Resistencia a lo cubano

Líderes del exilio y ex presos políticos cubanos durante una conferencia de prensa en Miami, el 15 de febrero de 2023. (EFE)
Líderes del exilio y ex presos políticos cubanos durante una conferencia de prensa en Miami, el 15 de febrero de 2023. (EFE)

La sempiterna voluntad de los exiliados cubanos por derrocar el totalitarismo es tan proverbial como la solidaridad mostrada por esos mismos desterrados con sus familiares en la Isla, a pesar de la intensa propaganda desplegada por las autoridades castristas y, muy particularmente, de sus compañeros de viaje residenciados en el exterior, que pretenden mostrar una oposición que, con tal de lograr el fin de la dictadura, está dispuesta a hundir el país donde nacieron.

El exilio cubano ha mostrado una constancia y dedicación muy singulares por su país. Al igual que al interior de Cuba nunca han faltado luchadores por la libertad, en el exterior tampoco han estado ausentes hombres y mujeres listos a correr los riesgos que demande participar en el retorno de los derechos ciudadanos a la Isla.

Las décadas más oscuras de la oposición desde el interior de Cuba, me atrevo a situarlas en el lapso de 1960 a 1980, iluminadas por la resistencia del presidio político y la creación del Comité Cubano Pro-Derechos Humanos, inspiración de Ricardo Bofill.

También fue uno de los períodos en los que el destierro estuvo más activo, como muestra la constitución, entre otras, de la Junta Patriótica Cubana, por Manuel Enrique de Varona, y la Fundación Nacional Cubano Americana, por Jorge Mas Canosa, así como la constitución de Cuba Independiente y Democrática, dirigida por el comandante Huber Matos y otros muchos ex prisioneros políticos como Ángel de Fana y Reinaldo Aquit Manrique, a quienes la prisión endureció en sus ya firmes convicciones.

Muestras de esa tenacidad y empuje no son frecuentes de encontrar en la Historia. Me atrevo a afirmar que los opositores en el exterior están vibrantes y tan comprometidos por derrocar la dictadura como lo estaban cuando se inició esta lucha hace más de 60 años.

Me atrevo a afirmar que los opositores en el exterior están vibrantes y tan comprometidos por derrocar la dictadura como lo estaban cuando se inició esta lucha hace más de 60 años

Esto es un motivo para que nos sintamos orgullosos, porque la evidencia de esa resistencia y entrega a una causa más que justa está en jóvenes y viejos, como muestra la Asamblea de la Resistencia Cubana, fundada en 2009. En mi opinión, por el eficiente trabajo que cumple, bajo la coordinación de Orlando Gutiérrez, ha logrado motivar no solo a cubanos, sino a numerosos políticos de diferentes países que trabajan arduamente para llevar la democracia al infierno castrista.

Es importante afirmar que el compromiso está presente aún en aquellos que salieron de Cuba para estudiar en los denominados países socialistas, como lo muestra la intensa actividad que desarrollan en Europa contra el totalitarismo, varias agrupaciones como Misceláneas de Cuba, Observatorio Cubano de Derechos Humanos y Prisoners Defenders, además de personalidades como Zoé Valdés y Alejandro González Raga.

Esos antiguos estudiantes se cuentan entre los enemigos más tenaces y activos contra el régimen. Hay agrupaciones en Europa que desarrollan una intensa actividad a favor de la democracia en Cuba, también en otras regiones de América Latina como en Puerto Rico, donde existe una personalidad como Gerardo Morera, con 88 años, que no para de impulsar la lucha por la democracia en Cuba, a la vez que trabaja intensamente por conservar nuestras tradiciones, respaldando en toda gestión a la patriótica Casa Cuba de San Juan.

Por supuesto que son varios estados de EE UU donde residen los focos principales de la resistencia, siendo el sur de la Florida, particularmente el condado de Miami-Dade, el núcleo vital donde radica la generalidad de las organizaciones cubanas que, con diferentes estrategias, combaten el castrismo. Algunas, como Alpha 66, dirigida por Ernesto Rodríguez, lo hacen desde hace más de seis décadas.

Los que ya nos acercamos a las ocho décadas de vida, o bien a los 90, como Roberto Perdomo –28 años en la cárcel en Cuba, 23 de ellos en calzoncillos por rechazar el uniforme de preso común–, han de sentirse muy orgullosos porque jóvenes nacidos en Estados Unidos, como Daniel Pedreira, hayan contraído un compromiso muy firme con todo lo que tenga que ver con la democracia en Cuba y otros, como el ya mencionado Orlando Gutiérrez, que dejó Cuba antes de la adolescencia, sean ejemplos de dedicación y sacrificios tal y como lo hicieron sus mayores que cayeron ante el paredón, o cumplieron décadas en las prisiones castristas.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0

Archivo

Blog de la Redacción