Ahora las calles vuelven a ser de todos los cubanos

Desde la casa de Luis Manuel Otero Alcántara se oía la canción prohibida y la multitud la coreaba. (Captura)
Desde la casa de Luis Manuel Otero Alcántara se oía la canción prohibida y la multitud la coreaba. (Captura)

Este domingo, en el domingo de Resurrección, el pueblo cubano se anotó una victoria. El Movimiento San Isidro celebró un evento en el que participaron decenas de cubanos, y la Seguridad del Estado no lo pudo parar.

La ocasión fue la celebración de un cumpleaños colectivo para los niños del barrio. El régimen mandó a la policía y las perseguidoras para cancelar el acto pero no lo lograron. Trataron de llevarse preso a uno de ellos, pero los vecinos se lo quitaron de las manos a la policía. Desde la casa de Luis Manuel Otero Alcántara se oía la canción prohibida y la multitud la coreaba. Las transmisiones desde el lugar en directo, con la gente cantando y gritando "Díaz-Canel singao", fueron vistas por miles en Cuba y en el extranjero.

El régimen mandó a la policía y las perseguidoras para cancelar el acto pero no lo lograron

El mundo pudo ver a esos cubanos humildes, hombres, mujeres y niños apoyando a San Isidro, denostando a Díaz-Canel, y es obvio que los manifestantes no son ni mercenarios, ni agentes de la CIA. El evento sirvió para generar más apoyo para los huelguistas de Unpacu, demostrando la efectividad de la resistencia pacífica, aumentando la solidaridad entre los manifestantes, demostrándole al mundo que ya las calles no son de la revolución, que hay un nuevo "hombre nuevo" que no quiere ser como el Che y no cree en la exaltación de la muerte.

Como en el caso de las manifestaciones para acabar con la segregación racial que organizó Martin Luther King en Alabama, cada manifestación pacífica aumenta la fuerza de la oposición, y cada atrocidad de las autoridades genera un rechazo popular mayor.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2