La falta de seguridad pone en riesgo la democracia en América Latina

El crimen y la violencia provocan desconfianza en las instituciones del Estado

Portada de la presentación del barómetro de las Américas 2014
Portada de la presentación del barómetro de las Américas 2014

La falta de seguridad amenaza las democracias en América Latina. Es una de las conclusiones más importantes extraídas del barómetro de las Américas 2014 que se presentó este lunes en la sede neoyorkina del Americas Society/Council of Americas. El informe, elaborado por el Proyecto de Opinión Pública de América Latina de la Vanderbilt University aún no se ha hecho público pero dos de sus investigadores presentaron sus conclusiones preliminares.

Del estudio, realizado a partir de 50.000 entrevistas en 28 países de América Latina y el Caribe, se desprende un aumento en la percepción de la inseguridad. Uno de cada tres encuestados cree que es el problema más importante de su país, una cifra que no sorprende si se tiene en cuenta que el 17% de los encuestados refiere haber sido víctima de un crimen, una dato que se ha mantenido inalterable durante la última década.

Frente a la alta criminalidad, los ciudadanos no sienten confianza en los cuerpos de seguridad que deben protegerles. Bolivia, Venezuela, Perú, Haití y México lideran, en este orden, la lista de países en que la ciudadanía tiene peor imagen de la policía. Uno de cada tres entrevistados asegura que el cuerpo tarda al menos una hora en acudir tras una denuncia por robo o, simplemente, ni siquiera acude.

Pero en el caso de que las denuncias prosperen tampoco los ciudadanos confían en las instituciones judiciales. Venezuela, Brasil, Chile, Bolivia, Perú y México encabezan la lista de países en que sus nacionales tienen mayor percepción de impunidad.

En este ambiente de desconfianza, los ciudadanos pierden la fe en los sistemas democráticos y prefieren la "mano dura" (55%) frente a las políticas preventivas (29%). Los linchamientos o los sistemas de autodefensa organizados (como en México) ganan terreno y aceptación.

Latinoamérica y el Caribe tienen la tasa de homicidios más alta del mundo: 23 asesinatos por cada 100.000 habitantes en 2012, según los datos de Naciones Unidas. Más del doble que en el África subsahariana (11,2 homicidios).

Los avances de América Latina y el Caribe en economía son visibles -se ha reducido a la mitad el númmero de personas que viven con menos de 2,5 dólares cada día- sin embargo sigue habiendo 80 millones de personas viviendo en la pobreza extrema y las desigualdades continúan marcando el continente.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7