Despierta, América

Los gobiernos latinoamericanos se prestan al genocidio de cubanos en alta mar

Migrantes cubanos en varados en Turbo (Cortesía)
Migrantes cubanos en varados en Turbo (Cortesía)

Los gobiernos latinoamericanos que están cerrando sus fronteras al cruce de los cubanos que buscan salir de la esclavitud estatal en Cuba para llegar a EE UU están siendo cómplices del genocidio que aumenta en el Estrecho de Florida, la única vía de escape que les queda a los nuevos cimarrones isleños.

¿No saben acaso que con ese cierre de fronteras están obligando a los cubanos a arriesgar sus vidas en el mar? ¿No se dan cuenta, no les da pena, no sienten remordimiento?

El primero fue el Gobierno de Daniel Ortega, en Nicaragua, aliado incondicional del fidelismo, luego le siguieron otros gobiernos centroamericanos y se sumaron México, Colombia y Ecuador, estos últimos deportando cubanos.

Se trata de países que tienen millones de sus ciudadanos en EE UU, una buena parte ilegales, cuyos gobiernos condenan sistemáticamente al vecino del Norte por su política de cierre de fronteras

Se trata de países que tienen millones de sus ciudadanos en EE UU, una buena parte ilegales, cuyos gobiernos condenan sistemáticamente al vecino del Norte por su política de cierre de fronteras con México para tratar de evitar el arribo de mexicanos, nicaragüenses, centroamericanos, colombianos, ecuatorianos y de otras nacionalidades.

Gritan por eso, pero ahora cierran sus fronteras para que no pasen cubanos. Eso se llama política de doble estándar, de doble moral

¿Dónde está la solidaridad con Cuba? ¿O es que entienden que ésta debe estar dirigida al Gobierno responsable de ese genocidio y no con el pueblo cubano, su víctima?

¿Hasta cuándo van a mirar a otro lado ante la represión que ejerce el Gobierno cubano contra su pueblo, culpable de ese éxodo por la ausencia de democracia y libertades de todo tipo impuesta en la Isla en nombre de un socialismo inexistente y cuya misión es explotar inmisericorde y arbitrariamente a los trabajadores, a los que paga salarios de miseria el Estado que todo lo decide y principal empleador, para beneficio primario de una elite burocrática y corrupta?

¿Siguen temiendo que el fildelismo les envíe guerrilleros? ¿Saben que uno de los más ilustres latinoamericanos de todos los tiempos, José Martí, llamó al estatal-socialismo, posteriormente impuesto por el fidelismo en Cuba, La futura esclavitud?

Todos los días las agencias internacionales de prensa informan de decenas de cubanos interceptados en alta mar por guardacostas norteamericanos y devueltos a Cuba o de otras decenas que llegan a las costas de Florida, pero casi nunca se informa de los que salen y nunca llegan, que no son noticia porque sus cadáveres nunca aparecen y sus familiares en Cuba callan desesperadamente imaginando que algún día harán alguna llamada desde EE UU.

¿Tienen idea de cuántos miles de cubanos han perdido sus vidas frente a las olas, la corriente del golfo y los tiburones, tratando de escapar hacia el Norte? Los latinoamericanos que tratan de hacer lo mismo corren otros peligros en las selvas, frente a los coyotes, cuya existencia es responsabilidad de esos gobiernos, precisamente por convertir el paso por su territorio en algo prohibido cuando debiera ser normal.

Esos gobiernos deberían solidarizarse con el pueblo cubano, abrirle las puertas y permitirle seguir paso hacia EE UU por vías seguras. Eso es lo que correspondería y espero que rectifiquen su postura.

Se siente ya un cierto resentimiento, un profundo rechazo entre muchos cubanos hacia esos gobiernos por su actitud ante nuestros conciudadanos, a los que se ha maltratado por el simple deseo de irse a EE UU

Se siente ya un cierto resentimiento, un profundo rechazo entre muchos cubanos hacia esos gobiernos por su actitud ante nuestros conciudadanos, a los que se ha maltratado por el simple deseo de irse a EE UU, algo muy común entre los latinoamericanos cansados de la miseria y la represión en sus países.

Los cubanos siempre hemos sido solidarios con las causas justas y las desgracias de nuestros hermanos latinoamericanos, siempre hemos tenido abiertas nuestras puertas a los latinoamericanos víctimas de represión. ¿Merece ese trato el pueblo cubano de parte de sus gobiernos?

Es sabido que muchos latinoamericanos que llegan a EE UU han recibido amplia ayuda y colaboración de los cubanos que allí residen: artistas, empresarios, trabajadores de los medios, simples empleados. Cabe recordar que los cubanos son una nacionalidad pudiente e influyente en Estados Unidos.

Las exigencias que hacen algunos Estados para que se levanten las leyes norteamericanas que favorecen la emigración cubana y su asentamiento en EE UU más parecen motivadas por el deseo de que las mismas también sean conferidas a sus nacionales. Entonces luchen por eso y no porque se las quiten al sufrido pueblo cubano.

Despierta, América

_________________________________________________________________

Nota de la Redacción: el autor de este artículo es exdiplomático cubano y fue encargado de asuntos consulares de la embajada de Cuba en México

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 96