‘Convivencia’ cumple ocho años

Patio de la casa de Karina Gálvez, con el 'Muro de la Convivencia' atrás, durante una tertulia. (Convivencia)
Patio de la casa de Karina Gálvez, con el 'Muro de la Convivencia' atrás, durante una tertulia. (Convivencia)

El 15 de octubre de 2007, nació un proyecto que, unos meses después, en febrero de 2008, tomaría el nombre de Proyecto y revista Convivencia. Era una iniciativa de los miembros del consejo de redacción de la otrora revista Vitral y fundadores del Centro de Formación Cívica y Religiosa de la Diócesis de Pinar del Río.

De manera informal, aprovechando los lugares privados que ofrecían los propios participantes, iba tomando cuerpo este importante ejercicio que llamamos desde aquel entonces "las tertulias de formación ciudadana". Así comenzó un debate que perdura hasta hoy sobre temas de contenido social, cultural o político, ya sea de la realidad cubana o internacional. Se creaba, de esta forma, un espacio que sirve de escuela para la democracia y la participación, un camino de formación del hombre y la mujer cubanos como personas libres y como ciudadanos responsables, una vía eficaz para ayudar a sanar el analfabetismo cívico y político que aqueja a los cubanos.

Poco a poco fue articulándose esta iniciativa ciudadana y ya en el marco del Proyecto Convivencia, junto a otros de sus microproyectos, como el de realización de audiovisuales y el itinerario de pensamiento blogger para Cuba, se establecieron muchos vínculos con otros miembros de la sociedad civil cubana. Respondíamos así a uno de los principales objetivos de Convivencia: reconstruir el tejido de la sociedad civil cubana a través del entrenamiento a tejedores de convivencia, que a su vez se convierten en multiplicadores del mensaje reconciliador en cada uno de los grupos a los que pertenecen.

Los interventores del Gobierno colocaron allí un muro de zinc, acero y cemento que permanece hasta la fecha y al que llamamos el Muro de Convivencia

El 15 de diciembre de 2009 fue intervenido por el Gobierno el patio donde se realizaban las tertulias de formación ciudadana. Los interventores, en unas pocas horas, colocaron allí un muro de zinc, acero y cemento que permanece hasta la fecha y al que llamamos el Muro de Convivencia. Esa gran pared es, desde entonces, nuestro más preciado símbolo. En ella, quien ha querido ha estampado su grafiti y es el lugar propicio para hacernos siempre la querida foto de familia. Este bloqueo del espacio físico no impidió que los miembros, amigos y visitantes del Proyecto nos reuniéramos en lo que quedó "a un lado del muro", porque como reza uno de los textos que aparecen estampados: "¿Quién pone muro a las ideas?".

Por Pinar del Río han pasado cientos de personas, allí disfrutando de un café bien cubano y al aire libre o a la intemperie. Hemos hablado de cultura, de arte, de política y religión, de la salud, de los medios de comunicación y de otros innumerables temas. Cada proyecto de la verdadera e independiente sociedad civil cubana que nos visita encuentra un espacio propicio para el debate y la inclusión y se hace partícipe y protagonista de aquello que surgió hace ya ocho años y que llegó para quedarse. Pintores, músicos, artistas en general, blogueros y periodistas, abogados y maestros, campesinos y diplomáticos, cubanos y extranjeros, han compartido junto a Convivencia su preciado tiempo, para trabajar por la educación ciudadana. Creemos que la educación ética y cívica de todos los cubanos es el único camino que va a darle solidez al futuro de libertad y progreso para Cuba.

Hoy el Proyecto ha dado un salto cualitativo y se ha convertido en el Centro de Estudios que lleva el mismo nombre, que es, al final, nuestro espíritu y nuestro mayor propósito: Convivencia, pacífica y civilizada. No obstante, seguimos fieles a la esencia del primer día: pensar Cuba en este umbral que se abre para la ciudadanía y la sociedad civil.

Muchas felicidades a todos los miembros de Convivencia y a todos los amigos que nos han visitado en estos primeros ocho años. ¡Muchas gracias a todos!

________________________________________________________________________________________________

Nota de la Redacción: Yoandy Izquierdo Toledo (Pinar del Río, 1987) es miembro del Consejo de Redacción de la revista Convivencia.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5