Se disparan los precios y las angustias de los cubanos

La economía nacional pasa por su peor crisis en tres décadas

Ell "nuevo precio" del pasaje del transporte público es de 2 pesos, cinco veces lo que costaba hasta este jueves. (14ymedio)
El "nuevo precio" del pasaje del transporte público es de 2 pesos, cinco veces lo que costaba hasta este jueves. (14ymedio)

Con escenas de Nochevieja sin el brillo de las fiestas de otros años, los cubanos se adentraron en 2021 preocupados por la escalada de precios y la inflación que vive la Isla. En este día feriado, los que se aventuraron a usar el transporte público, comer en una cafetería o recargar el móvil se toparon con las nuevas tarifas.

"Los taxis ruteros ahora cuestan cinco pesos, antes costaban 40 centavos y los precios en la bodega están por las nubes", dijo desde Cienfuegos Margot Martínez, una maestra jubilada de 68 años. 

"Con mi jubilación apenas podré comer. Los precios de la electricidad, del agua, del transporte, de las medicinas y del gas, todo nos lo han subido de un momento a otro. Dicen que eliminan subsidios pero en medio de tanta pobreza, ¿de qué subsidios se atreven a hablar?", añadió. 

La economía nacional pasa por su peor crisis en tres décadas al derrumbarse los subsidios del régimen de Nicolás Maduro, acentuarse la ineficiencia tradicional de las empresas estatales cubanas y desplomarse la llegada de turistas debido a la pandemia de coronavirus. El Gobierno ha dicho que la economía decreció un 11% en 2020, pero economistas independientes calculan que los daños han sido aún mayores. 

Sin divisas para sostener su economía improductiva y pagar la deuda externa, el Gobierno de Miguel Díaz-Canel anunció un agresivo programa de recorte del gasto público que implica la eliminación del peso convertible, la dolarización parcial de la economía y el fin de los subsidios para muchas de las empresas estatales. 

"La gente no hace otra cosa que hablar de la situación del país. Esto no mejora por más que pasen los años y sigan haciendo promesas. En el único lugar donde hay alimentos es en el noticiero de televisión", dijo Martínez. 

En los ómnibus del transporte público en La Habana un cartel repetido varias veces advierte de que el "nuevo precio" del pasaje es de 2 pesos, cinco veces lo que costaba hasta este jueves. Para los despistados que todavía intentan pagar con algunas monedas de pesos convertibles, otro cartel advierte que no se aceptan CUC.

"Esto es un abuso. Yo no me mantengo de mi jubilación, soy mensajero y de eso vivo. Ahora tendré que cobrar más para salir adelante", dijo este viernes por la mañana un hombre que conversaba en la parada de la guagua en El Vedado. Al llegar el transporte, el habanero solo dio al chofer la mitad del importe, 1 peso. "Perdóname pero hoy solo te puedo pagar eso" y el conductor lo dejó seguir por el pasillo hasta un asiento.

Durante la última semana en los bancos muchos de los cajeros están en mantenimiento o fuera de servicio. (14ymedio)
Durante la última semana en los bancos muchos de los cajeros están en mantenimiento o fuera de servicio. (14ymedio)

Mientras tanto, los clientes del monopolio estatal Etecsa comprobaron que todos los precios del servicio de telefonía móvil ya aparecen en pesos. La compra de un paquete de datos, el minuto de llamada a otro celular o la cuota para enviar un mensaje de texto, todo eso y más ahora está expresado en moneda nacional.

Lo mismo que alguno servicios privados, como la plataforma de envío de comida a domicilio Mandao, hizo este 1 de enero el cambio de sus precios a la moneda nacional en su aplicación para móviles, aunque en la versión online todavía mantiene las tarifas expresadas en dólares y pensadas para los emigrados que compran alimentos para sus familiares en la Isla. 

Aprender a vivir con los nuevos precios está siendo un dolor de cabeza para muchos que ahora deben manejar manejar cifras de tres o cuatro dígitos en lugar de dos. "Me está costando porque son números grandes y cuesta darse cuenta cuánto significan en CUC que era hasta ayer la moneda de referencia en muchos servicios", reconoce una cliente que este viernes miraba el menú de un restaurante en La Habana Vieja.

"Aquí dice que seis croquetas son 111 pesos y que una milanesa de cerdo vale 231", señala la mujer. "Todo el tiempo tengo que estar dividiendo por 24 para saber si es lo mismo que pagaba antes o si han subido los precios", lamenta. "En otros lugares han mantenido ambos precios, uno al lado de otro, para que el usuario no tenga que pasar tanto trabajo pero aquí no".

Un jubilado que trabajó durante años en el sector de la contabilidad recuerda la llegada del euro en el Viejo Continente. "Estaba yo pasando una maestría en España y recuerdo que era una locura aquello de dejar la peseta atrás, algunos amigos míos se demoraron bastante en acostumbrarse pero al menos iban para una moneda fuerte, pero el peso cubano está muy débil".

Las quejas ante los nuevos precios también se repitieron durante toda la semana en las bodegas

A pesar de que las autoridades han establecido una tasa única de cambio del peso en relación con el dólar, de unos 24 por cada dólar, en el mercado negro de la Isla la moneda estadounidense supera los 40 pesos esta semana, un precio espoleado por la imposibilidad de comprar fulas de manera legal en la red estatal de bancos o casas de cambio.

Las quejas ante los nuevos precios también se repitieron durante toda la semana en las bodegas. En la cola para comprar, sal, arroz adicional y espaguetis el tema de conversación no era otro que el cálculo sobre cuánto costaría a partir del 1 de enero la canasta básica que vende el Gobierno por el mercado racionado.

"Pagar seis, siete y diez pesos por libra para el arroz (según el tipo de grano), eso es tremendo abuso como quiera que lo pongan", sentenció una de las señoras. "Si va a valer más entonces tiene que ser de mejor calidad, porque el arroz que vino en noviembre y diciembre parece alimento animal: sucio y viejo".

"Empezó el año y hemos entrado ya en la era de los cientos y los miles, pronto va a ser raro escuchar un precio que sea diez, veinte y mucho menos cinco pesos", reflexionaba a las afueras de un banco una joven con un bebé en brazos. Después de ir a varias sucursales para intentar sacar dinero de un cajero, la mujer se encontró con que muchos están en mantenimiento o fuera de servicio.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez colaborando económicamente con nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 60