OZT, las tres letras que se convirtieron en una pesadilla para el régimen cubano

Zapata Tamayo falleció el 23 de febrero de 2010 "tras años de torturas físicas y psicológicas que llevaron a este preso de conciencia de Amnistía Internacional a morir en huelga de hambre". (EFE)
Libro de condolencias por la muerte de Orlando Zapata Tamayo, en la sede de las Damas de Blanco de la calle Neptuno, en La Habana, en febrero de 2010. (EFE)

En tiempos en que todo va muy deprisa y a cada minuto surge un nuevo tema de debate o conflicto en las redes, a veces es difícil imaginar que hace doce años tres letras crearon la primera etiqueta viral en Twitter que salió de Cuba. Las siglas del nombre de Orlando Zapata Tamayo le ganaron entonces el pulso a la censura oficial, a la represión y los policías informáticos.

Aquel 23 de febrero de 2010 en que murió el opositor, tras una larga huelga de hambre en la cárcel, el uso de las plataformas digitales estaba en pañales en esta Isla. Los pocos que usábamos la plataforma del pájaro azul lo hacíamos a ciegas, enviando frases a través de mensajes de solo texto (SMS). No podíamos ver si finalmente se publicaban, leer las respuestas que daban otros internautas ni conocer el alcance final de aquellos caracteres.

Al menos durante unas cuantas horas, los más desposeídos de recursos y tecnología ganamos la partida de la difusión

A pesar de todos los obstáculos, logramos que en unos pocos días la indignación por la muerte del disidente se colara en la agenda informativa, parlamentaria y cívica mundial. Políticos, diputados, artistas y sacerdotes reclamaron por una respuesta oficial ante la injusticia de que un hombre languideciera durante más de 80 jornadas en una cárcel, sin probar alimentos, ante la mirada cruel de sus cancerberos.

El hashtag #OZT se convirtió en una pesadilla para el régimen cubano que desplegó a sus militantes en las redes para intentar acallar aquel grito. Justo después de aquel momento, la Plaza de la Revolución emprendió la creación masiva de soldados online, conocidos popularmente como clarias. Pero al menos durante unas cuantas horas, los más desposeídos de recursos y tecnología ganamos la partida de la difusión.

Ahora, a pesar de los altos precios de Etecsa y de las fallas de conexión, más de siete millones de cubanos tienen una línea de telefonía móvil y más de cinco se conectan a través de los celulares a la web. La sociedad civil cubana tiene en la plaza virtual uno de esos pocos lugares donde encontrarse y expresarse, aunque en los últimos años los castigos penales y las multas por emitir opiniones contestatarias se han multiplicado.

También han proliferado los encontronazos, los dimes y diretes, las peleas estériles entre personas que buscan lo mismo: un país libre y democrático. Aquella confluencia de hace 12 años, alrededor de solo tres letras y de un cuerpo difunto, parece cosa del pasado. Y, sin embargo, parte de estas posibilidades que tenemos hoy surgieron un martes en que supimos que un hombre había dejado de respirar. El Movimiento San Isidro, el 27N y la explosión social del 11J nacieron también de un cubano que se negó a probar bocado hasta morir.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []