"Dile a tu hermana que deje de hacer lo que hace o podría desaparecer"

Human Rights Watch denuncia a través del caso de Ruhama Fernández el acoso del Gobierno a los 'influencers'

La joven 'youtuber' Ruhama Fernández supo que estaba regulada al ir a sacar su pasaporte. (Facebook/Ruhama Fernández)
La joven 'youtuber' ha denunciado el acoso al que es sometida desde que abrió su canal crítico con el Gobierno. (Facebook/Ruhama Fernández)

El caso de Ruhama Fernández, amenazada sistemáticamente desde que se convirtió en una popular youtuber por la Seguridad del Estado, ejemplifica para la organización Human Rights Watch (HRW) el acoso al que el Gobierno somete a los influencers en Cuba. La ONG internacional de derechos humanos denunció este lunes que las autoridades han convertido a este colectivo en un nuevo objetivo de persecución.

Fernández habló con HRW y explicó cómo, desde que sus videos comenzaron a popularizarse, el Gobierno empezó a vigilarla y perseguirla, primero acercándose a sus amistades, a las que la policía enviaba citaciones. También se acercaban a sus casas o a los centros de trabajo de sus familiares. "Querían saber quién era yo, dónde vivía y si tenía pareja", explicó.

Lo más grave, su hermano también empezó a ser perseguido, tanto por policías como por, aparentemente, civiles que le transmitían siempre un mensaje: "Dile a tu hermana que deje de hacer lo que hace o podría desaparecer".

Desde abril su vida ha sido cada vez más difícil. Ese mes de abril, Fernández fue citada por la policía de Santiago de Cuba para hablar de su canal de YouTube, en el que aborda temas políticos y sociales desde un punto de vista crítico con el Gobierno. Entonces los agentes le dijeron que si no dejaba de hacerlo la procesarían por actividades "contrarrevolucionarias".

En agosto, cuando intentaba viajar a EE UU para visitar a sus padres y recoger un premio a su canal de YouTube concedido en marzo por la plataforma Red Cuban Power, supo que estaba en la lista de 'regulados'

Este julio, las autoridades forzaron la interrupción del servicio de internet que recibía a través de una red informal gestionada por una de sus vecinas. La policía visitó a la proveedora y la amenazó con cancelar todo su servicio si seguía facilitando la conexión a Fernández.

En agosto, cuando intentaba viajar a EE UU para visitar a sus padres y recoger un premio a su canal de YouTube concedido en marzo por la plataforma Red Cuban Power, supo que estaba en la lista de regulados. La funcionaria de Interior que la atendió cuando intentaba solicitar su pasaporte le advirtió de la alerta que aparecía en el sistema y le dijo: "Tú estás regulada por cuestiones de interés público. Averigua, arregla esto y luego ven para hacerte el pasaporte", pero nada pudo hacer contra la medida, impuesta en los últimos años contra opositores, activistas y periodistas para controlar sus movimientos.

En septiembre, repasa HRW, publicó un video en el que contaba la experiencia de su segundo interrogatorio y, días después, recibió una llamada amenazándola con "acabar" con ella si salía de casa.

El incidente más reciente ocurrió este 14 de octubre, cuando la Policía organizó un operativo contra cuatro youtubers que iban a participar en un foro virtual sobre política. Jancel Moreno y Maykel Castillo fueron detenidos, mientras a Iliana Hernández y otros activistas les interrumpieron el servicio de internet.

Ruhama Fernández tuvo que huir y esconderse para luego desde un lugar seguro, participar en el debate vía telefónica. La joven ha dicho a HRW que no va a claudicar. "Ahora que dije la verdad, no hay vuelta atrás".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3