Todos los ojos puestos en Venezuela

Juan Guaidó y Leopoldo López en La Carlota junto a militares desertores de Maduro.
Juan Guaidó y Leopoldo López en La Carlota junto a militares desertores de Maduro.

Las Américas amanecieron hoy con los ojos puestos en Venezuela, una atención que se extiende hacia el otro lado del océano Atlántico y que mantiene en vilo a Gobiernos, ciudadanos, exiliados de ese país suramericano, periodistas y analistas. El mundo late hoy en Caracas, después de meses de tensión y de años en que la nación petrolera ha ido cayendo por la pendiente del descalabro económico, el autoritarismo político y el deterioro social.

La liberación de Leopoldo López y el llamado de Juan Guaidó a poner fin a la "usurpación" han llevado la situación venezolana a un punto de definición. En las próximas horas pueden darse los primeros pasos hacia una convocatoria a elecciones libres o, en caso contrario, puede ocurrir un zarpazo represivo -de proporciones inéditas- por parte del régimen de Nicolás Maduro y contra quienes reclaman su salida del poder.

Más allá de vaticinios o pronósticos, los principales actores de este drama político han llegado a un punto de no retorno. Como principal protagonista se halla un pueblo venezolano hastiado de la ineficiencia del sistema, de la corrupción galopante, la inflación y la falta de productos básicos. Una población que ha visto derrumbarse su estilo de vida y que ha tenido que decir adiós cada semana a amigos y familiares que emigran escapando de la crisis.

Ministros, funcionarios y altos cargos militares que son apoyados por La Habana, que les ha provisto de agentes de inteligencia y asesoría en la materia en la que la policía política cubana es experta: el sometimiento de una sociedad y la vigilancia

En el "reparto" de esta tragedia también destaca el joven Guaidó, que ha hecho un ascenso meteórico en los últimos meses, apoyado por la comunidad internacional y por buena parte de los venezolanos que han encontrado en el presidente de la Asamblea Nacional una esperanza de cambio. Ahora, acompañado por su mentor Leopoldo López, el apasionado ingeniero está en el centro de los peligros y de las ilusiones. De esta jornada puede salir fortalecido y llevado en andas, pero también sus posibilidades de ser detenido o asesinado son muy altas.

Al otro lado del conflicto, se halla la cúpula chavista que trata de proteger a un régimen que le ha permitido campear a sus anchas en todo el país y forrarse los bolsillos. Ministros, funcionarios y altos cargos militares que son apoyados por La Habana, que les ha provisto de agentes de inteligencia y asesoría en la materia en la que la policía política cubana es experta: el sometimiento de una sociedad y la vigilancia sobre cada individuo. A primeras horas de la mañana, el gobernante Miguel-Díaz Canel ya mostró en Twitter su apoyo a Maduro y es de esperar que a lo largo del día la retórica oficial eleve el tono contra los opositores venezolanos.

Tanto la tragedia como la salida pacífica están servidas. Cada parte del conflicto puede influir en algo en el curso de la jornada, pero es en el Palacio de Miraflores y en la Plaza de la Revolución de La Habana donde se va a decidir lo cruento o pacífico de este martes. A ese escenario hay que agregar a Washington, atento a cada detalle y conocedor de todo lo que hoy está en juego en Venezuela.

______________________________________________________

Este texto fue originalmente publicado en la Deutsche Welle para América Latina.

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 53

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo