Estalla la burbuja de los vuelos entre Cuba y Estados Unidos

La empresa dijo que no va a comportarse de la forma "irracional" en que, a su juicio, lo han hecho las otras aerolíneas de EE UU. (silverairways.com)
La aerolínea Silver Airways se ha visto obligada a reducir los vuelos semanales a seis ciudades de Cuba. (silverairways.com)

Hace un año los titulares no dejaban lugar a dudas: Cuba se erigía como el nuevo destino de los estadounidenses y las aerolíneas de ese país se disputaban el pastel de los vuelos hacia la Isla. Pasado el entusiamo inicial, varias de estas compañías han recortado la frecuencia de sus viajes y otras van a la baja en número de clientes.

En marzo de 2016 las más importantes empresas aéreas de Estados Unidos solicitaron permiso al Departamento de Transporte para incluir a la Isla en sus destinos comerciales. Entre ellas las grandes como American Airlines y Delta Air Lines, además de United Continental Airlines, Southwest, JetBlue, Spirit Airlines, Alaska Air Group y Silver Airways.

Las expectativas crecieron y alcanzaron su clímax cuando el vuelo 387 de JetBlue llegó a Cuba el 31 de agosto de 2016 desde el aeropuerto de Fort Lauderdale, en el sureste de Florida. El avión arribó a Santa Clara en poco más de una hora, completando así el primer vuelo comercial entre ambos países en más de medio siglo.

Todo eran pronósticos positivos en ese momento y el embajador cubano en los EE UU, José Ramón Cabañas, cortó la cinta inaugural del vuelo junto al director ejecutivo de JetBlue, Robin Hayes. Las rutas habilitadas por todas las aerolíneas alcanzaron un total de 110 vuelos diarios, 20 de ellos a La Habana, el destino más popular.

Para algunas aerolíneas se trata de una prueba de resistencia más que de velocidad. "La paciencia es la palabra por ahora", aseguró Gary Kelly, director ejecutivo de Southwest Airlines

A inicios de este año American Airlines dio la voz de alarma cuando recortó su servicio diario un 25% y decidió usar aviones más pequeños. La compañía tenía a finales del pasado año dos vuelos diarios desde Miami a La Habana, Varadero y Santa Clara y servicio diario a Camagüey y Cienfuegos, pero muchas de las aeronaves volaron con más de la mitad de los asientos vacíos.

Los estadounidenses todavía tienen prohibido hacer turismo en la Isla pero pueden viajar dentro de otras 12 categorías. Las más utilizadas son el intercambio cultural y educativo. En enero de 2017 Cuba recibió 43.200 visitantes de ese país, un crecimiento del 125% en comparación con el mismo periodo del año anterior, según Cubadebate.

Sin embargo, las cifras de viajeros no han crecido como se esperaba. Las causas van desde la lentitud en los cambios económicos que ha implementado Raúl Castro, hasta la llegada al poder de Donald Trump y los temores que se han generado ante una posible vuelta atrás en la normalización diplomática entre ambos países.

La baja afluencia de clientes también apunta a la cautela de los cubanoamericanos en visitar la Isla. "Con los cambios migratorios que ha implementado la administración Trump se han destapado muchos rumores de que los exiliados pueden tener problemas si viajan", comenta a 14ymedio Idania Consuegra, cubana residente en Miami desde hace dos décadas.

Frontier, una empresa de bajo costo con sede en Denver, Colorado, ya anunció que el 4 de junio próximo operará por última vez su vuelo diario desde Miami hasta La Habana

Idania tenía planes para visitar en primavera a su familia, pero ha preferido "cancelar todo hasta nuevo aviso, porque no se sabe qué va a pasar en este país".

Para algunas aerolíneas se trata de una prueba de resistencia más que de velocidad. "La paciencia es la palabra por ahora", aseguró Gary Kelly, director ejecutivo de Southwest Airlines. El ejecutivo aclara que la empresa no tenía ninguna expectativa sobre sus seis vuelos diarios a La Habana y otras dos ciudades puesto que no había existido esta ruta en los últimos 50 años.

Silver Airways se vio obligada a reducir los vuelos semanales a seis ciudades de Cuba, según Bloomberg. La imposibilidad de vender boletos a la Isla a través de las principales agencias de viajes en línea como Expedia y Priceline Group son algunas de las causas de estos recortes que los directivos señalan.

Frontier, una empresa de bajo costo con sede en Denver, Colorado, ya anunció que el 4 de junio próximo operará por última vez su vuelo diario desde Miami hasta La Habana.

Los cruceros se mantienen a flote

Por el contrario, el presidente de la compañía Norwegian Cruise, Frank del Río, se encuentra eufórico debido a los altos niveles de venta de los cruceros que incluyen a Cuba en su itinerario. El directivo considera que la Isla "va a ser un jonrón" para su empresa, según aseguró durante la conferencia Seatrade Cruise realizada esta semana en Fort Lauderdale.

Las declaraciones se producen pocos días después de que el primer crucero operado por la compañía llegase al puerto de La Habana con 1.250 pasajeros el pasado 9 de marzo en su viaje inaugural a Cuba.

Cuba recibió por primera vez en su historia a 4 millones de turistas el pasado año

Norwegian planifica hacer otros nueve viajes desde EE UU durante este año en el que también se sumarán otras dos marcas de la compañía: Oceania Cruises y Regent Seven Seas Cruises.

El recibimiento del imponente barco fue la ocasión para que el presidente del Grupo Empresarial Viajes Cuba del Ministerio del Turismo de la isla, José Manuel Bisbé, vaticinase un aumento en el número de viajes en esta modalidad.

Según el funcionario, durante 2016 visitaron la Isla 88.000 cruceristas y en los dos primeros meses de 2017 ya van por 55.000. Los visitantes han llegado en las 12 líneas marítimas que tienen acuerdos con el país.

Cuba recibió por primera vez en su historia a 4 millones de turistas el pasado año, un récord que representó un crecimiento del 14,5%. Para este año se prevé que los números superen los 4,2 millones de visitantes.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 39