Abren en Holguín la primera tienda de mascotas

La ardilla roja es fruto de la iniciativa de un empresario privado. (Fernando Donate/14ymedio)
La ardilla roja es fruto de la iniciativa de un empresario privado. (Fernando Donate/14ymedio)

La primera tienda de mascotas de la provincia de Holguín abrió sus puertas, en la primera semana de junio, con el nombre de La Ardilla Roja. El lugar, fruto de la iniciativa de un emprendedor privado, está ubicado en la calle Cuba esquina a José Antonio Cardet de la capital provincial y provoca la curiosidad de los transeúntes que pasan frente a su puerta.

Por el momento, son más los que acuden a mirar que quienes compran. Tampoco faltan los críticos a los que sorprenden los precios o algunos productos para animales que ni siquiera se pueden encontrar en las tiendas para seres humanos. A tono con los establecimientos estatales que permiten pagar en ambas monedas, todas las mercancías pueden adquirirse en pesos convertibles o su equivalente en moneda nacional.

La oferta, por el momento, incluye la venta de cuatro razas de perros. Un pekinés o un pastor checo se comercializan por 40 pesos convertibles cada uno, mientras que el chow chow cuesta 60 y una pastora alemana 70. Estos precios suponen la inversión de al menos dos meses de salario para adquirir una de estas bellas mascotas.

En la tienda también se puede adquirir una amplia gama de accesorios caninos como pecheras, juguetería, collares antipulgas y antigarrapatas, champú, peines, cepillos o pasta de dientes. La oferta no acaba ahí, quienes vayan a viajar pueden contar con transportadores para su mascotas y también se comercializan camas para la casa, platos, ropa y hasta zapatos. Entre las "prendas de vestir" se pueden encontrar suéteres, batas y abrigos para cubrir al animal durante el invierno, a pesar de las altas temperaturas que exhibe Cuba casi todo el año.

Comprar una mascota puede suponer el salario de dos meses de un cubano medio

También se presta el servicio de peluquería para los animales que incluye baño, peinado, pelado, corte de uñas y limpieza de orejas.

El cliente, como oferta adicional, podrá obtener orientaciones sobre la crianza y el cuidado del animal. A las mascotas se les puede realizar un examen clínico en la propia tienda y, en caso de que presenten un problema de salud, serán remitidas a la clínica veterinaria.

Luis Rodríguez Hijuelo, dueño del local y poseedor de una patente como criador-vendedor de animales afectivos, asegura que ya son muchos, en particular niños y adolescentes, que reciben consejos de forma gratuita.

Antes de abrir la tienda, Rodríguez Hijuelo trabajó como vendedor ambulante. las autoridades sanitarias holguineras le prohibieron comercializar ardillas, uno de los animales que ofertaba, argumentando que los podían ser portadores o transmisores de numerosas enfermedades. Esa experiencia es la que le dio la idea para bautizar su nuevo negocio como La ardilla roja.

En un futuro la ampliación del negocio permitirá incrementar la oferta en la cantidad y variedad de animales, espera Rodríguez, que también tiene prevista la venta de aves como cacatillos, australianos, canarios, gallinas exóticas y felinos como los gatos siameses.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 15