Los aliados de Putin

El presidente bielorruso Alexander Lukashenko y su homólogo ruso Vladimir Putin durante una conferencia de prensa en el Kremlin, en Moscú, Rusia, el 18 de febrero de 2022. (EFE/EPA/SERGEY GUNEEV / SPUTNIK / KREMLIN POOL)
El presidente bielorruso Alexander Lukashenko y su homólogo ruso Vladimir Putin durante una conferencia de prensa en el Kremlin, en Moscú, Rusia, el 18 de febrero de 2022. (EFE/EPA/SERGEY GUNEEV / SPUTNIK / KREMLIN POOL)

Hay una realidad incontrastable, los déspotas tienen un sentido del compromiso, de lealtad hacia sus pares, que muy pocas veces los gobernantes democráticos son capaces de cumplir, aunque es justo reconocer que, ante la agresión de Moscú a Ucrania, la conducta de los Gobiernos elegidos por sus pueblos ha sido particularmente honorable.

Tanta ha sido la asistencia qué de no haber sido la amplia ayuda prestada por las democracias, fundamentalmente las occidentales, habitualmente muy tímidas para no ofender a sus enemigos, las fuerzas zaristas ya habrían diezmado mucho más la resistencia ucraniana, a pesar del glorioso coraje desplegado por ese pueblo y sus combatientes.

Sin embargo, tengo la convicción de que los dictadores de cualquier cuño, sin importar ideologías o uniformes, tienen muy claro que la sobrevivencia de sus propuestas pasa por la alianza más fuerte posible con sus iguales, quizás por eso un refrán que gustaba mucho a mi difunto compadre, Aquilino Álvarez, "Dios los cría y el diablo los junta".

Vladimir Putin ha de tener un excelente olfato para escoger a sus aliados, si no, es de suponer que no habría sobrevivido a las sangrientas purgas de la KGB, donde alcanzó el nada modesto grado de coronel, sagacidad que se aprecia porque ninguno de los dictadores a los cuales ha favorecido ha sido capaz de darle la espalda.

Logró galvanizar a sus rivales como en los tiempos de la Gran Guerra y consiguió que Finlandia y Suecia salieran de una quimérica neutralidad, imposible cuando se tiene de vecino a un oso con garras nucleares

El Kremlin erró gravemente al agredir a Ucrania. Al parecer, consideró que iba a ser un paseo que solo causaría una ligera comezón a Estados Unidos y la Unión Europea. Sin embargo, logró galvanizar a sus rivales como en los tiempos de la Gran Guerra y consiguió que Finlandia y Suecia salieran de una quimérica neutralidad, imposible cuando se tiene de vecino a un oso con garras nucleares.

El aliado más firme del zar es evidentemente el dictador bielorruso Alexander Lukashenko, el único miembro del Soviet Supremo de su país, a la sazón parte de la URSS, que votó en contra de su disolución, y que ha gobernado con mano de hierro a Bielorrusia por más de 25 años.

Lukashenko conoce que la ayuda de Putin es vital para su régimen, al igual que Kim Jong-Un, que niega su asistencia a Moscú, pero hay evidencias sobradas de que el tirano dinástico de Corea del Norte respalda la invasión, como lo demostró su apoyo al Kremlin cuando este se anexó ilegalmente territorios ucranianos, e igual haría si Pekín invadiera a Taiwán.

No obstante, los aliados más conspicuos de Moscú han sido la República Popular China y la República Islámica de Irán, países donde tanto los herederos de Mao Zedong como los del ayatolá Ruhollah Jomeiní han decidido aumentar la represión y sumir a sus ciudadanos a niveles de indefensión extremadamente crueles.

La ineficiencia de la economía y la Administración zarista, herederas de la soviética, no producen lo suficiente para reemplazar los equipos bélicos que pierde en el frente ucraniano, lo que convierte en vital los suministros extranjeros, entre los que destaca Teherán, que a pesar de sus cacareados problemas económicos ha podido desarrollar armas poderosas, sin dejar de procurar tener su propio arsenal nuclear.

Los aliados más conspicuos de Moscú han sido China e Irán, países donde han decidido aumentar la represión y sumir a sus ciudadanos a niveles de indefensión extremadamente crueles

Los aliados más peligrosos de Rusia son los antes mencionados, pero no debemos pasar por alto aquellos que respaldan políticamente, quizás un poco más, la invasión de Ucrania, situación que apreciamos en varias naciones de nuestro hemisferio.

Por ejemplo el déspota Nicolás Maduro, en comunicación telefónica con el zar ruso, le reafirmó su respaldo total y culpó del conflicto a la Otan, la Nicaragua que desgobierna Daniel Ortega fue uno de los primeros países en reconocer formalmente las regiones ucranianas del Donetsk y Luhansk, y Bolivia, en contradicción de su reclamo contra Chile, se ha negado a votar ocho veces en instancias internacionales sobre la invasión rusa a Ucrania y su anexión de territorios de Ucrania.

Por último, de Cuba y del dictador designado Miguel Díaz-Canel solo se podía esperar lo siguiente: "El empeño de Estados Unidos por imponer la progresiva expansión de la Otan hacia las fronteras de la Federación de Rusia constituye una amenaza a la seguridad nacional de este país y a la paz regional e internacional". Evidentemente, un lacayo ejemplar.

Todos estos Gobiernos son enemigos de la libertad y el derecho, razón sobrada para que sean repudiados y sancionados por instancias internacionales al igual que Vladimir Putin.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2

Archivo

Blog de la Redacción