Una orden de captura en EE UU complica la situación del joven hispanocubano preso por el 11J

La ficha penal de Mario Josué Prieto Ricardo incluye los delitos de conducta impropia, evasión de la justicia y robo 

Ficha policial pública donde figura el preso cubano Mario Josué Prieto Ricardo. (Suffolk Police)
Ficha policial pública donde figura el preso cubano Mario Josué Prieto Ricardo. (Suffolk Police)

El caso de Mario Josué Prieto Ricardo, el joven cubano con ciudadanía española condenado a 12 años de prisión por participar en las manifestaciones del 11 de julio de 2021 (11J), enfrenta uno de sus momentos más delicados. A sus enfermedades crónicas o adquiridas en la cárcel se le agrega el peso de sus antecedentes penales en Estados Unidos, que podrían dificultar su traslado a España y servir de argumento al régimen en su estrategia de descalificación sistemática de los opositores.

En Cuba, su madre ha emprendido una campaña por la liberación del joven, que cumple su condena en Holguín, mientras que en Madrid el abogado Enmanuel Oliva Díaz intenta movilizar a los medios de comunicación y ejercer presión internacional para obtener su deportación a España. Por su parte, las autoridades consulares han estado en contacto con la familia, pero se muestran muy poco activas en la reclamación de los derechos de Prieto Ricardo como ciudadano español.

El panorama se complica ante la aparición en Estados Unidos de una ficha penal del joven que incluye los delitos de conducta impropia, evasión de la justicia en dos ocasiones, agresión con lesiones involucrando a un miembro de su familia, arrojar basura en espacios públicos y –el cargo más serio– robo con allanamiento de morada, con el agravante nocturno.

Un allegado de Prieto Ricardo, que compartió alojamiento con él durante su estancia en EE UU, señaló a 14ymedio varias imprecisiones en la versión de la historia del joven que los medios estaban manejando. "Él viajó a Cuba para evitar responder por estos delitos", asegura, "cruzó ilegalmente por México, renovó allí su pasaporte cubano, que tenía vencido, y voló a la Isla".

De acuerdo con el relato de un conocido suyo en EE UU, Prieto Ricardo llegó a ese país en 2014 por el aeropuerto de Miami. Allí fue ubicado en un refugio de Portland, en el estado de Oregón. "Yo viví con él allí", dice, "junto a un grupo de refugiados. Él comenzó a juntarse con malas personas, a involucrarse con las drogas, y llegó el momento en que le pedimos que se fuera".

"Él viajó a Cuba para evitar responder por estos delitos, cruzó ilegalmente por México, renovó allí su pasaporte cubano, que tenía vencido, y voló a la Isla"

Prieto Ricardo marchó entonces al estado de Virginia, donde vivía su hermana, paciente de cáncer desde hacía algunos años. "Cuando él regresó a Cuba en 2020, ella llevaba ya tiempo fallecida y él se había mantenido oculto en Florida porque lo buscaba la Policía".

Lamentablemente, Prieto Ricardo recayó en las drogas y el alcohol estando en Virginia, y fue detenido varias veces por posesión de marihuana y desacato al tribunal, aunque la ficha califica estos cargos como "delitos menores".

Buscando una salida a su coyuntura legal, el joven regresó vía México a Cuba, donde le fue imposible recoger, en diciembre de 2020, su pasaporte español por el cierre de los consulados durante la pandemia. Con los aeropuertos paralizados, Mario Josué no pudo salir de la Isla para viajar a España.

En julio de 2021 se unió a las protestas pacíficas en Holguín y fue encarcelado bajo el cargo de sedición.

Desde entonces, su condición médica –incluyendo varios padecimientos psiquiátricos– no ha dejado de empeorar. "Mi hijo es un buen hombre", aseguró a este diario su madre, Niurka Ricardo, "aunque esté afectado emocionalmente". Según ella, los delitos que se le imputan deben matizarse: el robo que se le atribuye fue, en realidad, una recogida abrupta de sus cosas en casa de su pareja en EE UU, cuya denuncia la joven retiró.

