Carta abierta de un párroco cubano a Vladimir Putin

El presidente ruso, Vladimir Putin, en la Iglesia del Salvador, en Novo-Ogaryovo, a las afueras de Moscú. (EFE/EPA/ALEXEI NIKOLSKY / SPUTNIK / KREMLIN POOL)
El presidente ruso, Vladimir Putin, en la Iglesia del Salvador, en Novo-Ogaryovo, a las afueras de Moscú. (EFE/EPA/ALEXEI NIKOLSKY / SPUTNIK / KREMLIN POOL)

Quien le escribe es un sacerdote católico cubano, párroco de la parroquia de Paula, en la ciudad de Trinidad. Desde el 24 de febrero vivo pendiente de las noticias que llegan desde Ucrania y no paro de rezar por ese sufrido pueblo, y por su propio país, por Rusia, y por los presidentes de ambos países y sus gobiernos. Pido continuamente por el cese de las hostilidades, por el regreso de la paz a esa región y al mundo. Siento mi corazón oprimido por las escenas de destrucción que veo (por internet, pues la prensa de mi país apenas refleja lo que está pasando en Ucrania) y por los relatos de las víctimas inocentes de esta guerra genocida e injusta que usted ha iniciado de manera unilateral.

Desde que se inició la contienda, me viene a la mente una fábula de Esopo que aprendí en latín cuando era un niño. Ustedes los rusos y nosotros los cubanos compartimos una herencia común que hunde sus raíces en la fe cristiana y en la cultura helenístico-romana, que dieron origen a la civilización cristiana occidental y la civilización cristiana oriental, de la que Rusia forma parte, al igual que otros pueblos eslavos. Hay un sustrato común que nos alimenta espiritualmente. La fábula de Esopo hablaba de un lobo que tomaba agua a la orilla del río, cerca de una oveja. El lobo empezó a acusar a la oveja porque le ensuciaba el agua que estaba tomando. La oveja le respondió respetuosamente: "Señor lobo yo estoy corriente abajo, y usted está arriba. Yo no le puedo ensuciar su agua". Pero el lobo comenzó a insultar a la oveja, que se atrevió a contestarle: "Oveja me has desafiado y eso no te lo puedo perdonar". La oveja trató de explicar que no quería ofender al lobo. De nada sirvió. El final de la historia es que el lobo se comió a la oveja.

Ustedes los rusos y nosotros los cubanos compartimos una herencia común que hunde sus raíces en la fe cristiana y en la cultura helenístico-romana

Cuando escucho sus discursos y veo los acontecimientos de las últimas semanas viene a mi memoria la fábula de Esopo. Y usted, señor presidente, es para mí el lobo que ha provocado todo esto para comerse a la oveja. El libreto estaba escrito de antemano.

Usted justificó su ataque a Ucrania basado en la idea de una futura intervención armada que se estaba fraguando en Ucrania con apoyo de la OTAN. Pero el único que estaba preparado para la guerra, con ejércitos y armamentos ampliamente superiores, era usted. Y el que en repetidas ocasiones intervino en la política interna de Ucrania fue usted. En verdad no se me oculta que la Unión Europea o más bien las Naciones Unidas cometieron un fallo fatal, y fue permitir que en 2014, contra todo derecho y sin motivo, Rusia, manu militari, se anexara Crimea y que, por los manejos de una política desleal y rapaz, usted interviniera en los asuntos internos de Ucrania, alentando el separatismo en las provincias de Donetsk y Luhansk, un plan alevosamente urdido por usted, al costo de la justicia internacional y de la paz de una nación, además de la muerte, en los últimos ocho años, de 14.000 seres humanos.

