Sin diálogo ni reconciliación, Cuba irá de mal en peor

Es hora de superar esta etapa de confrontación y asumir la reunificación de la nación con todas sus consecuencias

¿Que Raúl Castro se haya reunido y haya dado la mano a Obama y que los gobiernos encabezados por ambos hayan sostenido añoy medio de conversaciones secretas comprometen al general-presidente con las políticas agresivas de los gobiernos de EE UU?

El Gobierno cubano recibió para su sostenimiento miles de millones de rublos y armas de todo tipo provenientes de la antigua URSS y lo usó en apoyo a acciones guerrilleras y militares en otros países. ¿Eso convirtió al Gobierno cubano en mercenario de la URSS?

Fidel Castro recibió 50.000 dólares del expresidente Carlos Prío, el más anticomunista de todos los presidentes del primer medio siglo de República, para comprar el yate Granma. ¿Eso significó que Fidel respondiera a los intereses de Prio y que fuera su mercenario?

El Gobierno de EE UU suspendió su cooperación militar con la tiranía batistiana y contribuyó así a su caída. ¿Eso convirtió al Gobierno de EE UU en mercenario del Movimiento 26 de Julio, en agente castrista o viceversa?

El Movimiento 26 de Julio y los guerrilleros de la Sierra Maestra recibieron amplia ayuda económica de la burguesía y la oligarquía nacional. ¿Eso convirtió a los líderes de la Sierra en mercenarios de la oligarquía y la burguesía nacional?

Varios gobiernos del continente dieron ayuda militar a los barbudos de la Sierra Maestra en su lucha contra la tiranía batistiana. ¿Eso convirtió al movimiento antibatistiano en mercenario de esos gobiernos?

Varias informaciones de la época aseguran que oficiales de la CIA apoyaban de alguna forma al movimiento revolucionario contra Batista. Entre ellas está el testimonio de Liman Kirpatrick, Inspector General de la CIA que visitó La Habana en 1958, en su libro The Real CIA. ¿Podría por ello acusarse de mercenarios de la CIA a los combatientes revolucionarios cubanos?

El consulado de EE UU en Santiago de Cuba colaboraba ampliamente con los revolucionarios santiagueros que combatían la dictadura. ¿Esto convertía a esos revolucionarios en mercenarios de Washington?

Es cierto que no pocos, opositores y funcionarios del Gobierno, han vivido durante años del negocio de la confrontación. Pero la mayoría de ellos lo ha hecho por ideales

¿Que la National Endowment for Democracy (NED) haya enviado ayuda económica a opositores cubanos que luchan pacíficamente por la democracia en Cuba los convierte en mercenarios de EE UU? ¿Qué Coco Fariñas aparezca en una foto con Posada Carriles lo convierte en terrorista?

Es verdad que la Brigada 2506 que protagonizó la invasión de Girón fue entrenada, armada, apoyada y transportada por el Gobierno de EE UU y sus agencias de inteligencia con el fin de derrocar el Gobierno revolucionario en 1961. Pero, ¿eso niega que la gran mayoría de los miembros de aquella brigada hayan participado en esos hechos por liberar a su patria del castrocomunismo? ¿Eran mercenarios de EE UU que vinieron a combatir por el dinero que le pagaban?

También es cierto que no pocos opositores y funcionarios del Gobierno cubano, han vivido durante años del negocio de la confrontación. Pero no es verdad que la mayoría de ellos hayan defendido sus posiciones, incluso con las armas en la mano, por dinero o por beneficios personales. La mayoría siempre lo ha hecho por ideales. Ni a unos ni a otros se les podría tildar de mercenarios.

¿Se podría llamar mercenarios del Gobierno castrista a todos los periodistas, funcionarios del partido y oficiales de las Fuerzas Armadas y de la Seguridad del Estado que defienden su Gobierno y lo que consideran su revolución y por ello reciben altos salarios y algunas prebendas? Absurdo.

Con análisis sesgados, simplistas y unilaterales de la historia cubana y sus realidades, sin tener en cuenta los intereses de las otras partes afectadas y desconociendo los valores más progresistas correspondientes a cada época, no es posible llegar a entendimientos.

"Hay que hacer justicia por los alfabetizadores asesinados, por los muertos en atentados a embarcaciones, instalaciones económicas y misiones oficiales, por el crimen de Barbados y de una lista interminable", dicen unos.

"Hay que hacer justicia por los cientos de asesinados en el Escambray, por los miles muertos en el mar por escapar del comunismo, por los niños y mujeres del remolcador 13 de Marzo, por los Hermanos al Rescate y los tres jóvenes que asaltaron una lancha¨, dicen otros.

No pido a nadie que olvide, pero sí creo que sin transparencia informativa, sin veracidad, sin integralidad en el análisis histórico y sin perdón no habrá reconciliación posible. Al menos hasta que desaparezcan las generaciones envueltas en las luchas políticas cubanas de las últimas décadas.