"Él consultó su caso con un abogado de Virginia y le dijo que no procedía la acusación de robo", afirma. "La pareja había cerrado las puertas y él no tuvo otro modo de entrar que rompiendo un cristal. Hubo una discusión y él se llevó sus cosas. Esa es la historia por la cual le pedimos que viniera y estuviera con nosotros, para cuidarlo".

Mientras, Niurka Prieto intenta, a pesar de las restricciones de la Seguridad del Estado, acompañar a su hijo en el hospital provincial de Holguín, donde sus padecimientos han alcanzado un nivel crítico. Las malas condiciones de la prisión, la pobre alimentación y el estrés generado por el trato policial han degradado su salud.

"No para de temblar, por eso no pueden realizarle resonancias magnéticas. Tampoco hay sedantes para calmarlo, y los que pudimos conseguirle hay que dárselos en pequeñas dosis, porque no aguanta", lamenta Niurka. Tampoco resiste la endoscopía y le recetaron vitaminas B, pero no está disponible en el hospital.

Su psiquiatra, por otra parte, recomendó vigilancia y compañía en todo momento, porque Mario Josué podría cometer suicidio en su estado depresivo actual.

La situación es, a todas luces, delicada, y la suerte del joven está en manos del mismo régimen que ha encarcelado a más de 1.700 ciudadanos, en su mayoría jóvenes, por pedir libertad de modo pacífico, y de las autoridades consulares de España.

La organización Justicia 11J ha señalado cómo muchos de estos juicios han tenido un carácter ejemplarizante y que las condenas, aplicadas por tribunales a la orden del régimen, han sido desproporcionadas.

"No para de temblar, por eso no pueden realizarle resonancias magnéticas. Tampoco hay sedantes para calmarlo, y los que pudimos conseguirle hay que dárselos en pequeñas dosis, porque no aguanta"

Enmanuel Oliva Díaz, un joven abogado español de origen cubano –llegó a España a los 13 años– que representa, sin retribución, a Prieto Ricardo, garantizó a 14ymedio que los supuestos delitos cometidos en EE UU no deben influir sobre su defensa en Cuba, donde ha sido condenado a una larga pena de prisión por el solo hecho de ejercer el derecho de manifestación reconocido en la Constitución cubana. "Seguiré intentando que lo liberen y lo trasladen a España".

Desde Madrid, el abogado ha tratado de ofrecer la mayor visibilidad posible al caso, acudiendo a los periódicos nacionales y a los partidos de oposición para que, en el próximo debate en el Parlamento, hagan al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, una pregunta sobre la situación del preso político español en Cuba. También ha contactado a las autoridades consulares españolas, que están obligadas a dar la cara por el joven aunque tenga también ciudadanía cubana y que el régimen de La Habana no reconozca la doble nacionalidad.

Estas gestiones, señala Oliva, son esenciales para presionar al Gobierno cubano a nivel internacional. "Ha habido un cambio", precisa el abogado, en estrecha comunicación con la familia del preso, que le hizo saber que había notado una mejor disposición de las autoridades penitenciarias por los problemas de salud de Prieto Ricardo.

"Si con las pruebas que le hacen en Holguín no consiguen encontrar lo que tiene, van a trasladarlo a algún hospital de La Habana", asegura el abogado e insiste en que la mejor opción para el joven sería su transferencia a España, donde podrá atender sus padecimientos y sanar. El propio Oliva intervino para que la madre de Prieto Ricardo pudiera recoger su pasaporte español en el Consulado de La Habana, donde se negaban a entregárselo.

________________________

Nota de la Redacción: Se ha precisado la información sobre la llegada de Mario Josué Prieto Ricardo a EE UU a partir de los datos aportados por otra fuente tras la publicación de este reportaje.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 54