Cuba asegura que el zika no ha entrado al país

Una mujer embarazada recibiendo cuidado médico en Cuba. (Interpress Service)
Las embarazadas en Cuba no han sido informadas de los riesgos para el neonato si son infectadas con el vírus del Zika. (Interpress Service)

Cuba se mantiene en vilo ante el avance del virus del zika, que podría afectar a entre tres y cuatro millones de personas en América este año, según ha advertido la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Las autoridades de salud en la Isla han negado insistentemente este jueves que existan casos de la enfermedad en el país por el momento.

El doctor Francisco Durán, director Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap) declaró en el noticiero estelar que en territorio cubano "no se ha reportado ningún caso" de esta enfermedad "ni por las manifestaciones clínicas ni porque se haya hecho un estudio de laboratorio como tal".

El funcionario puntualizó que lo más importante es que toda persona que tenga un síndrome febril acuda a su médico de familia o policlínico. Para el especialista el riesgo está en "que venga una persona que tenga el virus" y "que un mosquito la pique y pique a otra persona".

Las últimas semanas han sido especialmente lluviosas en el occidente y centro de la Isla, creando las condiciones propicias para la reproducción del Aedes aegypti, el principal transmisor de la enfermedad.

Fuentes médicas consultadas por este diario aseguran que se han ampliado las preguntas que se hacen a los residentes de las barriadas con alta incidencia de dengue y donde también es más probable la expansión del zika.

En las calles, el tema del zika apenas despierta alarma porque muchos lo ven como un problema en otros países. "Bueno, lo que ha dicho la televisión es que aquí no hay"

"Hasta hace algunas semanas sólo preguntamos si había alguien con fiebre en casa o si tenía dolores en las articulaciones, pero ahora también indagamos si tienen manchas rojas en la piel o en los ojos", comenta una enfermera vinculada a un policlínico en la habanera barriada del Cerro, una zona que tradicionalmente ha tenido una alta incidencia de dengue.

"Aquí hay mucho hacinamiento en varias partes del municipio y, además, como hay problemas con el suministro de agua las familias mantienen tanques que son un lugar ideal para la cría del mosquito", asegura.

En las calles, el tema del zika apenas despierta alarma porque muchos lo ven como un problema en otros países. "Bueno, lo que ha dicho la televisión es que aquí no hay, así que nos hemos librado por el momento", asegura un empleado de un cafetería estatal en la calle Galiano.

En una de las consultas del hospital de Obstetrícia y Ginecología Ramón González Coro, las pacientes que esperaban por una consulta tampoco estaban advertidas al respecto. "No, el médico no me ha dicho nada del zika hasta ahora, pero yo estoy a punto de parir así que no creo que en mi caso sea un peligro", comenta Dayana, quien espera su segundo hijo.

A las afueras de la consulta de mujeres con riesgo obstétrico hay varios carteles que advierten sobre el hábito de fumar y los peligros en el embarazo. Otro muestra el momento del parto con todos los detalles anatómicos para que las madres se preparen mejor para el proceso. Ninguno advierte sobre el zika.

En Brasil, el país donde se detectaron los primeros casos del virus se han contabilizado un millón y medio de casos y 4.180 bebés nacidos con microcefalia, una dolencia que se relaciona con la enfermedad.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 16