Mientras Elsa atraviesa Cuba sin graves daños, los cubanos se desviven para conseguir pan

La gente se concentra, más bien, donde sabe que aún puede encontrar algo que comprar, es decir el mercado negro

Cola para una panetela (gaceñiga) en la Funeraria de Zanja y Belascoaín en La Habana este lunes, una de las pocas ofertas estatales con harina. (14ymedio)
Cola para una panetela (gaceñiga) en la Funeraria de Zanja y Belascoaín en La Habana este lunes, una de las pocas ofertas estatales con harina. (14ymedio)

Hasta la tarde de este lunes, la tormenta tropical Elsa solo ha traído algunas nubes y ráfagas de viento moderadas en La Habana. El paso del meteoro por las cercanías de la ciudad, sin embargo, ha estado marcado por la desaparición de los productos a base de harina de trigo. El pan se ha esfumado de los negocios estatales y privados, lamentan los clientes.

"Temprano ya había bastante cola en las panaderías del Estado, las que venden racionado", comenta a este diario Luis Carlos, un vecino de la barriada del Cerro. "Pero estaba ácido y duro", agrega. En su vivienda, solo hay dos personas inscritas en el registro oficial de consumidores aunque en realidad viven tres. "Ya a media mañana no nos quedaba nada".

Las dificultades para comprar este alimento básico se han venido multiplicando en los últimos meses. Desde inicios de este año, los habaneros reportan que no hay pan en ningún establecimiento de venta liberada del Estado, y que incluso en los privados, donde se vendía casi al doble de precio que en diciembre pasado, escasea.

"Temprano ya había bastante cola en las panaderías del Estado, las que venden racionado"

Los negocios particulares no han logrado ganarle el pulso a la alta demanda que, aumentada por la cercanía de un ciclón, ha terminado por superarlos. "Cerrado", "Sin oferta por hoy", "Vuelva mañana", "Tampoco estamos brindando servicio a domicilio", eran varios de los carteles con los que se toparon hoy los residentes en la capital cuando se acercaron a panaderías privadas.

Incluso aplicaciones de venta hasta la puerta de la casa, como Mandao, 123Encargo y los múltiples canales de Telegram y WhatsApp de este tipo que han proliferado con la pandemia tenían la mayoría de las ofertas basadas en harina de trigo cerradas o a media máquina. En algunos casos, solo era posible comprar pan dentro de un combo que incluye otros productos y eleva el precio.

"Una bolsa de pan, dos pomos de refrescos de cola y un pomo de mayonesa por 1.000 pesos", rezaba un anuncio en uno de esos canales de mensajería instantánea. Pocos minutos después de publicada, la opción apareció como "agotada" y muchos clientes siguieron enviando mensajes para intentar comprar aunque fuera a mayor precio.

Los negocios estatales han tratado de protegerse de la fuerza de unos vientos que, hasta el momento, están más en los pronósticos que en la realidad. En el desabastecido mercado 1005 de la calle San Lázaro, en Centro Habana, con venta en pesos, se han retirado los cristales de las vidrieras más expuestas a la posible furia de las olas del Malecón.

Los alrededores del mercado agrícola de San Rafael eran un hervidero horas antes de la llega de Elsa, pero los clientes estaban más volcados en el mercado informal que en las ofertas oficiales. (14ymedio)
Los alrededores del mercado agrícola de San Rafael eran un hervidero horas antes de la llega de Elsa, pero los clientes estaban más volcados en el mercado informal que en las ofertas oficiales. (14ymedio)

Pero pocos echan en falta una tienda que lleva meses con muy poco suministro. La gente se concentra, más bien, donde sabe que aún puede encontrar algo que comprar, es decir el mercado negro, como el que se mueve en las cercanías del agromercado de la calle San Rafael.

"Esto se ve como un hormiguero desde temprano en la mañana, aunque la mayoría de la gente que se acerca no viene para comprar productos agrícolas", dice un residente en la misma esquina de San Rafael y Gervasio. "Vienen buscando leche en polvo, velas y sobre todo pan, pero pan no hay".

"Lo que conseguí fueron unas bolitas de harina con sabor a ajo, carísimas, pero era lo único que había después de un recorrido que hice con un amigo en una moto por varias panaderías particulares de La Habana", explica un joven que esta mañana intentaba adquirir un poco de pan para su hijo de seis años que lo esperaba en casa ansioso.

La tormenta tropical Elsa tocó tierra cubana este lunes en la tarde, entró por un punto cercano a la Ciénaga de Zapata y deberá salir del país durante la noche por un punto entre La Habana y la ciudad de Matanzas. A las 2:00 pm, estaba 140 kilómetros al sudeste de La Habana y se trasladaba a 22 kilómetros por hora hacia el noroeste.

"Una bolsa de pan, dos pomos de refrescos de cola y un pomo de mayonesa por 1.000 pesos"

En las próximas horas el meteoro se moverá por territorio matancero y las autoridades advirtieron sobre la posibilidad de abundantes lluvias, fuertes vientos, inundaciones, marejadas y deslizamientos.

Según alertaron los especialistas del Centro de Pronósticos en una Revista Especial que transmite Televisión Cubana, en La Habana, los vientos estarán entre 60 y 70 kilómetros por hora. Precisaron que lo más significativo será la lluvia, que llegará una vez que Elsa salga al Golfo de México.

Según los pronósticos Elsa saldrá de Cuba alrededor de las 10:00 pm este mismo lunes por un punto entre Mayabeque y La Habana.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6