Pascua en Cuba: muerte y resurrección del individuo

Mick Jagger este viernes 25 de marzo en el concierto de The Rolling Stones en La Habana. (EFE/Ernesto Mastrascusa)
Mick Jagger este viernes 25 de marzo en el concierto de The Rolling Stones en La Habana. (EFE/Ernesto Mastrascusa)

Este Domingo de Resurrección asistieron a misa cientos de individuos que el pasado viernes cantaban junto a sus Satánicas Majestades en la Ciudad Deportiva de La Habana. Desde Jesús hasta The Rolling Stones, los cubanos quieren respirar más allá de los estrechos límites del sistema político y lo hacen a través de la música, la fe, la tecnología o la emigración.

El Domingo de Resurrección, la última solemnidad de la Semana Santa, fue el momento para que los cristianos de la Isla recordaran la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Muchos llegaron a los templos esperanzados después de una semana cargada de simbolismo, como no recordaban otra a lo largo de sus vidas.

Mientras los cristianos celebraban hace justo siete días la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, el presidente estadounidense Barack Obama aterrizó en La Habana. Durante dos días conmocionaría a la población con gestos sencillos y un discurso en el que invitó a mirar hacia el futuro y conservar las esperanzas.

El Viernes Santo el protagonismo le tocaría a Mick Jagger, quien hizo gala de sus " actitudes elvispreslianas" y sepultó con un megaconcierto en la capital cubana lo poco que de hombre nuevo quedaba aún en los cubanos.

Es imposible no leer "los signos de los tiempos" de lo que se ha vivido en los últimos siete días. La Pascua tiene un fuerte contenido liberador. Los judíos, por ejemplo, la conmemoran como el fin de su servidumbre en Egipto y su constitución como pueblo. En cambio, para los cristianos representa la derrota de la muerte en la resurrección mesiánica. Contiene un mensaje siempre actual: la única manera de vivir es enterrando lo arcaico, sea en el Mar Rojo o en el sepulcro que representa la estructura de pecado que pisotea al inocente.

Aunque todavía falta mucho para lograr una verdadera libertad religiosa, en el pasado quedaron las persecuciones y las asambleas pioneriles en que se humillaba a los cristianos

Irónicamente, tanto "satánicos" como cristianos corrieron la misma suerte cuando se pretendió sesgar la pluralidad de la nación en función de una ideología. Las tristemente célebres Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP) hermanaron al sacerdote, al disidente, al roquero y al homosexual.

En el año 2012, Cuba tuvo su primer Viernes Santo festivo desde 1959. Para ello se necesitó la visita e intercesión del papa Benedicto XVI. Aunque todavía falta mucho para lograr una verdadera libertad religiosa, en el pasado quedaron las persecuciones y las asambleas pioneriles en que se humillaba a los cristianos por el solo hecho de profesar una religión.

En 2016, para desconsuelo de los que pretendieron uniformar la nación, el prototipo de anti-hombre nuevo, con sus pantalones apretados y su bocaza procaz realizó el mayor concierto de la historia de Cuba y recordó los momentos en que escuchar su música era peligroso. Los cambios han comenzado, se puede percibir que no habrá vuelta atrás, a pesar de las reticencias de las fuerzas que pretenden perpetuar el pasado.

Cuba vive una Pascua peculiar, tiempos de pasos, a veces inciertos y de estilo ajiaco, pero sin dudas cargados de esperanza en que al final como siempre, terminará triunfando la vida.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 21