Los vecinos del reparto Vista Hermosa exigen la remodelación de la sala de vídeo

Video Club Juvenil en el reparto Vista Hermosa, Santiago de Cuba (Yosmany Mayeta)
Video Club Juvenil en el reparto Vista Hermosa, Santiago de Cuba (Yosmany Mayeta)

Los Vídeo Club Juvenil fueron creados como una opción recreativa y para que quienes no contaran con un televisor propio pudieran disfrutar de la pantalla chica comunitaria. Sin embargo, el paso de los años, los pocos procesos de reparación de los equipos y la desidia han deteriorado su servicio, como es el caso del local enclavado en el reparto Vista Hermosa de Santiago de Cuba. Los vecinos de la zona piden que se intervenga para salvar el "televisor de la familia cubana".

Las salas de vídeo estatales fueron creadas en lugares con déficit recreativos y la primera de ellas se inauguró el 11 de julio del año 2000 en el Consejo Popular Pastorita, en Guantánamo. Para muchos que vieron en la pantalla de esas salas una película inolvidable, asistieron al estreno de un documental o formaron parte de un grupo docente que se formó entre sus paredes, ver el estado actual de esas instalaciones es motivo de tristeza y malestar.

Si antes con un peso en moneda nacional para las personas adultas y 40 centavos los niños, la sala de Vista Hermosa ofrecía películas, programación de varios canales nacionales y alguna serie y documentales; ahora su estado técnico tan lamentable dificulta el servicio.

José Luis Aguilera, vecino del reparto Ateneo, ha planteado en varias ocasiones el deterioro de este centro en las asambleas Rendiciones de Cuenta, pero asegura que el delegado "solo le echa la culpa al bloqueo". Y añade: "Creo que ese bloqueo es el que tenemos nosotros internamente", ya que, según él, "no se trata de recursos sino de interés".

Lucía Mendoza, militante del Partido Comunista, refirió que en varias reuniones del núcleo del partido de la zona se ha discutido del tema y enfatizó que "hay que salvar esta obra del comandante Fidel Castro al precio que sea necesario; lo que no podemos hacer es darle vida a las indisciplinas sociales que también han influido en el deterioro del centro".

Algunos apuntan a la reutilización para otros fines como una de las causas del deterioro de estos locales

Según Mendoza, en la ruina que muestra hoy la sala han influido sobremanera el vandalismo y el abuso sobre los equipos. Esta opinión contrasta con la de otro vecino, que asegura que "la gente intentó cuidar el lugar, pero es que han pasado demasiados años y ahí no se ha cambiado ni un tornillo".

Algunos apuntan a la reutilización para otros fines como una de las causas de que hoy estos locales no puedan brindar su servicio. Una trabajadora social que prefirió el anonimato lamentó las malas condiciones de estas salas en toda la provincia y contó que en su tiempo de estudios también se usaban como aulas y en ese momento "las condiciones eran bastante buenas".

Julia Gamboa residente del reparto Vista Hermosa, va un paso más allá y asegura que "los propios trabajadores y la dirección fueron los culpables de las condiciones que presenta la instalación". A decir de esta vecina, "ellos cobraban por cada persona que accedía y, en lugar de enriquecer las arcas del Gobierno, tenían que haber invertido esos recursos en el propio local".

Eduardo Carbonell, quien vive a pocos metros de la sala de vídeo, coincide con esa opinión y alega que "con el dinero recaudado podrían sufragar sus daños e incluso sus trabajadores cobrar un salario acorde a la plaza que ocupen en la sala de video; sin dejarle pérdida al Gobierno". Sin embargo, la verticalidad en la toma de decisiones y la excesiva estatización que padecen estos locales impiden que por el momento tomen iniciativas de ese tipo.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0