El cierre del Coloso de Jatibonico refleja el colapso de la producción azucarera cubana

El central parará nuevamente para una reparación integral, aunque ya fue sometido a otra el pasado año

El central azucarero Uruguay, en Jatibonico, Sancti Spíritus, fue construido en 1905. (Escambray)
El central azucarero Uruguay, en Jatibonico, Sancti Spíritus, fue construido en 1905. (Escambray)

El central azucarero Uruguay, conocido por su enorme tamaño y capacidad de molienda como el Coloso de Jatibonico, cerrará en pocas jornadas, cuando acabe de moler lo que está en producción, según contaron fuentes del sector a 14ymedio.

"Según ellos el país va a invertir en darle mantenimiento y mejorar la maquinaria. A nosotros nos afecta, porque además es uno de los pocos que se mantienen funcionando", cuenta el trabajador de una empresa estatal que tiene contrato con el central, ubicado en Sancti Spíritus.

El ingenio, en función desde 1905, ha sufrido infinitas transformaciones y reparaciones desde su fundación, pero en los últimos años las paradas por fallas y mantenimientos que exceden de lo normal se han multiplicado. El pasado año, el Uruguay pasó meses detenido por trabajos de reparación y mantenimiento y solo en diciembre pudo empezar la puesta en marcha. Apenas medio año después, y tras moler las últimas cañas de esta calamitosa zafra, el coloso tendrá que cerrar de nuevo.

"Está destruido por completo, no sé cómo muelen. El aspecto es horrible, oxidado, viejo, las paredes algunas pintadas, pero el aspecto es deplorable, se está cayendo a pedazos"

"Está destruido por completo, no sé cómo muelen. El aspecto es horrible, oxidado, viejo, las paredes algunas pintadas, pero el aspecto es deplorable, se está cayendo a pedazos", repasa una ingeniera espirituana. La especialista, que realizó el servicio social como profesora en un politécnico, conserva muchos amigos entre los que fueron sus alumnos, algunos de los cuales trabajan en el central Uruguay, una de las mayores fuentes de empleo de la provincia históricamente. Los centrales azucareros, además de trabajo directo, generan muchos otros puestos indirectos, algunos de ellos la producción de otros alimentos o subproductos derivados. Cuando el central se paraliza, la vida de un municipio se detiene con él.

"Me cuentan que la mitad de las paradas son porque los mantenimientos no se hacen bien. Ellos tienen unos ciclos que sí, los están cumpliendo lo mejor que pueden, pero sin herramientas y condiciones, por mucho deseo que tengas, no va a quedar en condiciones. A veces, simplemente, por no sellar bien un cable, se va a sulfatar y eso puede acabar dando una parada general", describe.

La ingeniera explica que, como toda industria, un central es un engranaje en el que las piezas deben funcionar a la perfección, pues el fallo de una puede detener por completo la cadena y echar a perder la materia prima que se está procesando.

En la reunión mantenida con representantes de AzCuba, cuando se les informó del cierre, se explicaron superficialmente las causas de la parada, que implicará una completa remasterización o reparación capital, mantuvieron. "Los fallos están ocurriendo constantemente. Asumo que van a pasarle la mano a todo, pero sin recursos ya veremos las chapucerías que hacen", desconfía la experta.

Según la ingeniera, uno de los principales problemas que enfrenta el central es la precariedad con que se realiza el mantenimiento. "Los centrales llevan una caldera que hidroliza la línea de guarapo antes de entrar, la hace más líquida sometiéndola a un golpe de calor muy rápido. Este trabajo supone cambios de presión importantes, que generan compresión y descompresión en las calderas, un movimiento que dilata y contrae. Para eso, hay que cambiar de forma rutinaria, como parte del mantenimiento, unos marcos que hay, pero no se hace porque cuesta. Lo que se hace es apretar los tornillos", detalla.

La especialista indica que, si estos trabajos no se realizan en condiciones, los materiales llegan a la destemplanza y pierden su elasticidad, disparando los niveles de presión. "No es que explote la caldera porque hay mecanismos para que no pase, pero hay partes que están recibiendo malas presiones", alerta.

Este año, en Sancti Spíritus estaba prevista una molienda "escalonada", como la llamaron las autoridades. Se trataba de alternar los dos centrales y aprovechar la parada del otro, de manera que el Melanio Hernández, que además produce ron de alta calidad exportable, entró a trabajar primero y, contra todo pronóstico, cumplió, aunque necesitó más tiempo del previsto. El ingenio tardó 77 jornadas, frente a las 37 previstas, en moler la caña. Antonio Viamontes Perdomo, director de la empresa, contó que hubo cuatro grandes roturas al inicio, retrasando el rendimiento, pero se logró el objetivo.

"Dijeron que la zafra se ponía en función de la capacidad industrial que tenían para procesar. Eso es mentira: sencillamente no se está sembrando más caña porque los centrales se están cayendo

Las previsiones, sin embargo, no se cumplieron y el escalonamiento fue imposible. El central Uruguay entró a trabajar simultáneamente y a mediados del pasado mes llevaba más de 100 jornadas moliendo, con el plan previsto al 70% y más de 55.000 toneladas de caña pendientes. AzCuba contó entonces que se esperaba seguir trabajando mientras el clima lo permitiera, aunque no ha habido más informaciones oficiales sobre la cantidad producida.

Las autoridades contaron entonces que solo se iba a moler caña espirituana, aunque esperaban poder avanzar algo con la de Ciego de Ávila. "Dijeron que la zafra se ponía en función de la capacidad industrial que tenían para procesar. Eso es mentira: sencillamente no se está sembrando más caña porque los centrales se están cayendo. A eso ponle también las orientaciones, que no se puede moler caña que no sea espirituana. Pero es que Sancti Spíritus no produce tanta caña y el central de Jatibonico, a pesar de todo, tiene una capacidad de molienda inmensa, se come lo que sea y se ha planificado una zafra de unos días, que no va ni para la cuota del mes. Esta medida está asociada al combustible, porque al no poderse trasladar la caña, se tomó esa iniciativa", cuenta la ingeniera espirituana.

A su juicio, el cierre repercutirá seriamente en las finanzas de la empresa en la que trabaja, además de, sin duda, en las del país, que el pasado miércoles 15 de junio admitía que no va a poder cumplir con sus compromisos internacionales" tras una de las peores zafras de la historia.

En mayo, Cuba solo produjo el 53% de la previsión inicial de azúcar. Según el plan presentado en diciembre ante la Asamblea Nacional, la previsión era que en la zafra se alcanzasen las 911.000 toneladas, de las que 500.000 estaban destinadas al consumo interno y las 411.000 toneladas restantes a la exportación. Con los datos disponibles, se habría producido 473.720 toneladas: muy insuficientes para cubrir siquiera la demanda nacional.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 60