Caldosa bajo el eclipse

Comités de Defensa de la Revolución (CDR). "Abajo el bloqueo". Boulevard de San Rafael, Centro Habana. (14ymedio)
Comités de Defensa de la Revolución (CDR). "Abajo el bloqueo". Boulevard de San Rafael, Centro Habana. (14ymedio)

En una noche de luna roja con eclipse, los Comités de Defensa de la Revolución celebraron el 55 aniversario de la fundación de su organización. Informes actualizados exponen que más de 8.500.000 personas (el 91% de la población mayor de 14 años) están inscritos en los 136.000 CDR registrados en todo el país.

En una olla común se cocina la caldosa, con viandas, una cabeza de cerdo o unos huesos de costilla. Hay música, ron y se procede a la lectura de un comunicado a las doce de la noche. Los más jóvenes bailan, mientras que los más viejos repiten los mismos chistes del año anterior y siempre hay uno que pregunta por otro y le responden que "pasó a mejor vida", lo cual se traduce en que se fue del país.

Aquella omnipresente organización de los años 60 y 70 no representa hoy la amenaza que atemorizaba a tanta gente. Resulta extraño, al menos en La Habana y otras capitales de provincia, que se cumpla la guardia cederista, tarea que se presentaba como la principal y original de los Comités. Por otra parte, la pertenencia a los CDR se vuelve cada día algo más formal y carente de significado ya que lo único se le exige a cada miembro es pagar la cotización, cosa que le permite a los que aspiran a un puesto de trabajo confiable identificarse como cederistas en los formularios.

Como parte de los intentos por “civilizar” la aguerrida tropa cederista, la persecución política se disfraza ahora de “lucha contra los delitos, las ilegalidades y las indisciplinas sociales”

Una de las dificultades más comunes que presenta en estos tiempos la organización es la de completar todos los cargos en la base. Esa es la razón por la cual desde principios de año se ha desarrollado una campaña de captación de jóvenes para insuflarle sangre fresca. Según los informes oficiales, en la actualidad el 42% de los cargos dirigentes está ocupado por menores de 35 años.

Otra novedad para intentar el resurgimiento de los bríos perdidos es otorgarle a los CDR un aspecto de entidad no gubernamental dedicada a realizar acciones en beneficio de la comunidad, como donaciones voluntarias de sangre, organización de actividades deportivas y el ornato o la limpieza de áreas públicas.

En ese sentido Carlos Rafael Miranda, Coordinador Nacional de los CDR, dijo en una reciente entrevista a la prensa nacional: "Hay que lograr que cada CDR tenga contenido propio, que se implique a sus miembros en la transformación de la comunidad para el bien de los vecinos. La organización tiene que ser útil para el barrio. Y ello es imprescindible para nuestra misión principal, que es la unidad de los revolucionarios en la defensa de la Revolución".

Como parte de los intentos por "civilizar" la aguerrida tropa cederista, la persecución política se disfraza ahora de "lucha contra los delitos, las ilegalidades y las indisciplinas sociales". A este propósito se le da un carácter preventivo, incluso cuando se trata de asuntos tan delicados como el tráfico y consumo de drogas. En ese aspecto se le da mucha importancia a los 308 "Destacamentos Mirando al Mar", que se dedican a pesquisar y colectar la llegada a las costas cubanas de los alijos de droga que son lanzados al agua por narcotraficantes antes de ser capturados.

Todos los esfuerzos por maquillar la cara represiva de la institución se vuelven inútiles cuando desde las altas instancias se requiere la movilización inmediata de las "brigadas de acción rápida" para enfrentar alguna manifestación opositora. Entonces, los cándidos benefactores de la comunidad pasan de la disposición a donar la sangre propia a la voluntad de derramar la ajena y la vocación de trabajar en común para mejorar el barrio se convierte en feroz intolerancia ante el pensamiento divergente.

El eclipse en esta noche de celebraciones no anuncia nada bueno.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9