De “mercado de los ricos” a “mercado de los inconformes”

A las afueras del Mercado de la Calle Tulipán, muchos vecinos esperaban su reapertura esta mañana (Foto Luz Escobar)
Entrada del Mercado de la Calle Tulipán el día de su reapertura. (Foto Luz Escobar)

"Antes era más caro, pero se podían conseguir los productos", afirma una cliente habitual del conocido mercado agrícola de la calle Tulipán. Hace apenas dos semanas la reinauguración de este concurrido "agro" se ganó un amplio reportaje en el noticiero estelar de la televisión. Pasado quince días los reporteros tuvieron que regresar para constatar con sus cámaras y sus micrófonos que las expectativas levantadas están a años luz de ser cubiertas.

Tras 45 días de cierre, uno de los mercados agrícolas insignes de la capital cubana se reinauguró con tarimas recién pintadas, una nueva modalidad comercial y los mismos problemas que lastran el comercio de productos del campo. Donde antes asomaban las lechugas, los plátanos manzanos y hasta los chorizos de producción artesanal, hoy sólo se ven productos como la col, los insípidos plátanos burros y las viandas más primarias.

Los vecinos de la zona se quejan ahora de que los precios aún se mantienen muy alejados del poder adquisitivo de la media poblacional y de una tablilla de ofertas reducida en comparación con la anterior etapa del mercado. "Han convertido a este mercado, en uno más... tan mal abastecido y sin especialidades como cualquier otro de la ciudad", cuenta Gerardo un anciano que se dedicó toda su vida a capitanear barcos y dice recordar todavía el sabor de las "manzanas, las uvas y el kiwi".

"Han convertido a este mercado, en uno más... tan mal abastecido y sin especialidades como cualquier otro de la ciudad"

Por otra parte la variedad de la oferta en el recién estrenado mercado no llega a parecerse a los mejores tiempos de un sitio que fue conocido como "el mercado de los ricos", en contraste con su vecino de precios topados, regenteado por el Ejército Juvenil del Trabajo (EJT) y al que la gente llama por contraste "el agro de los pobres".

River Blanca, administrador de la entidad, dijo que pensaban abrir tres tarimas más pero reconoció que, aunque ya se resolvió el problema inicial con la refrigeración, aún no se han encontrado productos a un precio más barato para tener un suministro estable de cárnicos, especialmente de cerdo y carnero, que eran tradicionales en esas tarimas.

Una de las inquietudes recogidas en el reportaje de la prensa oficial es la propuesta de que se pongan límites a los precios en los artículos de mayor demanda, pero los especialistas demuestran que este tipo de medidas restrictivas ocasiona desabastecimiento en los mercados.

A juicio de los conocedores la solución sigue siendo la consabida elevación de la producción, que se ha convertido en "el santo grial" de la agricultura cubana. Por el momento las jabas salen medias vacías del mercado de Tulipán y las sonrisas de satisfacción no acaban de asomar en el rostro de sus inconformes clientes.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 18