Díaz-Canel visita el Santuario del Cobre y juega baloncesto en una escuela

Es la primera vez desde 1959 que un gobernante cubano visita el Santuario de la Virgen de la Caridad sin motivos de protocolo 

El presidente Miguel Díaz-Canel a su salida del santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre este miércoles. (CC)
El presidente Miguel Díaz-Canel a su salida del santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre este miércoles. (CC)

El nuevo presidente, Miguel Díaz-Canel, está empeñado en rejuvenecer la imagen del Gobierno y, en un alarde de su cercanía con el pueblo, se dejó fotografiar jugando baloncesto con estudiantes durante su visita a Santiago de Cuba este miércoles y acudió al Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre.  

“Díaz-Canel visitó la basílica de nuestra señora de la Caridad del Cobre como un peregrino más”, dice a 14ymedio desde Santiago de Cuba el rector del santuario, Eugenio Castellanos.

“Entró al templo y se detuvo unos minutos frente a la imagen de la Virgen. Estaba acompañado por otros dirigentes. Fue el único lugar del santuario que visitó”, señala el sacerdote, que no recuerda otra visita ex profeso de algún gobernante cubano tras el giro marxista del proceso revolucionario. La prensa oficial no publicó fotos de la visita religiosa del mandatario.

A pesar de que la prensa oficial no ha mostrado una foto o video del recorrido en que se vea al actual mandatario junto a la imagen de Cachita, como popularmente se nombra a la Patrona de Cuba, su visita al lugar rompe con una tradición oficialista de no mencionar el lugar, salvo cuando de celebraciones o visitas religiosas se trata.

En el Santuario, un espacio ecléctico repleto de ofrendas a la Virgen, se alternan desde regalos como la medalla del premio Nobel de Literatura ganada por Ernest Hemingway hasta un espacio que reclama la libertad de los presos políticos y en el que se pueden leer los nombres de los disidentes encarcelados durante la Primavera Negra de 2003.

El nuevo presidente cubano, Miguel Díaz-Canel junto a estudiantes y profesores de la escuela Armando García. (Estudios Revolución)
El nuevo presidente cubano, Miguel Díaz-Canel junto a estudiantes y profesores de la escuela Armando García. (Estudios Revolución)

Raúl Castro visitó el Santuario de la Virgen de la Caridad, una imagen que los católicos consideran la Patrona de Cuba, durante la visita del Papa Francisco en 2015.

Durante décadas ser religioso en la Isla era algo mal visto por parte de las autoridades que impusieron una férrea ideología atea según establecía el modelo soviético implementado por Fidel Castro. Con el fin del socialismo en Europa del Este, Cuba vivió una tibia apertura religiosa que se coronó con la visita del papa Juan Pablo II en 1998. Aunque el país es oficialmente “laico”, las iglesias tienen prohibido el acceso a los medios de comunicación y las escuelas.

Para Dagoberto Valdés, un laico relevante en la Iglesia Católica, la visita del presidente al santuario de la Virgen ocurre porque se trata de “un símbolo patrio” venerado ampliamente en el país.

“Como un presidente que se debe a todos los ciudadanos de su país, Díaz-Canel ha ido al Santuario para hacer un gesto hacia todas esas personas", dice.

Según los archivos históricos, la veneración de la Virgen comenzó en el siglo XVII, tras ser hallada en la Bahía de Nipe. La imagen fue trasladada al poblado de El Cobre, un asentamiento de negros esclavos e indígenas que trabajaban en la minería. En 1800 este fue el primer lugar donde se le dio la libertad a los esclavos, 86 años antes de la abolición de la esclavitud en Cuba.

En 1868 Carlos Manuel de Céspedes ofreció ante el altar de la Virgen la causa independentista cubana y el 1898 Calixto García realiza la declaración mambisa de la independencia de Cuba desde ese mismo predio. El actual santuario fue terminado en 1927. El año anterior, el presidente Gerardo Machado, junto al arzobispo de Santiago de Cuba, Valentín Zubizarreta, habían colocado la primera piedra del santuario.

En su búsqueda de apoyo popular, Díaz-Canel ha tratado de marcar su propia impronta con respecto a su predecesor, Raúl Castro, a quien no le gustaban las apariciones públicas. Las imágenes difundidas por la prensa oficial también reflejan varios intercambios del presidente con artistas, músicos y la ciudadanía.

Miguel Díaz-Canel juega baloncesto con una pelota de voleibol en una escuela cubana. (Estudios Revolución)
Miguel Díaz-Canel juega baloncesto con una pelota de voleibol en una escuela cubana. (Estudios Revolución)

No obstante, el presidente aún no ha ofrecido una entrevista a los medios nacionales ni extranjeros en la que hable sobre los objetivos de su administración ni defina un programa claro para los próximos cinco años en que será la máxima figura del país.

El nuevo gobernante ha exhortado al uso masivo de las redes sociales “para defender la revolución”, autorizó las transmisiones de la televisión nacional en plataformas online y pretende “informatizar” el país. La apertura de nuevas zonas de navegación wifi, la ampliación de Nauta Hogar y el anunciado internet móvil son parte de este plan.

Una convocatoria que contrasta con un video filtrado el pasado año en que se le ve arremeter contra los medios independientes y la presencia de cubanos contrarios al régimen en las redes sociales. En esas breves imágenes el ingeniero amenaza con la censura a varios periodistas y medios no gubernamentales.

Durante su actual recorrido por el oriente del país, en la escuela Armando García fue tomada la fotografía del mandatario utilizando una pelota de voleibol para jugar baloncesto con los estudiantes de secundaria. Aunque la prensa oficial no lo señala, el presidente se enfrentó con un problema que los estudiantes cubanos sufren a diario: la escasez de implementos deportivos.

La mayoría de los recursos para practicar deportes en las escuelas cubanas se compran en China, pero Cuba ha denunciado que el embargo estadounidense no le permite adquirir a precios más baratos implementos deportivos para sus escuelas.

Díaz-Canel, nombrado presidente de Cuba por la Asamblea Nacional el pasado 19 de abril, es un ingeniero de 58 años que no hace parte de los históricos de la revolución. Tiene ante sí el reto de reconstruir un país devastado por décadas de malos manejos económicos, un fuerte envejecimiento poblacional y escasa inversión extranjera.

___________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 30