Crece el mercado negro de balitas de gas en Cuba a medida que aumentan los apagones

El descontrol hace que los clientes "laven" sus cilindros ilegales en las redes de distribución estatal

En la cola algunos mensajeros con sus carretillas cargaban hasta doce balitas para sus clientes. (14ymedio)
Una balita de gas de 10 kilogramos se vende en el mercado negro en unos 10.000 pesos si está llena. (14ymedio)

"Vendo cocina de cuatro hornillas con su balita incluida", se lee en uno de los tantos anuncios que asoman en los sitios de clasificados cubanos. En medio de la crisis energética, y a pesar de las medidas que ha tomado el Gobierno, el mercado negro de cilindros de gas licuado crece en la misma medida en que aumentan los apagones y el temor a que lleguen tiempos peores.

Aunque las balitas que se distribuyen de manera racionada deberían estar estrictamente numeradas, con una serie de dígitos grabados en el metal, el descontrol ha abierto las rendijas para que los clientes "laven" sus cilindros ilegales en las propias redes de distribución estatal.

La estratagema pasa por tener un contacto en la Empresa de Gas Licuado perteneciente a la Unión Cuba Petróleo (Cupet) o, simplemente, contar con un marcador permanente, algo de ingenio y hasta un poco de pintura para retocar el cilindro y borrar la numeración escrita con anterioridad antes de colocarle una nueva.

"Aquí primero nos guiábamos por el número que está en la parte superior grabado, pero después la numeración pasó a estar pintada como en un cuño que se le pone por encima a la balita y más tarde ya viene escrita con un marcador de esos permanentes, que son fáciles de cambiar", advierte un empleado de un punto de venta de Cupet en el municipio Centro Habana.

Al respecto, explica una empleada de Atención a la Población de la Empresa de Gas Licuado de la calle Águila, en Centro Habana: "Se puede aceptar cualquiera de los dos números, el que está en el metal o el que está escrito, pero lo que sí es obligatorio es que sea la misma numeración que está registrada en el contrato de la última vez que compró la balita".

El registro de venta se hace a mano sobre un papel, en la mayoría de los casos, y existe la posibilidad de equivocarse, enmendar los dígitos o cambiarlos pasado unos días

El registro de venta se hace a mano sobre un papel, en la mayoría de los casos, y existe la posibilidad de equivocarse, enmendar los dígitos o cambiarlos pasado unos días. Algunos cilindros muestran tal grado de deterioro que la zona donde una vez se leyó la numeración original está oxidada, dañada por un golpe o convenientemente raspada.

"Esto es como eliminar el número de un revólver, como se ve en las películas", bromea un cliente que ha logrado "lavar" varias balitas ilegales a través del mecanismo de venta estatal, simplemente demostrando el deterioro de la numeración. "Les digo que yo la pongo a las afueras de la casa, en el patio y a veces la lluvia daña la pintura y hasta se me han oxidado".

El truco de colocar un número aceptado no es poca cosa. Una balita de gas de 10 kilogramos se vende en el mercado negro en unos 10.000 pesos si está llena, mientras que en el sistema de venta oficial, que puede ser normada o liberada, cuesta 180. Un requisito indispensable para adquirir el producto es presentar el envase vacío.

"Aquí en Ciego de Ávila son muy estrictos y solo se guían por el número grabado en el metal", explica a 14ymedio una joven residente en esa ciudad. "Pero se sabe que hay gente que paga un sobreprecio para que el empleado se haga de la vista gorda y acepte cualquier balita que le devuelvan como si fuera la correcta".

Hace un año, la empresa Cupet advirtió a sus clientes en Santiago de Cuba sobre esa práctica fraudulenta y anunció que todo cilindro de GLP cuya numeración "no coincida con la registrada en nuestros controles, se procederá a retener el cilindro hasta tanto concluya la investigación de la procedencia del mismo".

La escasez parece haber disparado aún más la creatividad y las búsqueda de soluciones. "Vendo balita de gas, con su regulador y te dejo en contacto con alguien que te la rellena cada vez que se te acabe. Negocio redondo. Tres en uno", reza un anuncio en un grupo de Telegram donde se venden electrodomésticos, muebles y otros útiles del hogar. "No vas a tener problemas con la numeración", concluye.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 8