China, otra amenaza en el siglo XXI

Un avión de combate F-16V durante un simulacro de despegue y aterrizaje de emergencia en Changhua (Taiwán), en una foto de archivo. (EFE/Ritchie B. Tongo)
Un avión de combate F-16V durante un simulacro de despegue y aterrizaje de emergencia en Changhua (Taiwán), en una foto de archivo. (EFE/Ritchie B. Tongo)

La primera vez que escuché o leí sobre Taiwán, antigua Formosa, fue por los bombardeos de artillería que la República Popular China, dirigida como un cuartel por Mao Zedong, había ordenado contra las islas de Quemoy y Matsu. A ese ataque, los isleños respondieron dignamente, al igual que lo están haciendo en el presente, en esta ocasión por mandato de Xi Jinping.

La República China, Taiwán, está en medio de la vía en las difíciles relaciones entre Estados Unidos con la República Popular China. Si las relaciones internacionales en general son bien complejas, la situación es más delicada entre Washington y Pekín, y el contexto empeora con los ancestrales apetitos imperiales de los mandarines de ese país, apoyados en su mayoría por las fuerzas militares.

Pekín ha atacado con frecuencia la frontera con la India, a su vez ha hostigado navíos japoneses, tiene diferendo con Filipinas y ha hundido pesqueros de otros países. China reclama jurisdicción sobre el mar de la China Meridional, que está más próximo a otros Estados soberanos, situación que llevó al ex secretario de Estado Mike Pompeo a decir: "Desde las cadenas montañosas de los Himalaya hasta la zona exclusiva en las aguas de Vietnam, a las islas Senkaku y más allá, Pekín sigue un patrón de instigar disputas territoriales. El mundo no puede permitir que este acoso tenga lugar, ni debe permitir que continúe".

Es evidente que la visión expansionista de Pekín se corresponde con las de otras potencias imperiales del pasado, como Roma, Rusia y Gran Bretaña. Para esos países, las ocupaciones territoriales eran el fundamento de su proyección, una estrategia que China demuestra por sus numerosas disputas territoriales con sus vecinos, entre las que Taiwán es con mucho el objetivo más importante. Con independencia del reclamo geográfico, es un reto al Partido Comunista Chino por ser un ejemplo de progreso económico en libertad y democracia pluralista.

No cabe duda que Polifemo está despertando y dispuesto a poner al mundo al borde de un conflicto nuclear como su par de Moscú ha hecho al atacar a Ucrania

Washington y Taipéi tenían una relación de privilegios hasta que Richard Nixon decidió establecer vínculos con Pekín, en 1972, sin exigirle al liderazgo comunista el reconocimiento explícito de la República China o isla de Formosa, como la identificábamos en Cuba, suceso que en la opinión del escritor José Antonio Albertini fue un error, porque no tuvo en cuenta la muy conocida advertencia de Napoleón Bonaparte: "China es un gigante dormido. Déjenlo dormir porque, cuando despierte, el mundo se sacudirá".

No cabe duda que Polifemo está despertando y dispuesto a poner al mundo al borde de un conflicto nuclear como su par de Moscú ha hecho al atacar a Ucrania. Lo está demostrando con su agresiva reacción a la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a la isla que ansía ocupar.

Algunos cuestionan la visita de la congresista diciendo que fue un gesto electoral, más que una reafirmación del compromiso estadounidense de defender a Taiwán, pero, con independencia del objetivo, la realidad es que la visita le vino muy bien a los taiwaneses que podían dudar de la firmeza de un aliado muy temperamental, como lo demostró en Vietnam en 1973 y en Afganistán en 2021. Tales realidades dolorosas no niegan que es la única gran nación capaz de enfrentar el peligro del fundamentalismo político en cualquiera de sus manifestaciones.

El despliegue militar de China y sus peligrosas maniobras militares en las proximidades de la isla deberían tener el rechazo de todos nosotros. Las acciones militares de Pekín han sido en la práctica un bloqueo marítimo y aéreo que impiden el curso normal de la vida en la región, particularmente en la isla acechada.

Taiwán tiene todo el derecho a defender su modelo de vida y el sector del país que impulsa la independencia. Con todos los riesgos que esto implica, debe contar con el respeto de toda persona que ha abandonado su país por motivos políticos. La política imperialista que promueve Pekín es una amenaza cierta que no se debe desconsiderar, máxime si tenemos conciencia de que el continente americano es otro de sus objetivos, como lo refleja la base de comunicaciones de Neuquén en Argentina, que puede cumplir el mismo propósito que la de Lourdes en Cuba para la extinta Unión Soviética. Además, Pekín ha mostrado interés en construir una base logística antártica en Ushuaia, el extremo meridional del país sudamericano.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0

Archivo

Blog de la Redacción