Las autoridades interrumpen un concierto de El Niño y la Verdad en La Habana

La Seguridad se lleva a la fuerza a un técnico de audio mientras el público grita su apoyo al músico

Imagen del nuevo tema ‘Cambio’ de Emilio Frías, El Niño y la Verdad. (Facbook)
Imagen del nuevo tema ‘Cambio’ de Emilio Frías, El Niño y la Verdad. (Facbook)

"Déjenme despedirme de mi gente", exigió frente al micrófono el músico Emilio Frías este sábado cuando empleados de seguridad de la Casa de la Música de Centro Habana intentaron apagar el equipo de audio y paralizar así el concierto de su agrupación, El Niño y la Verdad. El público reaccionó en apoyo al cantante pero finalmente la presentación fue censurada, según un video publicado por el reportero Manuel de la Cruz.

"Yo pudiera estar equivocado, pero mi equivocación es mía. No estoy diciendo que como pienso yo piensa mucha gente. Si se van a poner así no me inviten más", interpela Frías, en este local de la calle Galiano, a varios empleados a los que se ve, en la zona de controles, exigiendo a los técnicos que corten el sonido para impedir que el músico siga hablando y cantando a través de los altavoces.

"Sáquenme de la televisión, sáquenme de la radio, sáquenme de todos lados pero de donde único no van a poder sacarme es del corazón de todos los cubanos", dice El Niño, aludiendo a los censores. Entre gritos de solidaridad, el público se mantiene de pie y muestra su apoyo con la agrupación que intenta retomar el concierto sobre el escenario.

Frías comienza a cantar el tema Agua pá Yemayá cuando un hombre inmoviliza al técnico de audio y lo saca cargado por la fuerza de la sala. "¿No me puedo despedir? ¿No me puedo despedir?", repite mientras tanto el cantante y la respuesta de uno de los funcionarios, de camisa blanca de mangas largas, es indicarle con las manos que tiene que parar el concierto.

Los primeros acordes de la canción comienzan a sonar, a pesar de la tensa situación y el público acompaña a Frías con el estribillo "¡Agua!". Pero los funcionarios obligan a desalojar el salón. "¡Qué no se les olvide esto!", advierte El Niño y pocos segundos después los equipos de audio se apagan y la gente debe retirarse.

En las imágenes también se ve a un empleado de seguridad sacar violentamente del local a otro hombre, mientras algunas personas le lanzan gritos de "¡Singao!" y "¡Déjenlo, singao!". 

Este domingo, a través de su cuenta de Facebook, el músico lamentó el incidente: "Un día los niños reirán, los abuelos descansarán de nuevo en su sillón, los jóvenes tendrán un sueño, pero un sueño aquí". Agregó que para ese momento será "testigo de que la indolencia, el abuso y la avaricia fueron el final y la extinción de una absurda ideología sanguinaria, que costó sangre, dolor y lágrimas".

En su emotivo texto, Frías añadió que "un día florecerá la bondad y la buena música adornará la vida, un día, que no es hoy pero llegará, nuestra ilusión de la mano de nuestro sacrificio nadarán en el mar de la abundancia y se multiplicarán los frutos de nuestra cosecha, un día nacerá otro Martí y otro Maceo y yo solo pido poder contemplar antes de morir".

Recientemente, Frías había anunciado en sus redes sociales el lanzamiento de un nuevo tema con el título Cambio. "El día 16 de septiembre se estrenará una de las canciones más sinceras que he podido escribir", advertía entonces. "Sé que muchos se sentirán identificados con esta canción que salió de unos de los momentos más difíciles de mi vida".

En las imágenes también se ve a un empleado de seguridad sacar violentamente del local a otro hombre, mientras algunas personas le lanzan gritos de "¡Singao!"

Poco después, El Niño promocionó el concierto de este sábado como "la gran despedida" ante su inminente salida para una gira por México. En las imágenes previas del tema Cambio, que difundió en internet, se ven fotos de ancianos en los huesos y en evidente situación de miseria, a la par que Frías canta: "Mi vida necesita un cambio ya. Voy pá arriba del lío caminando".

Sin embargo, cuando varios internautas le preguntaron si pensaba emigrar de la Isla, lo negó: "No tengo planes de quedarme. Llevo años teniendo residencia en el extranjero y la verdad creo que hoy hago más falta aquí con mi gente, con mis hijas, con mi abuela que me crió, con mi madre que trabaja a mi lado, con mis músicos y mis amigos de la infancia que la verdad cada vez quedan menos".

La Casa de la Música de Centro Habana, al igual que su homóloga del municipio Playa, son lugares para la música bailable. En ambos locales, la audiencia está compuesta por público cubano pero, también, en buena medida, por turistas extranjeros y personas que ejercen la prostitución. La crisis del turismo ha hecho que caiga en picada la presencia de visitantes foráneos, a la par que la inflación y la subida de los precios del consumo han espantado a muchos nacionales.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 19