Cuba nostalgia

Cuba Nostalgia 2015 se celebró entre el 15 y el 17 de mayo. (@danydiegonews)
Cuba Nostalgia 2015 se celebró entre el 15 y el 17 de mayo. (@danydiegonews)

El pasado sábado 16, estando en Miami, un amigo me invitó a pasar por la feria Cuba Nostalgia. No sabía a ciencia cierta de qué se trataba, pero el nombre me causó curiosidad. El evento se desarrollaba en las afueras de la ciudad, en un recinto de exposiciones que se encuentra cerca del campus principal de la Florida International University (FIU).

Al llegar, vimos un enorme espacio de parqueo lleno de autos, de los cuales era común que saliera algún joven ‒hijo o nieto‒ empujando una silla de ruedas o llevando de la mano a sus abuelos hacia el espacio techado en el que se reencontrarían con una parte vital de su pasado.

La música cubana se oía desde lejos. Un vez dentro, las exposiciones de billetes antiguos, fotografías, sellos, medallas, libros, álbumes musicales, marcas de productos, sombreros y otras atracciones captaban por completo la atención de los visitantes que, en algunos casos, pasaban un buen tiempo mirando una sola pieza, como si los transportara en el tiempo hasta sus recuerdos de la niñez, la juventud, las travesuras en un campo cubano o las conspiraciones y bailes en las ciudades, siempre agitadas de aquellos años republicanos.

El dominó también tenía su espacio. Señores y señoras que parecían rondar los 90 años ‒algunos portando su tabaco, guayabera, sortija y sombrero‒ se deleitaban de lo lindo poniendo fichas al compás de la legendaria Macorina interpretada por un grupo musical.

Tal vez será mejor que se queden con el recuerdo que tienen grabado en la mente de la Cuba que dejaron

Otros intentaban localizar el barrio donde habían vivido en un mapa gigante que estaba como tapiz impreso en el suelo.

En medio de ese ajetreo, un señor que va de la mano de su esposa me dice: "Esto está bueno guajiro. Pero me voy encabronao". "¿Por qué?", le pregunto. "Chico, uno viene aquí a pasar un rato agradable y lo primero que se topa es que te ofertan un ataúd y todo el servicio funerario como si de cerveza se tratara. ¿Qué le pasa a esta gente? Yo no me voy a morir todavía, así que mi platica van a demorar en cogerla", y suelta una carcajada que me hace recordar a varios de mis tíos abuelos.

De repente suena un danzón y mis interlocutores se despiden para incorporarse al baile. Pocos espectáculos me gustan tanto como ver a parejas de personas mayores moverse al ritmo de esta música criolla. Mientras los miro, imagino cuál podría ser su impresión si regresaran a Cuba y visitaran los pueblos y las ciudades que dejaron atrás hace medio siglo.

Pienso que tal vez será mejor que se queden con el recuerdo que tienen grabado en la mente de la Cuba que dejaron, no lo sé. De lo que sí estoy seguro es que estas personas han mantenido con orgullo sus tradiciones, su cubanía y su amor por la patria cada día de su existencia. A todos ellos, mi cariño y respeto.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 35