Señor presidente, cuando trato de analizar sus declaraciones y las comparo con su comportamiento no veo más que incoherencia, doblez y mala voluntad. Un viejo refrán castellano dice "que la mentira tiene las patas cortas". Una y otra vez ha acabado haciendo lo que antes dijo que no iba a hacer. Ha mentido sin rubor, acusando a los demás de los crímenes que usted estaba planeando cometer. Usted acusó a Ucrania de armarse para la guerra pero era usted el que puso en pie y armó un ejército y lo lanzó contra un país mucho más pequeño y pobre que Rusia. Usted acusó a la Otan y a Europa de amenazar a Rusia y de tener malas intenciones contra su país, y estos no han podido manifestar más aguante y contención frente a su invasión y su guerra contra Ucrania. Fue usted, más recientemente, el que mandó poner en alerta las unidades de armas nucleares de Rusia. Los demás países han mostrado mucha mayor voluntad de paz y ningún deseo de comenzar el tortuoso e imprevisible camino de la guerra.

Señor presidente, cuando trato de analizar sus declaraciones y las comparo con su comportamiento no veo más que incoherencia, doblez y mala voluntad

En el siglo XX la humanidad se enfrentó a una situación similar a la actual: cuando un señor llamado Adolfo Hitler, investido de una conciencia de superioridad mesiánica, lanzó a su patria y a su pueblo a una guerra terrible y desastrosa. Hitler acusó a todo el mundo de querer dañar a su país y comenzó a reclamar como propios los territorios de otras naciones: así se anexó Austria (el Anschluss, en marzo de 1938) y los Sudetes (en septiembre del 38). Posteriormente, ocupó el resto de Checoslovaquia (en marzo del 39). El 1 de septiembre de 1939, la invasión de Polonia marcó el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

En usted, como en Hitler, encuentro un similar menosprecio por el derecho internacional, el mismo desprecio por la vida humana, la utilización de la mentira como arma arrojadiza contra el contrincante. Pero además, el recurso del ataque brutal e injusto para defender la pretendida seguridad amenazada de su país. Pero lo mismo que otrora en Alemania, ésta ha sido la mejor manera de sumir a su país en el caos y en el rechazo universal, y es usted el responsable de esta espiral del sinsentido que arrastrará a Rusia al abismo. Chechenia (1999), Georgia (2008), Crimea y Donbás (2014) son las distintas estaciones de un viacrucis diabólico. Pero no olvide, presidente, que la hibris (arrogancia desmedida) del poder ciega y la soberbia siembra la destrucción y la muerte. Nunca olvide que Dios confunde a los soberbios, "derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos" como dijo la Santísima Virgen María en el Magnificat.

Dios está del lado de los pobres, de los mansos de corazón, de los pacíficos, de los que sufren por defender la justicia, porque tienen hambre y sed de ella. Usted comenzó esta malhadada guerra pensando en una pronta victoria. Ni siquiera imaginó la valentía del pueblo ucraniano. Usted pensó que los países de Europa jamás se solidarizarían con el pueblo ucraniano, reblandecidos por su confort y prosperidad y con el temor a poner en riesgo su dinero. Se equivocó, señor Putin. Y qué sorpresa, señor Putin, se llevó con el clown de Kiev, con el Mister Bean de Ucrania, con ese presidente Zelenski a quien usted acusó de nazi aunque es judío y perdió parte de su familia en el Holocausto. ¿Quién es el nazi en esta historia, señor Putin? Ese hombre que usted menospreció se ha convertido en uno de los políticos más escuchados, respetados y reverenciados de todo el mundo. Su sabiduría, valentía y coraje son una inspiración para los hombres de buena voluntad del mundo entero. ¡Qué grande es Dios! "El Señor alza del polvo al desvalido y levanta de la basura al pobre".

Dios está del lado de los pobres, de los mansos de corazón, de los pacíficos, de los que sufren por defender la justicia, porque tienen hambre y sed de ella

Dicen que algunos de sus consejeros están detenidos, acusados por no haberle advertido lo que podía pasar (y de hecho está pasando). Señor Putin, ¿más de veinte años en lo más alto de la cúpula del poder no le han enseñado que los subordinados les dicen a sus führers lo que estos quieren oír? La espiral del delirio nace de ese no querer oír sino aquello que nos gusta, y aísla al dirigente, primero de su pueblo y luego de la realidad.

