“Las cosas no van a cambiar de un día para otro”

Universidad de La Habana (14ymedio)
Universidad de La Habana (14ymedio)

“Ahora cuando levanten el bloqueo…” dice en tono de broma un estudiante a sus amigos sentados en el parque Mella de la Universidad de La Habana. Su frase termina mencionando algún problema que ha sido solucionado, supuestamente, por un previsible fin del embargo norteamericano a Cuba. El grupo ríe, y continúan hablando de la próxima fiesta de la Facultad de Derecho o del salario que gana un cibernético en empresas como Google.

Sentarse en el banco de al lado y escuchar furtivamente la conversación no suena muy correcto, pero es quizá la única forma de captar con cierta franqueza qué siente la Universidad sobre las últimas noticias. Realmente, pocos accedieron a contestar algo para este reportaje, e inclusive un grupo de jóvenes se disculpó con que “ya nos han hecho muchas preguntas hoy, todo el día la prensa extranjera ha estado por aquí”. Al presentarme como reportero, uno de ellos llegó a levantarse e irse. Resulta imposible conseguir un rostro o una declaración, aunque dos o tres solitarios están dispuestos –siempre con desconfianza y apuro– a ofrecer su visión particular.

Así está Alberto, quien sentado a un lado de la gran escalinata espera a que comience su turno de clases. “Hay que ver si todo no se queda en palabras, pero yo le daría más de un 50% de probabilidades a que las cosas marcharán bien”. Aún recela, sin embargo, tanto de los cambios por venir como de mi identidad. Por eso no quiere decir ni a qué facultad pertenece.

Una profesora recién graduada es algo menos escueta. “Sobre los acercamientos [entre los gobiernos] ahora mismo todos conversan”. Y parece tener razón, pues cerca de nosotros tres o cuatro estudiantes hablan del asunto. Ella confiesa: “Yo creo que el restablecimiento de las relaciones es más importante que el regreso de los presos. A fin de cuentas, ya eso como que se esperaba. Y por supuesto tiene mucha más influencia lo que pueda pasar a partir de ahora”. También se muestra más positiva que pesimista respecto al futuro.

Fuera de la colina universitaria, hacia un extremo de la ciudad, está el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, la universidad de las ingenierías. Sus alumnos fueron menos tímidos a la hora de emitir su criterio para este reportaje, y se mostraron por lo general mucho más entusiasmados respecto a las importantes declaraciones del miércoles.

La primera respuesta de tres de ellos que cursan Ingeniería en  Telecomunicaciones, sobre qué esperar del acercamiento Cuba-EE UU, tocó la mejoría en cuanto a conectividad. “Imagínate, es nuestra carrera”, comentan. “Esperamos que dentro de muy poco tengamos más posibilidades de acceder a Internet y que haya más avances en eso. Hasta los profesores han hablado de todo lo que puede significar [el anuncio]. Se va a poner bueno.”

En la facultad de Ingeniería Civil, un joven profesor del Centro de Investigaciones Hidráulicas (CIH) dice que también tiene fe. “Cuando me llegó la noticia por SMS, antes del anuncio del mediodía del miércoles, no me lo quería creer. Y el discurso de Obama… no me conformé con los resúmenes que habían puesto en TeleSur y lo escuché de nuevo en la noche. Pensaba que la traducción estaba mal, pero es verdad. Es maravilloso”.

Refiriéndose a las perspectivas de su especialidad en este nuevo ambiente, señala que “el acercamiento podría facilitarnos volver a utilizar los equipos del CIH, cuyo estado es bastante malo. Ahora mismo, por ejemplo, no podemos ensayar con el simulador de olas”. De todas formas, el entrevistado cuenta con que “las cosas no van a cambiar de un día para otro”.

Hace poco más de dos días la nación sufrió una sacudida política, y el viernes era la última jornada de clases del año para muchos estudiantes universitarios, que comenzarán sus vacaciones por navidad la semana próxima. El año 2015 representa una gran incógnita para algunos; pero a diferencia de otras veces la respuesta, cualquiera que esta sea, parece estar verdaderamente cerca. En pocas palabras: los universitarios no sabrán qué esperar, pero esperan.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5