Las brujas se apoderan de La Habana

Halloween. (14ymedio)
Brujas y calabazas comenzaron a invadir La Habana desde el pasado fin de semana y llegaron a su apoteosis durante la noche del lunes. (14ymedio)

Brujas y calabazas comenzaron a invadir La Habana desde el pasado fin de semana y llegaron a su apoteosis durante la noche del lunes. La celebración de Halloween se abre paso en la Isla entre el rechazo oficial y el entusiasmo de los jóvenes, mientras el sector privado aprovecha la oportunidad para comercializar accesorios, organizar fiestas de disfraces y engalanar sus locales con falsas telarañas o calaveras.

"Ya no nos queda ningún disfraz", explicaba el lunes una vendedora de la tienda Octava Maravilla, especializada en regalos y decoraciones en el municipio Playa. Una cartel publicitario invitaba a "disfrutar la fiesta de Halloween" con las ofertas del negocio privado, que cuenta con otra filial en el Vedado.

Algunos se adelantaron a la fecha y desde el viernes comenzaron a deambular por la capital maquillados como zombis, con heridas sangrantes dibujadas en el rostro, colmillos, envoltorios de momias y sombreros de hechiceros. A diferencia de otros años, los ornamentos se han hecho más sofisticados y variados.

"Pensé en vestirme de conejita, pero al final me decidí por la madrastra de Blancanieves", cuenta Raiza, de 18 años. Para la muchacha han sido "unos días muy divertidos" pues el pasado viernes participó en una fiesta exclusiva en el teatro Bertolt Brecht, a la que solo se podía entrar con disfraz. "El fin de semana me lo he pasado toda pintoreteada".

El restaurante La Esencia centró su espectáculo en la comunidad LGBT y, junto a la ambientación con cráneos, fantasmas, espectros y decapitados, actuaron los transformistas Chantall, Maridalia y Blanquita, esta última conocida como la Reina del Humor. Para entrar al lugar los clientes debían atravesar un tenebroso cementerio habilitado en el jardín, con lápidas y fémures que brotaban de la tierra.

En las facultades de La Colina se prohibió cualquier actividad o fiesta alusiva a la fecha

Un universitario que bailaba en el local dijo que en las facultades de La Colina se prohibió cualquier actividad o fiesta alusiva a la fecha. Los profesores aclararon que se trataba de "diversionismo ideológico", pero "la gente al final ha salido a festejar por su cuenta". El estudiante estaba disfrazado de pirata con un pequeño cofre con falsas monedas entre las manos.

El popular programa Vivir del cuento también estuvo inspirado este lunes en Halloween. El personaje de Pánfilo, que en marzo pasado compartió un partido de dominó con el presidente estadounidense Barack Obama, se vio rodeado de figuras alegóricas a la muerte. Entre bromas y gritos de terror, el espacio televisivo aludió a la fiesta que cada vez gana más adeptos en Cuba.

Un vecino del simpático anciano llamó en tono crítico a la celebración "una costumbre foránea" que se está importando en el país. El actor, que representa a un estricto militante que vigila el barrio, mantuvo el ceño fruncido ante cada alusión a la noche de las brujas. Su postura coincide con muchas voces oficiales que se han pronunciado contra lo que llaman una "ofensiva cultural".

"No se debería permitir que la gente vaya con la cara tapada o pintada por la calle, porque uno no sabe quién es quién y pueden hacer cualquier cosa", se quejaba un señor de aspecto serio en las cercanías del Corner Café, donde se dieron citas vampiros y otros siniestros personajes.

En las escuelas, la jornada de este lunes transcurrió sin diferencia con cualquier otro día

En las escuelas, la jornada de este lunes transcurrió sin diferencia con cualquier otro día, pero en el mural del Centro Español Educativo de La Habana se podía leer desde la pasada semana que los alumnos podrían ir "al cole disfrazados de magos, brujitos, espantapájaros, duendes, calabazas, etcétera".

La administración del exclusivo colegio, ubicado en el municipio Playa y donde estudian hijos de diplomáticos o extranjeros radicados en la Isla, instaba a llevar "calabazas o cestas con confituras para compartir con los amigos", también a "maquillarse con algún motivo alegre" para "realizar juegos y travesuras" porque "con un chasquido, con un soplido... el miedo de nuestros niños ha desaparecido".

Decoraciones de Halloween a las afueras del restaurante privado La Esencia, en el Vedado, La Habana. (14ymedio)
Decoraciones de Halloween a las afueras del restaurante privado La Esencia, en el Vedado, La Habana. (14ymedio)

A pesar de los temores que ha desatado la paralización de nuevas licencias para restaurantes en la capital cubana, muchos locales gastronómicos se atrevieron a sumarse a estos festejos cuyos orígenes se remontan a la cultura celta, pero que han llegado a la Isla a través de las películas de Hollywood y los emigrantes cubanos en Estados Unidos.

"Esta capa me la compró mi tía que vive en Miami y me la mandó", comentó una joven en la esquina de las calles G y 23. Junto a varios amigos reservó con antelación y pagó cinco pesos convertibles por la entrada a un establecimiento privado con una oferta especial para la noche de las brujas. A su lado, un joven llevaba una máscara de hombre lobo que desentonaba con su camiseta moderna y sus tenis Converse.

Otros sitios se mostraban más cautelosos. Los empleados del Sarao aclaraban vía telefónica que "se puede venir disfrazado, si se quiere" pero rápidamente agregaban que no tenían nada organizado. Muchos creen que la actual embestida contra los centros gastronómicos privados está enfocada en terminar con sus actividades nocturnas que no están incluidas en la licencia de restaurantes.

"Ahora todo el mundo se está divirtiendo, pero después viene la cacería de brujas", sentenciaba con preocupación un trabajador del lugar.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 36