La sequía que no escampa

Sequía en Santiago
Muchos cubanos se han acostumbrado a depender del agua que reparten los camiones cisterna. (14ymedio)

Un cartel anuncia la venta de un apartamento en La Habana y destaca, en letras mayúsculas, que en la zona "nunca se va el agua". No lejos de allí, otro letrero avisa a los vecinos de un edificio multifamiliar: "A partir de hoy, el motor se pondrá solo una hora". En los últimos tres años, los cubanos han vivido entre la sequía y el desabastecimiento hidráulico, y las previsiones apuntan a que la situación que no cambiará en los próximos meses.

Según un reciente informe dado a conocer por el ingeniero Abel Salas García del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), en el país existen 48 fuentes de abasto que están completamente secas. Otras 200 muestran afectaciones parciales, lo que significa que más de 790.000 habitantes reciben en estos momentos agua con un ciclo diferente al que estaban habituados, y más de 50.000 reciben el suministro a través de carros cisternas.

La mención al ciclo "a que estaban habituados" alude al hecho de que en muchos lugares los ciudadanos se han acostumbrado, como una situación normal, a que el agua llegue a sus hogares un día sí y otro no, y en ocasiones tres veces a la semana.

Los territorios con mayor acumulado de precipitaciones entre enero y agosto fueron Artemisa, Isla de la Juventud, Pinar del río y La Habana. En el otro extremo, las provincias menos favorecidas son Santiago de Cuba, Ciego de Ávila Villa Clara, Sancti Spíritus y Cienfuegos.

En términos absolutos, el país tiene 653 millones de metros cúbicos menos almacenados de lo que es habitual el mes de agosto

En el caso específico de Ciego de Ávila, según detalla el propio informe del INRH, de las 14 cuencas subterráneas con que cuenta esta provincia eminentemente agrícola, seis están en estado crítico.

En enero, el volumen de llenado de los embalses se situaba en torno al 53% y, aunque hasta el mes de agosto las lluvias han sido cercanas a la media histórica en las tres regiones (oriente, centro y occidente), al cierre de agosto este índice era del 52%. En términos absolutos, el país tiene 653 millones de metros cúbicos menos almacenados de lo que es habitual el mes de agosto.

Según los expertos, los niveles de lluvia en el archipiélago cubano disminuyen en torno a los 40 milímetros anualmente, algo que atribuyen al cambio climático y otros factores medioambientales ocasionados por la mano del hombre.

A la falta de agua provocada por la irregularidad de las precipitaciones se suma el despilfarro en salideros, en conductos de grueso calibre y el indetenible goteo doméstico causado por la falta de mantenimiento en los hogares, donde el elevado precio de grifos y herrajes sanitarios conduce a pensar que resulta más económico dejar que el agua fluya sin control.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 27