Halloween y el 'porrismo', en el punto de mira de la prensa oficial

Jóvenes disfrazados durante la celebración de Halloween en La Habana (Foto Luz Escobar)
Jóvenes disfrazados durante la celebración de Halloween en La Habana (Foto Luz Escobar)

Se veía venir la respuesta. Sólo era cuestión de tiempo que la prensa oficial reaccionara ante las celebraciones por Halloween vividas en varios puntos de nuestra geografía nacional. La edición de este viernes del periódico Granma ha respondido a los rostros cubiertos de máscaras y pintura, e incluso ha arremetido contra un campeonato panamericano de porrismo que se realizó en la Ciudad Deportiva de La Habana.

En un texto titulado Rarezas no tan raras, el periodista Pedro de la Hoz se pregunta indignado: "¿Por qué dejarse arrastrar por la lógica del mercado o la asimilación acrítica, o mejor dicho, neocolonial de influencias foráneas?". Sin embargo, el texto se enfoca en su totalidad en que ambos divertimentos nos han llegado desde tierras norteamericanas, con lo cual parece decirnos que si mañana importamos una celebración japonesa o boliviana, no se espantará para nada.

Al periodista no le han molestado tanto los colmillos de Drácula ni los saltos en sayas cortas de las porristas, sino el hecho que "de camino hacia la Ciudad Deportiva y en las cercanías de los Jardines de la Tropical algunos jóvenes exhibían en su anatomía prendas con la bandera norteamericana". Ese es el disfraz que le ha quitado por estos días el sueño a De la Hoz.

También reconoce, no obstante, que "cada quien es libre de copiar hábitos ajenos a su tradición o de hacer suyos valores e imágenes vengan de donde vengan", una postura que puede evidenciar desde una lenta transición hacia la tolerancia o una clara muestra de lo poco que puede hacer por controlar las ansias de ser parte de la "aldea global", que van creciendo entre los cubanos.

De la Hoz termina por aceptar que pasearse disfrazado por la calle no debe constituir ningún delito siempre que no se transgredan las leyes. Aunque sí cuestiona directamente a las instituciones estatales que cobijaron las fiesta de Halloween del viernes 31 de octubre. "Lo raro, y en mi opinión preocupante, es que desde instituciones, cuya misión social implica preservar valores identitarios, se promuevan tales prácticas", refiere en tono amenazante este periodista que muchos identifican con la voz que viene de "por allá arriba".

El texto aparecido en Granma contiene una enumeración de los centros nocturnos y recreativos que se sumaron a la noche de brujas, como el Salón Rosado, los Jardines de la Tropical, el 1830, el Diablo Tuntún y el Salón Rojo del Capri. Pedro de la Hoz concluye que "ni Artex, ni la Egrem, ni la administración de una instalación turística o recreativa deberían prestarse para la promoción de tales eventos". Así, desde esta misma mañana, el pánico se ha extendido entre los administradores y gerentes de esas empresas.

Los regaños se centraban en el hecho de permitir una celebración norteamericana en locales de gestión estatal

Empleados del restaurante 1830, que prefirieron el anonimato, refirieron que el lunes pasado ya habían comenzado a llegarles fuertes reprimendas por parte de las autoridades del Partido Comunista en la Ciudad de La Habana. Los regaños se centraban en el hecho de permitir una celebración norteamericana en locales de gestión estatal y “alentar la importación de tradiciones culturales foráneas”.

Este viernes, la ofensiva ha subido unos grados hasta llegar al principal periódico del país y bajo la firma de uno de los más importantes voceros del oficialismo. Así que Halloween está sentenciado. Ha pasado a ser cadáver, zombi o muerto vivo para los cubanos. El Granma acaba de enterrarle la hoz en la frente.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 29