¿Hasta dónde ha caído nuestra producción azucarera?

Diversos medios de prensa han informado sobre la terminación de la zafra 2013-2014 con un estimado de 1,6 millones de toneladas de azúcar producidas, un 3% mayor que el año anterior y un 18% inferior “a lo planificado”.  Sin embargo, la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) no ha presentado información oficial sobre la producción de azúcar desde la zafra 2010-2011, momento en el que se produjeron 1,2 millones de toneladas de azúcar y un rendimiento industrial de 10,4.

En estos momentos la producción de azúcar cubana representa el 0,9% de la producción mundial.

Gráfico 1
Gráfico 1

Fuente: ONEI; Mauricio de Miranda; los problemas de la inserción internacional de Cuba; Report on Cuba, EBRD 1951; Cálculos propios

Los últimos datos sobre el área sembrada con destino a la industria se presentan para la zafra 2011-2012 con 361,3 mil hectáreas de caña. Es la menor superficie dedicada a la producción de caña por lo menos desde el año 1941. No poseemos datos anteriores a esta fecha. El año 2001 fue el último en el que se sembraron más de un millón de hectáreas de caña. El rendimiento de la cosecha en la zafra 2011-2012 fue de 39,9 toneladas por hectárea.

Desde inicios del siglo pasado hasta el 1996, el azúcar representaba alrededor del 80% de la exportación de bienes. En 1952 el ingreso azucarero llegó a significar el 39,3% del ingreso nacional, 797,1 millones de pesos, mientras que en el 1958 fue el 29,6%, 632 millones de pesos. En 2012 se exportaron 455,9 millones de pesos, 827 mil toneladas de azúcar, que representaron un 8,5% de las exportaciones de bienes y un 2,6% de las exportaciones de bienes y servicios. Una cantidad muy inferior al equivalente de los 4,78 mil millones de dólares obtenidos en 1986 gracias a la generosidad soviética.

Si analizamos la estructura de los costos de producción de la economía cubana en el período desde 1960 hasta 1990, en los cuales la producción de azúcar jugaba un papel fundamental, vemos que en los 156 centrales construidos antes del 1959 y en las tierras que fueron confiscadas a principios de los años 60, se usó a gran escala el trabajo no remunerado, lo que junto a los subsidios, a los precios del azúcar y el petróleo, sumaron un estimado de 39 000 millones de dólares. Además el gobierno de Cuba acumuló una deuda de 24 500 millones de dólares solo con la URSS, o sea no pagó por las importaciones entre otros de equipos, materias primas y maquinarias.

A pesar de los bajos costes de amortización, combustible y mano de obra, así como altos ingresos generados en el período 1975 a 1990, no se modernizó la industria, causando su colapso en 1996.

Imagen 2
Imagen 2

Fuente: ONEI; Carmelo Mesa Lago: Tipología y valor económico del trabajo no remunerado en cuba; Carmelo Mesa Lago: efectos económicos en Cuba del derrumbe del socialismo en la Unión soviética y Europa Oriental; Mauricio de Miranda: los problemas de la inserción internacional de Cuba.

El grupo empresarial  Azcuba, formado para sustituir al disuelto Ministerio del Azúcar, no publica informes técnico-económicos detallados sobre las zafras, la producción por centrales y provincias, la rentabilidad de su producción, el balance de cuentas, el impacto medioambiental, los recursos empleados ni tampoco cuánto es “lo planificado” para producir en los próximos años.

Entre las causas de la baja producción y del incumplimiento de los planes se mencionan las lluvias, las roturas de equipos y la falta de preparación del personal

La lluvia total promedio en 2013 fue de 1285 mm, por debajo de la media histórica de 1335 mm al año. Al mismo tiempo se informa que en el 2013 se perdieron 18 000 cabezas de ganado por la sequía. Se omiten datos sobre la inversión necesaria para mejorar el mal drenaje de los terrenos y las infraestructuras de acceso a los campos.

Azcuba administra 51 de los 156 centrales que había funcionando en los años 90. El  grupo cuenta además con 58 empresas para atender a los productores, empresas liquidadoras y 9 empresas nacionales, entre ellas:

  • AZUIMPORT, encargada de adquirir equipos e insumos en el exterior.
  • IPROYAZ concebido para brindar servicios de ingeniería, proyectos y consultoría incluyendo la preparación de estudios operacionales y diagnóstico.
  • ZETI  la cual ofrece asistencia técnica, servicios de mantenimiento, diagnóstico, construcción y montaje, produce equipos, software y piezas de repuesto.

