Cierran Varadero al turismo cubano, siguen los rusos y llegan los canadienses

Se impone de nuevo el 'apartheid' para discriminar a los nacionales en su propio país

Aguas cristalinas, arenas muy claras y una reputación mundial, Varadero sigue siendo el más importante balneario cubano. (R. Ferreira)
Los clientes nacionales han visto cómo se cancelaban sus vacaciones en un abrir y cerrar de ojos. (R. Ferreira/Archivo)

La complicada situación de la pandemia de covid-19 en Matanzas ha puesto fin a las vacaciones en Varadero. Salvo para los extranjeros. El principal polo turístico de la Isla se cierra al turismo nacional desde hoy, según contó la periodista Bárbara Vasallo, de la Agencia Cubana de Noticias.

A pesar de la trascendencia de la noticia, que afecta a las vacaciones de verano de miles de cubanos, la noticia se avanzó el pasado lunes a través de un post de la Agencia de Viajes Cubatur y no ha sido difundida por ningún medio oficial. Según la empresa, quedan suspendidas las reservas para alojamientos de turistas con el "objetivo de reducir la movilidad de la población".

En el caso de quienes tenían ya organizado su viaje para esta primera quincena de julio, se ofrecen tres alternativas: la devolución del importe pagado íntegro, la conservación del depósito para otros productos o servicios o un cambio de fechas hasta el 31 de octubre de 2022 manteniendo el precio (salvo que se desee viajar en Navidades, en cuyo caso se aplicaría un suplemento por la cena del 24 y el 31).

Han pasado 13 años y los cubanos vuelven a quedar relegados a ser la mano de obra que sirva a los turistas

"Agradecemos su comprensión ante la necesidad permanente de salvaguardar la salud de nuestro pueblo", indicó la agencia en su mensaje. La pandemia ha recuperado el apartheid turístico para los cubanos que estuvo vigente hasta que, en 2008, Raúl Castro autorizó la entrada de cubanos en los hoteles. Hasta ese año, solo los extranjeros tenían acceso a estas instalaciones, siempre atendidos por personal nacional.

Han pasado 13 años y los cubanos vuelven a quedar relegados a ser la mano de obra que sirva a los turistas. Gran parte de estos son rusos, que llevan meses campando a sus anchas por el balneario, muchos de ellos sin mascarilla. Desde junio han estado llegando a Varadero, cada semana, más de 4.000 viajeros procedentes de ese país y, a pesar de los controles, no hay día que no se reporte en el informe del epidemiólogo al frente de la pandemia, Francisco Durán, algún contagiado importado desde Rusia.

Además, este lunes se levantan las restricciones del Gobierno canadiense para sus ciudadanos, que volverán también a Varadero gracias a las exenciones de cuarentenas para vacunados que regresen de un viaje. Además, Air Canada vuelve este sábado a la Isla, y se une a Aeroflot, Azur Air, NordWind, Royal Flight y la agencia alemana TUI, que ya estaban llegando al polo turístico.

Aunque las medidas no han sido bien conocidas por la población, que además este año está más pendiente de la supervivencia diaria que de veranear en un todo incluido que muchos no podrán permitirse, la periodista Bárbara Vasallo ha defendido la medida ante las críticas de algunos de sus seguidores con argumentos segregadores.

"Los rusos vienen con un resultado de la prueba PCR antes de las 72 horas de su entrada al país, la mayoría están vacunados con SputnikV, y todo el mundo sabe que es necesario para la economía, ¿o es que vamos a vivir del aire?", replica la reportera a un comentario que rechaza la admisión de los turistas del país europeo.

Podría pedirse a los cubanos que hayan sido inoculados con Soberana 02 o Abdala acreditar su condición para poder viajar. Del mismo modo, también podría exigirse una prueba PCR a los turistas nacionales

La justificación contradice los constantes argumentos de las autoridades sanitarias que insisten a la población en que las vacunas no evitan necesariamente el contagio o la transmisión de la enfermedad. "Dejemos de ser ciegos y ponernos vendas, siempre con el cuento de la economía del país permitiendo lo que no se puede y luego las culpas las cargamos el pueblo completamente de todo lo que nos está pasando", le responde la comentarista con la que discrepa inicialmente.

Algunos otros comentaristas indican a la periodista que si es por vacunación, podría pedirse a los cubanos que hayan sido inoculados con Soberana 02 o Abdala acreditar su condición para poder viajar. Del mismo modo, también podría exigirse una prueba PCR a los turistas nacionales que deseen instalarse en un hotel que, aunque como bien recuerdan algunos mensajes puede dar negativo si se realiza cuando la infección no está activa (motivo por el que se repite a los cinco días), al menos garantizaría el mismo trato a cualquier visitante, independientemente de su origen.

"Es decir, ¿que el turismo nacional no aporta a la economía?", increpa otro, visiblemente molesto a Vasallo, que insiste en que hay que mantener el único motor de la Isla que aún puede controlar el Estado. Otro, más desesperanzado que molesto, sentencia: "Los cubanos no son ciudadanos de segunda categoría dentro de su propio país: La muerte seguirá entrando aunque los discriminen".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 49