Un puente entre Canarias y Cuba

Diccionario de expresiones y refranes al uso en Cuba y en Canarias, publicado por la Editorial Capiro.
Diccionario de expresiones y refranes al uso en Cuba y en Canarias, publicado por la Editorial Capiro.

Me atrevo a afirmar que en este país no hay nadie que no tenga algún inmigrante isleño entre sus ancestros. La influencia de las islas en la Isla es tan determinante que nos salta a la vista en casi cada aspecto de nuestros modos cubanos. Por ejemplo, es bien conocido que el habla de la Cuba guajira al occidente de Ciego de Ávila es muy similar en su pronunciación y léxico a la de las Canarias, e incluso indistinguible en ciertas áreas.

Precisamente a documentar, y por qué no, a fijar esa semejanza léxica, se dedica el Diccionario de expresiones y refranes al uso en Cuba y en Canarias, un libro publicado por la muy pilonga Editorial Capiro en su colección Margen Apasionado. Su autor, Luis Alberto Alfaro Echevarría, es profesor titular del departamento de Letras de la Universidad Marta Abreu de Santa Clara y ha publicado numerosos libros y artículos en los que documenta la influencia de lo español en lo cubano, de lo cual, según don Fernando Ortiz, constituye su raíz troncal.

Loable labor en estos tiempos en que por non sanctas razones se suele intencionadamente olvidar que, por ejemplo, en las costumbres nuestras que solemos achacar a África hay más de callejón sevillano o de patio interior matritense, de religiosidad o espiritualidad mediterránea, de sensualidad granadina, de ritmos y musicalidad gitanesca que de Costa de Marfil, del Congo o de Angola. Y es que la tendencia a la bulla, a la chusmería, a la sandunga... no nos la dejaron los negros, sino los blanquitos de España.

En especial por su importante trabajo de rescate de la influencia guanche en Cuba, Alfaro Echevarría ha merecido por tres ocasiones el Premio de Ciencias Sociales que entrega la Asociación Canaria de Cuba, la cual, de modo significativo, lleva el nombre de la Madre de la Patria Cubana, doña Leonor Pérez, madre de nuestro José Martí, nacida en Santa Cruz de Tenerife y en quien se encarnan los, para bien o para mal, tradicionales modos maternales cubanos. Los cuales, si algo tienen que ver, y mucho, es con los instintivos modos de las "gatas paridas" y nada en absoluto con los excesos cívico-patriótico romanos, demasiado teatrales en un aspecto de la vida humana en que los cubanos no toleramos esa actitud.

El 'Diccionario de expresiones y refranes al uso en Cuba y en Canarias', obra esencial en la biblioteca de todo aquel que ame lo cubano, nos documenta más que en la similitud, en el claro origen del habla cubana, sobre todo de nosotros, los guajiros de la zona occidental de la Isla

El Diccionario de expresiones y refranes al uso en Cuba y en Canarias, obra esencial en la biblioteca de todo aquel que ame lo cubano, nos documenta más que en la similitud, en el claro origen del habla cubana, sobre todo de nosotros, los guajiros de la zona occidental de la Isla. Si no, escúchese esta pequeña selección de expresiones fijadas en este libro, en las que incluso se puede notar la adaptación de las frases canarias a las nuevas condiciones de la Isla situada en la otra cara atlántica:

"A río revuelto, ganancias de pescadores". Frase bien conocida en Cuba, que en las Canarias se dice: "A mar revuelta, ganancias de pescadores". En ambos lugares, "se emplea cuando una persona se aprovecha de las situaciones confusas para beneficiarse".

"Apretar el culo y darle a los pedales". En las Canarias: "Apretar el culo contra la banca". En ambos lugares, "señala que una persona tiene que enfrentar consecuencias negativas, sean económicas o de otra índole".

"Arder como Cafunga". En las Canarias: "Arder como Cafús". Aquí y allá, "expresa las malas consecuencias que traerá un problema a alguien".

"Caballo grande, ande o no ande". En las Canarias: "Burro grande, ande o no ande".

"Cada cual hace de su culo un tambor". En las Canarias: "Cada cual hace de su culo un pandero". Mediante esta expresión, se "señala que una persona hace lo que desea con sus asuntos, aunque su decisión no sea considerada sensata".

"Durar menos que un merengue en la puerta de un colegio". En las Canarias: "Durar menos que un caramelo en la puerta de un colegio".

"En casa del carajo", mediante la cual en ambos territorios insulares se indica lejanía extrema.

"Estar más negro que un totí", frase mediante la cual los cubanos expresamos lo mismo que los isleños en estar más negro que un cuervo.

Se nota aquí la evolución adaptativa de las frases guanches a la Isla feracísima en que, a diferencia de las resecas islas originales, hasta un palo medio seco plantado de cerca no tardaba en prender y convertirse en árbol, en la que la insularidad mucho más extensa alejaba las costas hasta quedar siempre más lejos que los mil y un arroyos y corrientes que surcaban el nuevo terruño. Estos, en consecuencia, pasaban a ser más importante para la subsistencia que la mar inmensa, visible desde cada punto de las pequeñas islas oceánicas. O su adaptación al país moderno, no tan atado a la inveterada inmovilidad española, en que las bicicletas podían sorprenderte en cualquier trillo, y donde por consiguiente cabía dejarse caer las posaderas en algo más extraordinario que un simple taburete.

Libro imprescindible este de don Luis Alberto Alfaro Echevarría para entender de dónde venimos, que en todo caso es ya un gran paso para averiguar hacia dónde nos conviene ir. Para usurpar el título a don Julián Marías, hacer inteligible a Cuba y encontrar en un final sus profundas razones históricas.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6