Además de pollo, los agricultores de EE UU quieren vender a Cuba trigo, maíz, frijol, leche y cerveza

Díaz-Canel insiste ante agricultores de EE UU en poner fin al embargo en la primera jornada de la conferencia agrícola

Los ciudadanos reclaman que se piense más en la producción nacional que en adquirir las cosas fuera

En noviembre pasado una delegación de políticos y empresarios agrícolas estadounidenses abogaron en La Habana por el levantamiento del embargo. (EFE)
Los cubanos piden centrarse en aumentar la producción nacional. (EFE)

La conferencia Agrícola Cuba-EE UU cerró este jueves con la petición de los productores estadounidenses de ampliar el comercio "sin las políticas que obstaculizan", según dijo uno de ellos, Douglas Keesling, empresario agrícola y representante Coalición de Granjas del estado de Kansas.

Entre los 25 integrantes del grupo estadounidense figuran productores, empresarios de diferentes estados y gremios que cosechan trigo, maíz, frijoles, leche, arroz, pollo, y otros productos, así como exportadores de cerveza y otras bebidas.

La delegación estadounidense ha participado desde el miércoles en la III Conferencia  en la que discutieron con agricultores de la Isla sobre las posibilidades de compartir experiencias e incrementar el comercio.

El vicepresidente de la Asociación del Trigo del país norteamericano, Dalton Henry, dijo que entre los empresarios agrícolas estadounidenses hay "mucho interés en acercarnos a los agricultores cubanos" durante una rueda de prensa antes de finalizar su estancia en la capital cubana.

"Tenemos esperanzas en que podamos ampliar el comercio, mientras otras organizaciones en EE UU abogan por una mejoría de las relaciones bilaterales", señaló

"Tenemos esperanzas en que podamos ampliar el comercio, mientras otras organizaciones en EE UU abogan por una mejoría de las relaciones bilaterales", señaló.

El empresario comentó que "hay un comercio sustancial entre los dos países, especialmente en el sector agrícola y ese comercio tiene lugar a pesar de todos los retos".

El Departamento estadounidense de Agricultura indicó que solo en 2021 el país norteamericano duplicó sus exportaciones de pollo a Cuba, que ascendieron a los 253 millones de dólares. Este febrero, Cuba importó 31.212 toneladas de pollo desde el país vecino, la tercera mayor cifra de las últimas décadas y un 33% más que el mes anterior.

Keesling recordó que EE UU exporta más del 50% de los alimentos que produce. Y consideró que el comercio entre su país y la Isla sería "mutuamente beneficioso" y dijo que se siente "optimista".

Los empresarios y granjeros norteamericanos también manifestaron que el mercado cubano es "muy importante" para ellos por la cercanía entre ambos países que es "clave" para la comercialización de sus productos, y confiaron en la posibilidad de realizar intercambios con científicos cubanos del sector como han hecho con otros países.

Dijeron que tuvieron la oportunidad de visitar las fincas de agricultores cubanos en las provincias occidentales de Artemisa y Mayabeque y que les gustaría recibirlos en Estados Unidos para mostrarles cómo usan las tecnologías en sus producciones.

El día anterior, Miguel Díaz-Canel hizo un nuevo guiño a EE UU, pocas horas después de invocar una frase de Fidel Castro para apelar al diálogo. "Hemos venido aquí para mejorar nuestras relaciones y también para poner fin al embargo", dijo el mandatario, ante la coalición formada por un centenar de organizaciones agrícolas estatales, corporaciones y productores de ambos países conjuradas contra las sanciones estadounidenses desde 2018.

El presidente cubano destacó la importancia de que el sector agrícola del país vecino "aporte lo que pueda en un momento tan complejo". "Mucho podemos aprender de ustedes sobre la aplicación de tecnología y el desarrollo de producciones que, sabemos, son muy eficientes", dijo en su discurso, en el Palacio de la Revolución.

"Mucho podemos aprender de ustedes sobre la aplicación de tecnología y el desarrollo de producciones que, sabemos, son muy eficientes"

Paul Jonhson, presidente de la Coalición, manifestó que ambas partes tienen "objetivos comunes que permiten alcanzar resultados comunes" en respuesta a Díaz-Canel, que insistió en que "hay potencialidades para forjar juntos caminos y puentes".

Los agricultores estadounidenses dijeron el miércoles que les gustaría vender más trigo y otros productos agrícolas a la Isla, pero el embargo se lo dificulta.

"Estamos paralizados debido a este embargo. No podemos competir aún en igualdad de condiciones con otros proveedores alrededor del mundo, porque pueden ofrecer crédito (...) eso significa mucho", dijo Johnson.

El presidente de la Coalición insistió en que deben buscar la manera de "eliminar barreras". La agencia Reuters indicó que los agricultores afirman que la proximidad de Estados Unidos a Cuba (unos 150 kilómetros), podría recortar los precios de envío a los productos que importa de Europa y otros puntos.

El embargo de EE UU a Cuba tiene exenciones para la compra de productos alimenticios, pero los agricultores estadounidenses reunidos y las autoridades cubanas consideran que las condiciones contravienen las normas del comercio internacional normal. Entre las exigencias está la de pagar al contado y por adelantado, una anomalía en el contexto internacional, pero que no ha impedido que lleguen toneladas de comida mensualmente en esa dirección.

Mientras, la parte cubana lo que reclamaba era poder exportar para recaudar dinero y comprar otros productos que no se pueden producir en la Isla. "No queremos que nos regalen nada. Queremos la posibilidad de vender y comprar", dijo a Reuters un cooperativista, Abelardo Alvarez.

Según datos del Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos, antes de 1959 Cuba era el noveno país en el mercado de exportación para los productos agrícolas de Estados Unidos, mientras hoy está por debajo del 50.

La Asociación Nacional de Departamentos Estatales de Agricultura de EE UU mantiene que sin el embargo los intercambios rondarían los 1.000 millones de dólares anuales, frente a los 250 millones actuales.

"La única forma de salir del atolladero en el que estamos es reconstruyendo y haciendo sostenible la desaparecida industria agropecuaria cubana"

Los lectores de la información en Cubadebate, a pesar de mostrarse favorables al fin de las sanciones y el aumento de los intercambios con EE UU, interpretan el movimiento como un intento de los agricultores por hacer negocio de exportación y reclaman que se pongan los esfuerzos en la producción nacional.

"La única forma de salir del atolladero en el que estamos es reconstruyendo y haciendo sostenible la desaparecida industria agropecuaria cubana, primero para satisfacer las necesidades internas sustituyendo innecesarias importaciones y, logrado esto, exportar nuestros excedentes al mercado mundial", escribe un comentarista.

"Mientras sigamos pensando en el bloqueo y en comprar y gastar esos millones que se podrían destinar a otros sectores y no en invertir para producirlo aquí en el país seguiremos con el mismo discurso y la misma escasez", comenta otro.

Desde muy distintas posiciones, el economista cubano Pedro Monreal, que el pasado martes comentaba las estadísticas de comercio entre ambos países, iba en la misma línea: "Importar carne de pollo desde uno u otro mercado es una opción. Hay alternativas, pero la pregunta que debería responderse es, ¿por qué Cuba apenas produce carne de pollo? Jamaica produce casi toda la carne de pollo que consume".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 40