Espantados por las condiciones de trabajo, decenas de cubanos renuncian a los estudios de Medicina

En Ciego de Ávila, 146 estudiantes de posgrado abandonan la carrera para emigrar, entre otros motivos

Hay muy pocos estudiantes interesados en la especialidad de Cirugía General y quienes la cursan están desmotivados por la falta de práctica. (Facebook/Hospital Antonio Luaces Iraola)
Hay muy pocos estudiantes interesados en la especialidad de Cirugía General y quienes la cursan están desmotivados por la falta de práctica. (Facebook/Hospital Antonio Luaces Iraola)

La estampida de 146 estudiantes de posgrado pone en crisis la atención médica de urgencias en Ciego de Ávila. Un reportaje publicado este sábado por el diario oficialista Invasor hace de tripas corazón para encontrar explicaciones. Atribuye la cifra a la desmotivación de los jóvenes y da un largo rodeo para nunca mencionar la causa más evidente del déficit: la emigración.

Del total de bajas que la Universidad de Ciencias Médicas (UCM) registra "a punta de lápiz", 71 han renunciado definitivamente a la especialidad (26 médicos generales integrales, 7 estomatólogos, 1 enfermero y 37 especialistas en atención secundaria), mientras que 75 señalan que su negativa a continuar los estudios es "temporal".

El déficit se traduce en una pobre atención médica en la provincia, en la que para colmo han aumentado los índices de morbilidad. La primera de las culpas, en opinión de los directivos de salud en Ciego de Ávila, la tiene la pandemia de covid-19, que cerró los quirófanos a operaciones que no fueran de urgencia y eliminó, por tanto, la posibilidad de que los jóvenes residentes pudieran entrenarse.

"Ningún cirujano se forma mirando", lamenta en la prensa oficial el doctor Alberto Bermúdez, jefe del servicio del aula de cirugías del hospital Antonio Luaces, con más de 30 años de experiencia.

Según Bermúdez, hay muy pocos estudiantes interesados en la especialidad de Cirugía General, y quienes la cursan están desmotivados por la falta de práctica. Además, a menudo optan por ella estudiantes "sin aptitudes".

"Si en seis meses de especialidad, el residente solo ha podido suturar en el cuerpo de guardia, se desencanta, eso ya lo hizo en el cuarto año de la carrera", se queja el médico. De la veintena de alumnos que llegó a supervisar en otros años, en 2021 hubo solo cuatro, de los cuales solo uno aspira a convertirse en cirujano.

No obstante, el reportaje prefiere señalar a los sospechosos habituales: la situación financiera del país y el "bloqueo" de EE UU, responsable de una "larga lista de pacientes en espera de operación"

No obstante, el reportaje prefiere señalar a los sospechosos habituales: la situación financiera del país y el "bloqueo" de EE UU, responsable de una "larga lista de pacientes en espera de operación" y, por lo tanto, de los "altibajos del ciclo docente".

Por su parte, la vicerrectora académica de la UCM, Mirta Elena Rodríguez, se lava las manos: el profesorado insiste en graduar a los residentes sólo cuando hayan cumplido escrupulosamente el currículo de la especialidad, aunque eso signifique dilatar el período de estudios.

Esto supone, además, que muchos docentes deban ofrecer sus clases y presentarse luego en el quirófano casi inmediatamente. La presión de esta rutina doble también la pagan los residentes como Rosabel Fiallo, que cursa Cirugía General.

"La carga de trabajo recae siempre en nosotros, que nos formamos bajo el principio de 'aprender haciendo'. Después de una guardia he ido directo al salón al tratarse de casos a los que les he dado seguimiento y por la necesidad de aprovechar el tiempo para aprender", expone la joven.

En ningún momento menciona Invasor el hecho de que muchos profesionales abandonan el país, en el éxodo sin precedentes que vive la Isla. La renuncia a los estudios médicos no es privativo de las especialidades, sino que es todavía más frecuente en la etapa de pregrado.

Las pocas perspectivas de ejercer la profesión con un mínimo de condiciones espantan a los futuros médicos tanto como a los residentes.

Kirenia, una joven que desertó de su carrera para irse del país, confesó a 14ymedio que no se veía "trabajando más de doce horas diarias en un hospital donde no hay medicamentos, los baños están tan sucios que muchos doctores se pasan toda su jornada laboral sin siquiera orinar y cobrando un poco más de 4.000 pesos que no sirven de mucho".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11