La amnistía, el mejor legado de continuidad de Díaz-Canel

Fidel y Raúl Castro, Juan Almeida Bosque y otros moncadistas cuando salen de la prisión. (Archivo)
Fidel y Raúl Castro, Juan Almeida Bosque y otros moncadistas cuando salen de la prisión. (Archivo)

Coincide la fecha del deceso del comandante Fidel Castro con una campaña mediática en la Isla en contra de los activistas del Movimiento San Isidro.

Los editoriales injuriosos de la prensa oficial convencen a pocos, dada su escasa credibilidad; y responden en primera instancia no a la huelga de hambre, que otras han ocurrido en el pasado, sino a su repercusión en el ámbito internacional y en la Isla.

La oposición cubana, casi en su totalidad, ha manifestado su apoyo y un número creciente de cubanos de a pie, su solidaridad. El despliegue policial y el proceder de las fuerzas del orden en el humilde barrio habanero demuestra la debilidad del Gobierno.

El cardenal, los corresponsales extranjeros, Amnistía Internacional, agencias de noticias, cadenas de televisión, parlamentarios, Gobiernos democráticos y el exilio cubano no han ignorado la situación. Cientos de artistas, escritores y líderes cívicos alrededor del mundo se han dirigido a las autoridades.

Independientemente de cómo termine la crisis, en la Isla, los que no tienen poder descubren el poder que tienen

Independientemente de cómo termine la crisis, en la Isla, los que no tienen poder descubren el poder que tienen. Algunos rememorando la vida de Fidel, se enteran de la amnistía política promulgada por el Congreso cubano en 1955 que benefició a Fidel, Raul y a otros veteranos del asalto al Cuartel Moncada.

Conseguir aquella amnistía no fue fácil; y para lograrlo hicieron falta los editoriales de la Revista Bohemia y los periódicos que apoyaban a Fidel. Fundamental fue la coalición, que trabajó sin descanso, que incluyó a Lina Ruz, a otras madres de presos políticos, al cardenal Arteaga, a los obispos, el embajador estadounidense, líderes cívicos, banqueros, sindicatos, los cubanos en el extranjero, y hasta algunos allegados al palacio presidencial.

¿Que mejor legado de continuidad pudiera realizar el presidente Díaz-Canel?

En Washington, algunos generalmente bien informados, dicen que con respecto a Cuba no hay prioridad más importante que la amnistía de todos los presos políticos.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 26