Casas nuevas en un barrio en ruina para los damnificados de la explosión del Saratoga

Ocho vecinos del histórico hotel deberán mudarse a una zona de La Habana Vieja en la que sobra miseria y faltan turistas

Las viviendas de los damnificados por la explosión del Saratoga destacan sobre el entorno. (14ymedio)
Las viviendas de los damnificados por la explosión del Saratoga destacan sobre el entorno. (14ymedio)

Los vecinos de los edificios ubicados en Zulueta 508 y 512, colindantes con el hotel Saratoga, han pasado de tener algunas de las mejores vistas de la capital a mirar las ruinas que rodean sus nuevas viviendas. Después de la tragedia que les supuso perder sus casas cuando el 6 de mayo explotó el histórico edificio de lujo por un escape de gas, los afectados volverán a tener un techo sobre sus cabezas, pero hasta ahí las buenas noticias.

En la avenida de España, más conocida como calle Vives, entre Carmen y Figuras, se encuentran ubicadas ocho nuevas viviendas que han sido entregadas a los damnificados por la explosión del Saratoga, donde perdieron la vida 47 personas. Según la prensa oficial, los inmuebles están "casi listos" y sus nuevos inquilinos "pueden apoyar en la culminación de detalles eléctricos".

Tribuna de La Habana publicó la noticia este miércoles, detallando que en las viviendas se ha empleado el sistema de encofrado conocido como FORSA, para el que se emplea hormigón fundido, y se ha construido una cisterna para garantizar el abastecimiento de agua. "La jornada de este miércoles es una más que demuestra que con constancia, organización y control, cualquier meta puede ser alcanzada", remata la brevísima nota salpicada de fotografías en las que se ven primeros planos de los nuevos inmuebles.

Las casas circundantes están al borde del derrumbe, cuando no han caído ya, y el hedor llena las calles de un barrio que, pese a estar ubicado en La Habana Vieja, apenas pisan los turistas

Basta abrir el foco para ver cuál es la nueva realidad de los futuros vecinos. Las casas circundantes están al borde del derrumbe, cuando no han caído ya, y el hedor llena las calles de un barrio que, pese a estar ubicado en La Habana Vieja, apenas pisan los turistas y carece de cualquier atractivo.

Si antes, con tan solo salir de sus casa tenían a pocos metros desde el restaurado Capitolio hasta el Parque de la Fraternidad, el principal nodo de taxis colectivos de la ciudad, pasando por los comercios de la calle Monte y las zonas restauradas alrededor de los hoteles próximos al parque Central, ahora el entorno es mucho menos grato.

Como vía que conecta con la Estación Central de Ferrocarril de La Habana, la calle Vives tuvo su tiempo de esplendor muy relacionado también con el flujo de pasajeros y mercancías. Sin embargo, con el paso del tiempo la zona sufrió el deterioro de sus edificaciones, el declive del sistema ferroviario en la Isla y el desdén de los planes de restauración del casco histórico que han mantenido olvidada esa zona de la ciudad.

En las viviendas se ha empleado el sistema de encofrado conocido como FORSA, para el que se emplea hormigón fundido. (14ymedio)
En las viviendas se ha empleado el sistema de encofrado conocido como FORSA, para el que se emplea hormigón fundido. (14ymedio)

Barrio con fama de conflictivo, Atarés se halla entre las zonas de La Habana Vieja peor valoradas para residir y no solo por sus edificios achacosos y sus calles con huecos y charcos de aguas albañales, sino también por los problemas frecuentes con el suministro de agua que obliga a muchos de sus vecinos a acarrearla desde otros lugares.

En una esquina, un hombre que vende chopos duda cuando un comprador le pregunta si pican. "Es igual –concluye el cliente– tendré que comerlos, porque no tengo más nada". Los viandantes son residentes en este olvidado rincón habanero en el que la pobreza se palpa más aún si se compara con el privilegiado lugar del que proceden sus nuevos vecinos.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0