Lula vuelve a la política sin haber resuelto su caso judicial

Brasil Lula da Silva
Lula da Silva vuelve a la arena política y probablemente se enfrentará al presidente Bolsonaro en los próximos comicios. (EFE)

Brasil, a pesar de ser el mayor país latinoamericano, es muy poco conocido por sus hermanos del subcontinente. Las noticias dentro de Brasil son apenas ecos lejanos para Latinoamérica, de la misma forma que, dentro de Brasil, lo que sucede fuera del límite de sus fronteras sólo se destaca si sucede en un país del Primer Mundo. Sin embargo, en el terreno político actual, matizado por el Socialismo del Siglo XXI, la reaparición de un importante líder de la izquierda regional es un fenómeno que de por sí resulta de gran interés para tirios y troyanos.

Una decisión del Tribunal Supremo de Brasil ha colocado a Lula da Silva de nuevo en la carrera presidencial del 2022 y eso, desde luego, ha cambiado totalmente el panorama político brasileño. Primero, analizaremos la decisión de la justicia brasileña, sobre un sujeto que ya había sido condenado por dos delitos diferentes y cuyas sentencias fueron ratificadas en apelación.

Edson Fachin decidió que los tribunales que habían juzgado a Lula no tenían esa competencia y que quedaban anulados todos los actos legales asociados a esos juicios

Un miembro del Tribunal Supremo, Edson Fachin --nombrado por Dilma Rousseff, compañera de partido de Lula-- en un parecer extraordinario, decidió que los tribunales que habían juzgado a Lula no tenían esa competencia y que quedaban anulados todos los actos legales asociados a esos juicios, con lo cual Lula da Silva quedó libre de sus condenas y sus consecuencias. Ojo, el Tribunal Supremo no entra en el fondo de la cuestión judicial, sino que anula las sentencias porque esos tribunales no eran competentes para juzgar al expresidente. Es decir, todos los cargos, todas las pruebas y todo el desarrollo que hubo en los juicios anteriores, quedan como evidencias para unos futuros.

Lo anterior es importante, porque el Tribunal Supremo no declaró a Lula "inocente" de los cargos de corrupción por los que fue condenado, y esas acusaciones, demostradas hasta la saciedad, estarán muy presentes en la contienda electoral de 2022.

Partiendo de este primer "detalle", hay que decir que Lula da Silva es un líder importante de la izquierda brasileña, pero no es el único, como no es el único líder opositor que se prepara para enfrentar a Bolsonaro. En efecto, la formación política de Lula, el Partido de los Trabajadores (PT) ya tenía un candidato previsto para las próximas elecciones y hay otros partidos de izquierda y centro izquierda en el país con candidatos fuertes. Este particular hace que en la oposición comiencen a ver la aparición de Lula en el escenario electoral como un peligro no sólo para Bolsonaro sino también para ellos mismos.

El exgobernador y exministro Ciro Gómez, del Partido Socialista, es el principal perjudicado de la izquierda con la reaparición de Lula. Joao Doria, actual gobernador de San Pablo y líder del Partido Social Demócrata (PSD) del expresidente Fernando Enrique Cardoso (centroizquierda) es otro aspirante a desbancar a Bolsonaro de la presidencia. Estos dos principales contendientes se sienten tan amenazados como el actual presidente, que ahora tendrá que afinar su discurso para el embate a Lula y su partido, experimentado en las lides electorales.

Estos dos principales contendientes se sienten tan amenazados como el actual presidente, que ahora tendrá que afinar su discurso para el embate a Lula y su partido, experimentado en las lides electorales

Lula y su partido nunca ganaron una elección presidencial sin el apoyo y la coalición con el partido del Movimiento Democrático Brasileño, MDB, del expresidente Michel Temer, cosa difícil en las actuales circunstancias, aunque no se descarta. Al PT de Lula, sin la alianza con un partido grande, no le es posible alzarse con la victoria. Bolsonaro, por su parte, es un hombre sin partido, lo cual es ahora su principal debilidad.

El embate final previsible hoy para la presidencia en 2022 es entre Bolsonaro y Lula da Silva. Casi se puede pronosticar que ganará quien logre asociarse con el MDB, el partido de Michel Temer, que es, con mucho, el mayor partido político brasileño, base anterior de Lula da Silva.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12

Archivo

Blog de la Redacción