EE UU infiltra "grupos extraños" para dividir a los religiosos en Cuba, dice la prensa oficial

Enrique Alemán Gutiérrez, director de Quisicuaba, es uno de los defensores habituales del régimen en el terreno de la religión

Alemán expone como un “logro” que el Partido Comunista admita a creyentes en sus filas desde 1991, una membresía que estaba terminantemente prohibida antes del Período Especial. (Twitter/Presidencia Cuba)
Alemán expone como un “logro” que el Partido Comunista admita a creyentes en sus filas desde 1991, una membresía que estaba prohibida antes del Período Especial. (Twitter/Presidencia Cuba)

La inclusión de Cuba en la lista negra de países que violan la libertad religiosa según EE UU ha motivado una campaña, por parte de la prensa oficialista, para demostrar lo contrario. Ello, a pesar de que varios sacerdotes, religiosas, pastores, santeros y practicantes de distintos cultos han sido sistemáticamente acosados por el Gobierno.

Enrique Alemán Gutiérrez, director del proyecto cultural Cabildo Quisicuaba, en Centro Habana, es uno de los interlocutores habituales del régimen para debatir el tema. De ahí que, entrevistado precisamente por Granma este miércoles, defendiera una vez más que el Estado "reconoce, respeta y garantiza" todas las religiones, aunque en ningún momento admitió el rol político, como voces críticas, que han asumido varios líderes religiosos.

El director de Quisicuaba –proyecto que también tiene un enfoque social y religioso– alega que el Gobierno ha inscrito a "innumerables instituciones" en el Registro de Asociaciones y atribuye ese "reconocimiento" a la Revolución cubana.

Alemán expone como un "logro" que el Partido Comunista admita a creyentes en sus filas desde 1991, una membresía que estaba terminantemente prohibida antes del Período Especial. Además, menciona el también diputado a la Asamblea Popular, al año siguiente el Estado se definió como laico en lugar de ateo. La visita de líderes religiosos como el patriarca Kirill, el permiso para atender espiritualmente a los reclusos y el otorgamiento de visas religiosas son, en su opinión, signos del apoyo del Gobierno a la religión.

Para Alemán, estos grupos resultan extraños para la "amplísima gama religiosa" de Cuba, cuyos componentes ya han resuelto sus "puntos comunes" y su convivencia

Por lo tanto, asegura Alemán, la inclusión de Cuba entre los países irrespetuosos de la libertad religiosa es una estrategia de la "política imperial", para "dividir al pueblo y balcanizar el credo". Hay que mirar con desconfianza, alega, a los "grupos religiosos inducidos desde el exterior" –sectas, denominaciones protestantes, fraternidades– que "no son ni tan religiosos ni tan de nueva formación".

Para Alemán, estos grupos resultan extraños para la "amplísima gama religiosa" de Cuba, cuyos componentes ya han resuelto sus "puntos comunes" y su convivencia dentro de lo que el fundador de Quisicuaba entiende como "sincretismo religioso". El verdadero problema, señala, es el bloqueo, que impide que lleguen a la Isla el dinero y las donaciones de los aliados de Quisicuaba y otras organizaciones afines al régimen.

Durante el verano de este año, un informe de la organización Prisoners Defenders, con sede en Madrid, demostró cómo el Gobierno cubano había fundado una red de asociaciones religiosas propias, mientras infiltraba numerosos agentes en las iglesias y fraternidades.

"En el caso de las Iglesias cristianas ha creado el Consejo de Iglesias; en la religión yoruba, la Asociación Cultural Yoruba; y en la religión islámica, ha creado la Liga Islámica de Cuba. Las tres organizaciones están controladas por la Seguridad del Estado", aseguraba el documento. Quisicuaba, de corte espiritista y con proyección social, forma parte del "núcleo fuerte" de estas organizaciones, y ha recibido visitas de la alta dirigencia del país.

A inicios de diciembre, el Departamento de Estado de EE UU incluyó a Cuba y a Nicaragua –donde la Iglesia católica y la sociedad civil han sido perseguidas por Daniel Ortega– en la lista de países de "especial preocupación", junto con China, Arabia Saudí, Corea del Norte, Rusia, Irán, Pakistán, Birmania, Eritrea, Tayikistán y Turkmenistán, además de a organizaciones como los grupos terroristas Al Shabab, Boko Haram y el Estado Islámico, así como los talibanes, los hutíes de Yemen y los paramilitares rusos del Grupo Wagner.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0