¿No sabía usted señor Putin que en los primeros años de la década del 30 Stalin fue responsable de la muerte de entre siete y diez millones de ucranianos, en su afán de colectivizar la agricultura de esa república? Todavía Hitler no había abierto el primer campo de concentración y ya los comunistas rusos habían masacrado ese país y habían prohibido la lengua ucraniana, en verdad, un doble genocidio difícil de olvidar para un pueblo. Me imagino que no hay familia ucraniana que no haya perdido algún pariente en esa guerra sucia, donde las armas estaban en manos del Ejército rojo frente a los cuerpos famélicos de los hambrientos ucranianos. Eso explica la feroz resistencia que ese pueblo le está haciendo a la invasión rusa. ¿En la KGB no le enseñaron historia, señor Putin? ¿Cómo pudo pensar usted y hacer pensar a sus soldados que el pueblo ucraniano los iba a recibir con rosas en las manos? ¡Por Dios, señor Putin!

Según las noticias, usted es un hombre creyente, incluso se habla de su relación amistosa con el patriarca Kiril. ¿Cómo puede usted justificar desde su fe el holocausto de todo un pueblo y la violación masiva de los derechos humanos? No se me quita de la mente el ejemplo del obispo de Milán, San Ambrosio, cuando impidió la entrada en la catedral al emperador Teodosio para participar en el culto divino porque había masacrado a los habitantes de Corinto, arrasando la ciudad con ellos dentro. Haga cesar la violencia, presidente Putin. Cada día que pasa, la sangre derramada por el pueblo ucraniano y por los soldados rusos pesa sobre usted. ¡Basta ya de guerra!

A pesar de la desinformación y la ignorancia en que vive el pueblo ruso por la sumisión de los medios al poder establecido hay miles de personas que se han atrevido a protestar, hay periodistas en su país que se han permitido disentir. Unos y otros han puesto en peligro su libertad y su supervivencia: a esos son a los que usted debe de escuchar. No al grupito de los han llevado a usted y a Rusia a este callejón sin salida. Pero si no escucha la voz de la conciencia, si no es capaz de dar marcha atrás, al final habrá logrado para usted y para Rusia la denostación universal, para al final quedar convertido en el socio menor del imperio de los chinos o quedar relegado al papel que hoy tristemente representa el gobernante vitalicio de Corea del Norte: un matón de barrio, eso sí, con los bolsillos llenos de armas nucleares y con un pueblo que se debate en la miseria aquejado por un hambre endémica. Alguien al que quizá puedas temer, pero a quien nadie decente llegará jamás a respetar.

¿No sabía usted señor Putin que en los primeros años de la década del 30 Stalin fue responsable de la muerte de entre siete y diez millones de ucranianos, en su afán de colectivizar la agricultura de esa república?

Y créame, señor Putin, los rusos más inteligentes, los mejor preparados, los que se acostumbraron a saborear la independencia que da comunicarse y viajar sin restricciones y respirar los aires de la libertad, no querrán volver a la mordaza totalitaria que ya usted le está imponiendo al país. Señor Putin, esos rusos, cuando se den cuenta que no pueden votar con las manos, votarán con los pies: se irán de "su" Rusia, que ya no será la de ellos. Yo sé de qué le hablo.

Le aseguro que estoy rezando por usted y por su pueblo, al que admiro, porque a pesar de largos años de persecución religiosa en la época soviética, mantuvo su fe en Cristo y su profunda piedad a la Madre de Dios. Esa es la "Santa Rusia", que ha dado grandes santos, profundos místicos, magníficos escritores, afamados músicos y respetados científicos que hoy forman parte del patrimonio común de toda la humanidad. Ahí reside la verdadera grandeza de un país, señor Putin, en su espiritualidad: no en el poderío político ni en la fuerza militar, sobre todo cuando estos se usan para dañar a los demás.

¡Señor Putin, que Dios tenga misericordia de Ud., de nosotros y del mundo entero!

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4

Archivo

Blog de la Redacción