El cubano que se inspiró en la tarea de su hijo para fabricar juguetes

El cubano Plinio García delante de los peluches que diseña. (EFE)
El cubano Plinio García delante de los peluches que diseña. (EFE)

(EFE).- El cubano Plinio García vio a su hijo regresar del jardín de infancia con un perrito de felpa creado con sus propias manos y eso le inspiró para fundar una exitosa juguetería que fabrica peluches de animales en peligro de extinción.

"Mi hijo Luke estaba en la clase de kinder de (la maestra) Franceil Masi y un día llegó a casa con un animal relleno hecho por él y con su propio diseño", dijo a EFE García. "Pensé que era una idea fabulosa".

Este emprendedor, con licenciatura en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y maestría en economía por la Universidad de Pepperdine, contactó con la maestra y en 2013 creó la empresa Indy Plush, que diseña y confecciona animales en peligro de extinción de juguete, junto a su socio, Andrew Ruesch.

Los primeros peluches de la empresa se pusieron a la venta ese mismo año en un puesto en el Festival Abbot Kinney en la playa de Venice, en Los Ángeles, y el entusiasmo de los compradores les animó a continuar su proyecto.

Entre los animales de felpa hay orangutanes, tigres, rinocerontes, gorilas, osos polares y búhos, así como la ballena denominada "Vaquita marina", que vive en el Pacífico mexicano, pumas americanos y tiburones.

Indy Plush, que diseña juguetes de 56 especies de animales en peligro de extinción, dona el 20% de los beneficios de la venta de los peluches a organizaciones que preservan estas especies

Desde 2014, los juguetes Indy Plush están a la venta en internet, boutiques de hoteles y en la cadena de supermercados de productos orgánicos Whole Foods.

Masi, que imparte clases en una escuela primaria en Venice, explica "la importancia de los animales" a sus alumnos, destacó el orgulloso padre. "Ella usa la creación de estos animales como una experiencia de aprendizaje para los niños", dijo el empresario, quien emigró de su Cuba natal a los ocho años y es también uno de los fundadores de la reconocida marca de especias Chef Merito.

Masi indicó a EFE que en su trabajo "educa sobre especies en peligro de extinción" y hace cinco años incorporó en el programa de estudios la confección de muñecos a partir los dibujos de los alumnos.

La profesora explicó que los pequeños no se pueden creer que haya animales en riesgo de extinción debido a la acción del ser humano y eso les anima a crear sus pequeños juguetes.

Ruesch opinó que al público le atraen los "diseños únicos" que creó Masi con la ayuda de los menores, porque son "innovadores, actuales, atractivos, como algo que nunca antes han visto".

"Al final del año escolar les digo: ahora ustedes van a diseñar su propio animal y vamos a coserlo, rellenarlo y todo", dijo.

Por petición de los padres de familia, explicó Masi, cuando acaba el año lectivo celebran una comida en la que los coloridos juguetes diseñados por los chicos son el centro de la fiesta.

"Crear arte con niños los involucra y aprenden más", afirmó Masi, licenciada en redacción creativa de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles (USC).

"Se han hecho estudios sobre niños que tienen más arte en las aulas y eso les hace que se inspiren más y que aprendan mejor", destacó.

La instrucción en artes "simplemente hace que sean mejores estudiantes", remarcó la profesora, quien descubrió que las familias acostumbran mantener este juguete como almohada sobre la cama de sus hijos.

Indy Plush, que diseña juguetes de 56 especies de animales en peligro de extinción, dona el 20% de los beneficios de la venta de los peluches a organizaciones que preservan estas especies, como Diane Fossey Gorilla Fund International, Shark Angels y Orang Utan Republik Foundation, entre otras.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0