En las últimas zafras, se ha mencionado el problema de las roturas de los equipos como uno de los factores principales que influyen en el nivel de producción. Las estrategias para el mantenimiento y reparación apenas se han modificado, y parece no haber un responsable para planear, ejecutar y garantizar la calidad de los mantenimientos. Una industria con más de 100 años de tradición, es incapaz de organizar y formar el personal necesario para su funcionamiento.

Pocos centrales pueden moler sobre los 150 días debido a la falta de caña; a pesar de que el Vicepresidente del Consejo de Estado y Segundo Secretario del Partido, Ramón Machado Ventura, hizo múltiples visitas a centrales así como llamamientos para incrementar la producción y su rendimiento.

En la zafra 1992-1993 se cosecharon 1,2 millones de hectáreas, de ellas 1 millón pertenecía al sector estatal. En la zafra siguiente se transfirieron 987 mil hectáreas al sector no estatal, por lo que este sector cosechó 1,19 de las 1,25 millones de hectáreas dedicadas a la caña. Sin embargo, el sector no estatal a partir de ese momento ha ido sembrando cada vez menos hasta sembrar 280 de las 361 hectáreas sembradas en la zafra 2011-2012.

Imagen 3
Imagen 3

El modelo económico cubano pone énfasis en el cumplimento del plan (sin que se publiquen proyecciones ni documentos estratégicos de desarrollo), y no en la rentabilidad así como la competitividad a largo plazo de la industria; además existe poca información sobre su impacto medioambiental. La producción de azúcar genera un estimado 0,5 m3 de aguas residuales por tonelada de caña molida mientras que tiene una carga contaminante (DBO) en el caso de los centrales azucareros de entre 5000 y 8000 mg/litro.

Las destilerías generan 1,6 m3 de aguas residuales por hectolitro de alcohol producido y una carga contaminante (DBO) de entre 60 000 y 65 000 mg/litro. A esto hay que añadir el consumo de agua, la emisión de gases por combustión y transporte, la erosión y degradación de los suelos. No se habla sobre la revitalización de los suelos que quedaron después del cierre de más de 100 centrales azucareros.

La agricultura da empleo en Cuba a más de un millón de personas. De ello 49 130 trabajan para la industria azucarera. De los cuales solo el 26% tiene menos de 35 años. El trabajo en la caña es uno de los más duros, y la fuerza laboral en Cuba atraviesa un proceso de envejecimiento acelerado.

Tomando en cuenta los datos anteriores, es evidente de que el papel clave de la industria azucarera en la economía cubana en su presente forma ha terminado.

es necesario que el Estado, en primer lugar sea transparente en su funcionamiento y elimine las leyes que están impidiendo el aprovechamiento del capital humano

¿Qué hacer? Los países más prósperos han optado por la innovación tecnológica y organizativa. Se podría tratar de producir productos a partir de los derivados en los que una de sus características más importantes sea la sostenibilidad medioambiental. Por ejemplo, un grupo de investigadores publicó un artículo en 2011 sobre el uso de fibras de bagazo como refuerzo en materiales termoplásticos con el objetivo de producir en Cuba 4 millones de cajas necesarias para la agricultura (ICIDCA. Sobre los Derivados de la Caña de Azúcar, vol. 45, núm. 1, enero-abril, 2011, pp. 29-36).

Pero para que este tipo de investigaciones se puedan aprovechar en la producción a gran escala y para que la economía sea más competitiva es necesario que el Estado, en primer lugar sea transparente en su funcionamiento y elimine las leyes que están impidiendo el aprovechamiento del capital humano que posee Cuba tanto en la isla como en el extranjero.

En segundo lugar, las nuevas políticas para reorganizar el estado y reconstruir la economía deben ser lo suficientemente convincentes como para revertir el flujo migratorio y aumentar la natalidad. Pero para esto, necesitamos para empezar un  acceso a internet decente.    

Los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, documento que desde Abril del 2011 está basada la actualización y perfeccionamiento del modelo económico cubano, están compuestos de 15 788 palabras. La palabra ¨Internet¨ no se menciona ni una sola vez.


Más información sobre este tema en  www.foresightcuba.com


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2