Acusar de mercenarios, terroristas y asesinos a todos los que no comparten una visión del país, no es más que un pretexto para seguir con la confrontación

Acusar de mercenarios, terroristas y asesinos a todos los que no comparten una visión particular de país y a todo el que reciba ayuda de otros para su lucha, no son más que pretextos de los extremos para seguir con la confrontación y no entrar en un diálogo, por miedos diversos.

Los viejos comunistas cubanos eran acusados de recibir de dinero de Moscú para tratar de descalificarlos y desprestigiarlos.

No es justo, no es legítimo y no es constructivo que desde alguna de las partes se siga con esas acusaciones absurdas a todos los que se han visto envueltos en estas luchas desde alguno de sus ángulos.

¿Por qué no acabamos de reconocer todos de una vez que se acabó la época de la confrontación armada, militar, del lenguaje de la guerra fría y estamos en una época de luchas políticas, pacíficas, democráticas, donde cada uno pueda defender sus ideas libremente?

Seamos serios. ¿Cómo los opositores al Gobierno cubano podrían objetivamente sostener una lucha política, pacífica, por sus ideales sin ayuda externa alguna, cuando todo el mundo sabe que vivimos en un país donde el Gobierno controla todo absolutamente?

¿Acaso en la propia izquierda democrática no hemos sido víctimas de ese control absoluto, absurdo y contraproducente que termina dejando a la gente sin sustento vital y que al final se vira contra sus propios operadores?

¿Cómo olvidar que funcionarios de alto y mediano nivel del Gobierno y oficiales de las FAR y el MININT de alta y mediana graduación, sospechosos de perestroikos y debilidades ideológicas fueron enviados masivamente a retiro y a ¨cumplir otras misiones importantes¨ para limitar su acceso a información y decisiones entre 1989 y 1994?

¿Cómo olvidar que algunos compañeros fueron separados de sus cargos y perdieron sus cuentas de Internet o Intranet por el hecho de usarlas para difundir artículos críticos del socialismo de Estado y que proponían públicamente formas de avanzar hacia un socialismo participativo y democrático después de que el mismísimo Fidel Castro advirtiera a fines del 2005 que los mismos revolucionarios eran los únicos que podrían destruir la revolución por la corrupción y el burocratismo existentes, y al mismo tiempo llamara a contribuir en esta lucha?

La actitud de la delegación enviada por el Gobierno de Cuba al foro de la Sociedad Civil de la reciente VII Cumbre de Las Américas ha sido una muestra de esa vieja mentalidad extremista, intolerante y neoestalinista en la dirección de las organizaciones políticas y de masas dependientes del PCC que se pretenden únicas representantes de la sociedad civil cubana.

¿Cómo los opositores podrían sostener una lucha política sin ayuda externa cuando vivimos en un país donde el Gobierno controla todo?

¿Cree posible el Gobierno de Raúl Castro que puede salir del actual atasco económico con la colaboración de su enemigo histórico pero sin cambios esenciales en el modelo político-económico que partan de un nuevo consenso nacional y tenga la aprobación de los trabajadores, cuentapropistas, cooperativistas, empresarios cubanos, opositores y discrepantes?

¿Cree realmente el Presidente Cubano que el 97% de aprobación a la Constitución en 1976, es la misma que tienen hoy su Gobierno y sus políticas? ¿Se olvida de que en las últimas elecciones casi el 13% de los votantes no fue a las elecciones, voto en blanco o anuló su boleta? ¿No sabe el general y presidente que en los últimos años se van de Cuba por distintas vías más de 30.000 cubanos y no conoce acaso el potencial migratorio de más de un millón de cubanos que desean abandonar el país?

¿Cree el General de cuatro estrellas que el pueblo desconoce el alto nivel de nepotismo y corrupción que corroe el sistema que defiende?

Si el actual gobierno encabezado por Raúl Castro no es capaz de controlar su ala extrema y de entrar en un proceso de diálogo, reconciliación nacional y democratización de la sociedad, difícilmente el país pueda encaminar su desarrollo en paz y contar con la ayuda profesional y económica, que necesita, de todos los cubanos, no importa donde estén, y de la colaboración externa. En todo caso, Cuba puede ir de mal en peor.

Es hora de acabar de entender que, con nuestras diferencias políticas e ideológicas, con nuestros dolores por hechos pasados, no nos queda mas remedio que superar esta etapa de confrontación y asumir la reunificación de la nación con todas sus consecuencias.

De lo contrario, corremos el riesgo de convertir nuestro país en un estado fallido, sea porque la economía se siga enlodando en el vacío de las inconsecuencias del estatalismo asalariado, sea por nuestra incapacidad para dialogar y terminar en un enfrentamiento fratricida provocado por quienes desde los extremos prefieren que Cuba se hunda en el mar, a reconocer errores y sentarse en la mesa de diálogo.

Los que queremos resolver los problemas de Cuba, estemos dentro o fuera del Gobierno y dentro o fuera de Cuba, pongámonos a trabajar seriamente por el diálogo y la reconciliación en un marco democrático y de derechos, donde los extremos sean otro mal recuerdo de nuestra historia.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 147