El triunfo del gradualismo en Perú

Fujimori, desde un hotel en Lima, asegura que representa la voz de los peruanos que reclaman la presencia del Estado. (EFE)
La candidata presidencial Keiko Fujimori. (EFE)

Lo más interesante de la primera ronda de las elecciones peruanas del 10 de abril, que terminará con un desempate el 5 de junio entre Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski, es que casi el 80% de los peruanos votaron en contra de un modelo de izquierda "bolivariano" como el de Venezuela.

La evolución ganó, la revolución perdió. Fue un resultado muy significativo, porque mostró que las más de dos décadas de políticas que fomentan la inversión en Perú están dando resultado, y que la mayoría de los peruanos así lo entienden.

La economía de Perú ha crecido sostenidamente, y la pobreza ha disminuido drásticamente durante las dos últimas décadas, en los últimos años sin el autoritarismo ni la represión política que hemos estado viendo en Venezuela, Ecuador, Bolivia y otros países "bolivarianos".

La primera ronda de elecciones mostró que las más de dos décadas de políticas que fomentan la inversión en Perú están dando resultado

Las estadísticas de Perú hablan por si solas. Desde 1990, la economía de Perú ha crecido en un promedio del 4,7%, en gran medida sin los altibajos de sus vecinos. Según el Fondo Monetario Internacional, la economía peruana crecerá en un 3,7% este año, en lo que será uno de los mejores desempeños de América Latina.

El índice de pobreza de Perú se ha reducido del 60% de la población en la década de 1990 al 23% en la actualidad, según el Banco Mundial. A pesar del crecimiento de la población, el número de personas que viven en la pobreza ha disminuido de 3,4 millones en 1994 a 1,1 millones hoy en día, afirma el Banco Mundial.

Los votantes escogieron por abrumadora mayoría a dos políticos de centro-derecha para la segunda ronda electoral. Fujimori, conocida por su nombre de pila, Keiko, consiguió el 39% de los votos, mientras que Kuczynski, más conocido como PPK, recibió el 21%, y la populista de izquierda Verónika Mendoza quedó en tercer lugar con el 19% de los votos.

Algunos sondeos llevados a cabo antes de la primera ronda sugieren que PPK tendría una ligera ventaja en la segunda vuelta. Casi la mitad de los peruanos dijeron en las encuestas que nunca votarán por Keiko, porque la ven como la heredera política de su padre, el expresidente autoritario Aberto Fujimori.

Mendoza, la candidata de izquierda que quedó en tercer lugar, no ha ocultado sus simpatías por el Gobierno "chavista" de Venezuela. En una entrevista reciente con RBC tv de Perú, ella se refirió al líder político venezolano encarcelado Leopoldo López y a otros miembros de la oposición como "golpistas".

Comparativamente, PPK me dijo en una entrevista reciente que él está a favor de López y de la oposición venezolana. Cuando le pregunté a PPK si, de ser elegido, él pediría que la Organización de Estados Americanos aplique su Carta Democrática Interamericana en contra de Venezuela — una medida que ejercería la presión regional sobre el Gobierno de Venezuela para que respete las reglas democráticas —, PPK asintió con la cabeza y dijo: "Es fundamental que haya un cambio en Venezuela".

Añadió que Venezuela "es un país que, debido a su historia reciente, especialmente desde 1999, ha tomado un camino completamente equivocado".

El resultado de las elecciones de Perú marca otro golpe para la izquierda autoritaria de Latinoamérica, que acaba de sufrir derrotas electorales de diversa índole en Venezuela, Bolivia y Argentina

El resultado de las elecciones de Perú marca otro golpe para la izquierda autoritaria de Latinoamérica, que acaba de sufrir derrotas electorales de diversa índole en Venezuela, Bolivia y Argentina.

Tanto PPK como Keiko afirman que continuarían con las políticas económicas de Perú al mismo tiempo que invertirían más en servicios sociales. "Hemos mejorado mucho en lo que se refiere a ahorrar, y hemos crecido mucho, pero no hemos invertido lo que se necesitaba en la educación y la salud", me dijo PPK.

Mi opinión: Es cierto que Perú tiene varias asignaturas pendientes. Aunque ha crecido y ha reducido la pobreza sostenidamente, la distribución de sus ingresos no ha mejorado a lo largo de los años. El 20% más rico de la población todavía representa el 49% de los ingresos del país, lo mismo que en 1994, según el Banco Mundial.

Sin embargo, Perú ha reducido la pobreza y aumentado la prosperidad muchísimo más que Venezuela y otros países que se proclaman "revolucionarios", y que han destruido sus economías en una fiesta de corrupción. Mientras que los peruanos han reducido la pobreza a la mitad y su economía sigue creciendo, se proyecta que la economía de Venezuela se desplomará otro 8% este año — una de las mayores debacles económicas del mundo — y los estantes de los supermercados venezolanos están vacíos.

No importa quién gane la segunda ronda de votaciones en Perú –pero especialmente si gana PPK, quien cuenta con mejores credenciales democráticas y económicas – es probable que el país continúe creciendo y reduciendo la pobreza. Su método gradualista, y su respeto a las reglas democráticas desde la caída de Alberto Fujimori, deberían ser una fuente de inspiración para muchos países de la región.

________________________________________________________________________

Nota de la Redacción: este análisis ha sido publicado previamente en El Nuevo Herald. Lo reproducimos con la autorización del autor.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 31