le correspondería durante diez años en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 44