Otra vez se "pierde" la cebolla

Solo estas diminutas cebollas se pueden encontrar después de recorrer los mercados de La Habana en busca de la hortaliza. (14ymedio)
Solo estas diminutas cebollas se pueden encontrar después de recorrer los mercados de La Habana en busca de la hortaliza. (14ymedio)

La cebolla se ha convertido en uno de los indicadores más fiables para medir el estado de la economía doméstica en Cuba. Sus fluctuaciones de calidad, los períodos en que desaparece de las tarimas de los mercados o sus breves momentos de abundancia inciden en la vida cotidiana de manera inmediata y directa. Estos días, en buena parte del país son pocos los que pueden permitirse comprar la hortaliza, debido al desabastecimiento que se agudiza y que supone un alza en su abastecimiento.

Tras caminar durante horas por los más importantes mercados agrícolas de La Habana, una jubilada de 59 años encontró las ansiadas cebollas con las que quería preparar unos frijoles negros. Sin embargo, los bulbos eran tan pequeños e insípidos que necesitó al menos cuatro de ellos para poder "dar algo de sabor" a la tradicional receta.

La clienta invirtió en la compra de las diminutas cebollas el equivalente a un día de su pensión, unos diez pesos, pero no tenía elección. O compraba la pequeña bolsa con ocho unidades del producto o regresaba a casa con las manos vacías. Se decidió a comprarlas cuando recordó que esa misma mañana la televisión nacional había transmitido un reportaje sobre el daño ocasionado a la agricultura por las insistentes lluvias de las últimas semanas.

"Quiero poder acordarme del sabor de la cebolla", contestó la mujer a sus hijos, que pusieron el grito en el cielo ante semejante gasto. "Las voy a ahorrar como si fueran de oro", agregó para calmar los ánimos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 10